Red Seguros

Acerca de la Carta Natal

Fecha de Publicación: 27 - 11 - 2007.

Para comprender qué es una carta natal

Vamos a considerarla como si fuese  una huella.
Como tal, es única e irrepetible, así como cada individuo también es único e irrepetible en el Universo.

La palabra "individuo" quiere decir “único entre los de su misma especie”.
La interpretación de la carta natal permite tomar conciencia del potencial a desplegar a lo largo de nuestra estadía en el mundo.
Se pueden observar nuestras tendencias y predisposiciones, el modo de ponernos en marcha cuando vamos a comenzar algo, nuestra manera de hacer cuerpo y de generar recursos, nuestra forma de vincularnos, de comunicarnos, la manera en que hacemos casa, el entorno en que se desarrolló nuestra infancia, la vocación, el modo en que nos conectamos con lo multidimensional, los valores y creencias, la aptitud para integrarnos en grupos, la manera en que hacemos  prisiones, la capacidad para el silencio y la espiritualidad.
Como se podrá observar, esto no tiene nada que ver con todo lo que se difunde superficialmente como astrología en los medios masivos de comunicación, los que lejos de transmitir la verdadera esencia de este lenguaje sagrado, trabajan incesantemente en pro de su descrédito.
Ante todo, la astrología nos lleva a comprender que la vida es un proceso del cual nosotros somos parte. La carta natal es un instrumento para construir una manera de mirar la realidad y transitar por la vida.
Los signos zodiacales nos hablan de este proceso y nos ayudan a comprenderlo. Cada signo es un espacio y un momento (fase) del proceso mayor llamado Zodíaco (el Círculo de la Vida). Y es inevitable transitarlos a todos, tanto en forma secuencial como simultánea. Por lo tanto, pese a que nos identificamos únicamente con nuestro signo solar – el signo que corresponde al día del cumpleaños -, nos constituyen los doce signos zodiacales. La carta natal es, entonces, la encargada de ayudarnos a develar este misterio.

Herencia y Destino 

La carta natal es indicadora de nuestras predisposiciones, tendencias y desafíos. Vale decir que nos informa los fundamentos de nuestra herencia y los misterios de nuestro destino.
Pensemos en el destino como aquello que vamos realizando a medida que se despliega nuestra existencia y no como algo ajeno a nuestra intervención.
Ahora, pensemos en el destino como el ingreso de lo desconocido en nuestra vida.
Parece que el destino viniera desde afuera: sin embargo, está siempre con nosotros porque nace con nosotros. Sólo que no estamos enterados, y entonces afirmamos que no participamos en su creación.
Nos convencemos de que es necesario quebrar las estructuras heredadas para provocar el surgimiento de nuestra naturaleza esencial. Es así que, para cumplir con nuestro destino, decidimos hacer lo posible por liberarnos de nuestros condicionamientos y les declaramos la guerra.
La paradoja es que estas mismas estructuras heredadas son la semilla de los desafíos con que iremos labrando nuestro destino. ¿Vamos a exterminarlas?
El pasaje de herencia a destino se inicia cuando descubrimos que estamos atrapados en la repetición y este hallazgo mueve a nuestra voluntad a entregarse al cultivo de la capacidad de innovar.
Reconocer y aceptar que podemos vivir sin el residuo de todas nuestras historias inconclusas, pone en marcha el proceso de ajuste, limpieza y reorientación por el que nuevas formas de expresión de lo que somos irán ocupando paulatinamente su lugar en nuestra realidad.

Ana M. Fernández Vuono
www.anafernandezvuono.blogspot.com

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo