Tango Todo

Acerca del enamoramiento: la sugestión y la seducción

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

¿Qué tienen en común la sugestión y la seducción? ¿Qué comparten? ¿En qué se diferencian?
En el enamoramiento, sugestión y seducción son dos fenómenos psíquicos
que producen importantes efectos a nivel emotivo.
Lo racional queda entre paréntesis. Parece que nuestras funciones
corticales superiores quedan embotadas cuando están bajo la influencia
de ambas.

La seducción se produce mediante un juego de apariencias.
Es el espejismo que provee el material de la ilusión que desemboca en
el encuentro sexual entre dos personas. Una prenda de vestir que deja
entrever determinadas zonas corporales, una manera de moverse, miradas,
gestos son algunos elementos, -causantes de excitación- que dentro del
marco de una escena bien montada, pueden dejar impresiones cargadas de
suficiente energía libidinal de modo de sensibilizar a las personas
para quedar seducidas ante la presencia de dichos elementos.
En la seducción juega un papel muy importante la mirada. De acuerdo con
las experiencias vividas de cada uno se constituye una imagen
inconsciente interiorizada. Las apariencias que se presentan en el
mundo externo pueden coincidir o no con alguna parte de esta imagen. Es
así que hay diferencias en la sensibilidad de las personas. Una mujer
puede sentirse seducida por los ojos celestes de un hombre mientras que
a otra le atraen mas sus gestos.

En cuanto a la sugestión, podemos decir que está ligada con las
relaciones de poder. Una persona se halla sugestionada cuando actúa de
acuerdo con un esquema de comportamiento esperado por otro. Se espera
una conducta específica que responde a un discurso determinado.
Mientras que la seducción abre las compuertas hacia la actividad
sexual, la sugestión pretende instalar respuestas de acuerdo a una
ideología determinada. Se pretende crear una relación de sumisión y
necesidad de la oferta de dicha ideología.

La sugestión se observa en los fenómenos de masa.
Un líder carismático logra que muchas personas lo sigan. Los “ídolos”
artísticos logran captar la atención de la gente llegando a provocar la
euforia y el fanatismo de sus seguidores. A partir del enamoramiento se
pueden generar sentimientos de entrega total hacia un líder, borrándose
las diferencias individuales para formar parte de una masa. El imán de
la seducción, en cambio, queda más bien restringido a una relación real
o fantaseada de a dos, o bien en un grupo selecto. El juego de la
seducción se reserva cierta intimidad y exclusividad. De esta manera no
pierde su carácter placentero de juego.
En síntesis: la seducción desemboca en la actividad sexual, mientras
que la finalidad de sugestión es influir a las personas para que
respondan a determinados estímulos y patrones de conducta.

Bibliografía:

  • De la seducción de Jean Baudrillard
  • Psicología de las masas y análisis del yo – Cap. Sugestión y Libido- S. Freud

Adriana Strauss
Psicóloga

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo