DAL Comunicación

Alerta: aguas en peligro

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.



Tal
parece que el griego Anaximandro, allá por el año 546 a.C., no se
equivocaba cuando sostenía que la única sustancia primordial y creadora
de vida era el agua. Claro que por aquél entonces ésta difería mucho de
lo que es en nuestros días; seguramente el filósofo no opinaría lo
mismo si observara el estado en que se encuentran hoy varios de
nuestros ríos, lagos y lagunas. El agua se ha consolidado como medio
indispensable para cualquier alternativa de futuro. No existe actividad
humana: económica, industrial, social o política que pueda prescindir
de este vital recurso. Su esencialidad para la vida y su multiplicidad
de funciones, generan grandes conflictos entre diversos sectores e
intereses de la sociedad. Sin embargo las inundaciones, las sequías, la
pobreza, la contaminación, el tratamiento inadecuado de los desechos y
la insuficiencia de infraestructuras para una adecuada desinfección de
la misma, plantean serias amenazas a la salud pública y al crecimiento
económico y social de los países en vías de desarrollo.
Se deben
diferenciar dos tipos de contaminación acuática: la natural, originada
por restos de animales y vegetales o bien por minerales y sustancias
que se disuelven cuando los cuerpos de agua atraviesan diferentes
terrenos, y por otro lado una artificial; que va apareciendo a medida
que el hombre comienza a interactuar con el medio ambiente.
La cuarta parte de la población mundial no tiene acceso al agua
potable. Más de la mitad de la humanidad carece de un saneamiento
adecuado para la misma. La mala calidad de está, la falta de higiene y
la contaminación ambiental figuran entre las principales causas de
epidemias, enfermedades intestinales y muerte.
La intoxicación por el consumo de aguas contaminadas con arsénico
provoca alteraciones cardíacas y vasculares, alteraciones neurológicas,
lesiones hepáticas y renales, repercusiones en el aparato respiratorio
y lesiones cutáneas que avanzan progresivamente.
Argentina se encuentra entre los países afectados, ya que las napas de
los suelos de las regiones centrales están contaminadas por arsénico,
debido a diferentes movimientos geológicos. Además, aunque en mucho
menor escala, existen aguas infectadas por el desecho de residuos
industriales en algunos ríos.
El ciclo natural del agua tiene una gran capacidad de purificación,
pero esta misma facilidad de regeneración, y su “aparente abundancia”,
hace que sea el vertedero habitual en el que arrojamos, de manera
inconciente o no, los residuos producidos por nuestras actividades.
Pesticidas, desechos químicos, metales pesados, residuos radiactivos.
Muchas aguas están contaminadas hasta el punto de hacerlas peligrosas
para la salud humana.
Por eso es necesario actuar e informarse apropiadamente antes de
contaminar este preciado recurso, y para ello cada uno debe hacerse
responsable de los desechos que genere y encargarse de su tratamiento.
Desarrollo y medio ambiente limpio deberían ser sinónimos. Los
industriales tienen que concientizarse en incluir el costo del
tratamiento de sus efluentes (sólidos, líquidos y emisiones gaseosas) a
la hora de realizar sus inversiones, sino llegará el día en que dejemos
de asociar la palabra vida con el agua…, sino llegará el día en que
las páginas escritas por Anaximandro sean arrancadas de los libros de
filosofía.

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo