Tango Todo

Aprender a ser un paciente homeopático

Fecha de Publicación: 10 - 09 - 2009.

Tan habituados estamos a las consultas breves, con preguntas dirigidas a la dolencia de tal o cual órgano, de tal o cual sistema, que nos sorprendemos cuando nos encontramos frente a un médico homeópata.

Existe un viejo aforismo en homeopatía que dice: “La historia clínica en Homeopatía recién comienza cuando la historia clínica en Alopatía ya ha concluido”. Esto se debe a que esta terapéutica se basa en principios y leyes naturales sólidamente demostrados por la experimentación a lo largo de dos siglos. Filosóficamente, el hombre es considerado como un ser único e indivisible, donde el cuerpo, su psiquis y su alma constituyen un conjunto inseparable. Por tal motivo, cualquier elemento perturbador de esa unidad repercutirá en el todo. Para aclarar estos conceptos veamos un ejemplo concreto. Una persona consulta por padecer acidez y dolor en el estómago. El médico alópata luego del examen del paciente y de los exámenes complementarios de laboratorio diagnostica una úlcera de duodeno; lo medica, le indica una dieta y ahí se terminó su consulta.

El médico homeópata por lo que señalamos anteriormente, no sólo realiza el examen físico y los exámenes de laboratorio necesarios para el diagnóstico nosológico (de la enfermedad) sino que además realiza un minucioso interrogatorio para conocer al individuo en el cual esa úlcera se ha instalado. Para ello, indaga la relación de esa persona con el clima, sus deseos alimenticios y aversiones; cómo es su sueño la posición en la que duerme, su comportamiento durante el sueño, cómo se despierta y cuál es su humor al hacerlo, etc. Interroga acerca de su estado psíquico, su carácter, temores, ansiedades, celos, impresionabilidad frente a distintos hechos de la vida actual, o de su pasado que puedan influir en su presente, etc. Es decir, considera al hombre en permanente interrelación con el medio, con su entorno social, con el país en el cual vive, con el cosmos.

Es precisamente todo el interrogatorio que lleva a este estudio lo que sorprende al paciente. Recién entonces podrá comprender que su úlcera es la resultante o epifenómeno de un desequilibrio interno que lo llevó a ese estado y de que nada vale que calmemos sus síntomas sino corregimos el problema de fondo que lo llevará a la curación total.

Basado en lo expuesto podemos entonces aconsejar a aquellos que se dispongan a tratarse con Homeopatía como así recordarles a los que ya están en tratamiento que:

1. Es fundamental confiar plenamente en la autoridad moral y científica del profesional que consulta, para establecer un buen vínculo.

2. Considerar que todo lo que padecen por más absurdo que  parezca tiene valor.La Homeopatíaestá plagada de sensaciones y síntomas rarísimos que son de gran importancia para la curación, pues reflejan una manera de reaccionar de esa persona frente a la enfermedad. Ese es el lenguaje que ese individuo elige para decirnos que está enfermo.
Por eso hay que evitar echar mano intempestiva e impulsivamente a todo tipo de calmantes, antipiréticos (antifebriles), pomadas o cremas con corticoides, etc. que no sólo abundan sino que lamentablemente en forma tan desaprensiva son vendidos por personal no idóneo, en cualquier farmacia, ante el menor requerimiento de una persona.
Ese tipo de sustancias, en manos inexpertas sólo contribuye a enmascarar el cuadro, cuando no, a traer reacciones desagradables que incluso, ponen en peligro la vida del paciente. Si su hijo tiene fiebre, está decaído, tiene un comportamiento no habitual, tiene dolor en determinada zona o no, llame a su médico homeópata antes de darle algo o tomar alguna conducta por cuenta propia.

3. Es necesario ser buen observador de uno mismo y de sus seres queridos con los cuales convive, para ayudarse y ayudar al homeópata. No olvide que es de gran importancia saber cuánta temperatura tiene, si el dolor se localiza en tal o cual lado o zona, si es posible, a qué se asemeja (si es ardiente, como un clavo, como una presión, etc.); a qué región se extiende o no, que otros síntomas lo acompañan (ej. erupciones ); a qué hora del día está peor, cuáles son las cosas que lo mejoran o empeoran (posición, baño frío o caliente, habitación cerrada o aire libre, etc).

4. No dude en comunicarse con su médico ante la menor dificultad, no piense que lo molestará.

5. No se autocensure, cuéntele o pregúntele lo que usted desee. Por ser un buen escrutador del alma humana, lo podrá ayudar. 

6. De ser necesario su médico homeópata lo visitará en su domicilio. Es un mito inadmisible aquel que dice que los homeópatas no van a domicilio. En todo caso, el no hacerlo, corre por cuenta de la ética y responsabilidad del profesional interviniente.

7. Esté seguro de que si no mejora con el tratamiento homeopático y se trata de una enfermedad curable, no es la homeopatía la que no sirve, sino simplemente que el homeópata no ha logrado encontrar el medicamento adecuado. Tal vez, deba cambiar de profesional – y esto sin desmedro de aquél – ya que no siempre resulta fácil lograr lo que el médico desea.
Sin duda, si es un verdadero homeópata ante quien usted está, sabrá comprenderlo. Por lo general los médicos que utilizan este sistema terapéutico deben poseer una sólida formación humanística si quieren alcanzar el tan deseado éxito. Y si realmente la posee, será lo suficientemente humilde como para no caer en el peligro de la omnipotencia.

Para terminar recordaré el concepto que Voltaire tenía de su médico de cabecera: “Sus razonamientos brindaban seguridad y confianza a mi espíritu, método tan necesario en la relación de un médico con su paciente, ya que la esperanza de curar es ya la mitad de la curación”.   

Dr. Carlos Alberto Distilo 
M.N. 34309
Profesor Titular de Medicina Homeopática dela Universidad  Maimónides
Profesor Adjunto Extraordinario de Medicinas Alternativas dela Universidaddel Salvador
Tel: (011)4832-2898

Fecha de publicación: Septiembre de 2009

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo