Red Seguros

Arirl Pytrell

Fecha de Publicación: 02 - 03 - 2006.
Arirl Pytrell: las mil y una caras de un multifacético

Es escritor, dramaturgo, poeta, director de escena y está incursionando en
el cine. En esta entrevista, cuenta cómo irrumpió en la escritura y comenta
detalles de sus últimas obras: la novela poética Los Olvidos y el Amante
Milenario
, la obra teatral Caro Refugio y el ensayo El Profesor
de los Anillos: Sobre Tolkien, la sub-creación y otras hierbas
.


Ariel Pytrell
Argentino – Contemporáneo

Hizo y hace de todo. Es un inquieto por naturaleza. En este momento, es
miembro de Mondragón, un emprendimiento nacido el año pasado, para el
que trabaja editando nuevas obras y produciendo Teatro. Mientras tanto, sigue
preparando dos proyectos de próxima publicación: la novela El Hombre Crónico
y la obra teatral La Danza del Laberinto.

E. M.: Escribís poesía, ensayos, novelas, obras teatrales, dirigís
teatro, te estás vinculando con el cine…
A. P.: Me considero una especie de renacentista fuera de tiempo. Mi
profesión artística breva en varias disciplinas. Una es la literaria, otra
es el cine y también está el teatro. Soy dramaturgo en cuanto a la parte
literaria, y además soy director de teatro y en una época, hasta hace unos
diez años, fui actor.

E. M.: Si hablamos de teatro, ¿Qué nuevas posibilidades te da por el
hecho de contar, en vivo y en directo, con un público que adhiere o no a la
temática, que se acerca o no a tal o cual personaje?
A. P.: Si hablamos específicamente del teatro, tenemos la condensación
de varias búsquedas. El proceso de adaptación de una obra literaria
-cualquiera sea-, esa traducción, ese pasaje tan delicado de un soporte a
otro, es muy interesante. A mí es lo que más me interesa. Después viene
otra etapa: la de ver cómo reacciona eso en el público. Si lo miramos desde
el punto de vista de la comunicación moderna, de la cuestión del discurso,
es interesante ver cómo la gente recibe eso, lo re-significa, le pone lo
suyo, y hace otro texto. Desde ahí uno se interrelaciona.

E. M.: En el caso de Caro Refugio, se plantea la existencia de una
guerra. ¿Cuál creés que es hoy la guerra que se libra allá afuera?
A. P.: Guerras hubo siempre y presumo que hasta que no evolucionemos, va a
seguir habiéndolas. De todos modos, si bien esa guerra no es fundamental en
la obra, hay una premisa que subyace en todo Caro Refugio que es que
las guerras de afuera comienzan con las guerras de adentro. No importa qué
guerras hoy estamos librando desde un punto de vista objetivo, importan las
guerras que transportamos nosotros, y que en la medida de que no las
superemos, siempre habrá una expresión hacia el afuera. Supongo que hay una
guerra psicológica, ideológica. No solamente la guerra que percibimos en
Medio Oriente. Hay una guerra cotidiana, mucho más sutil, de discriminación.
Hay discriminación del rico al pobre, pero también del pobre al rico, de la
persona cultivada a la persona ignorante, y al revés. Todo tiene que ver con
la cultura y una lucha que estamos abandonando y que tiene que ver con haber
aflojado la batalla contra la ignorancia. Se da en todos los órdenes. No creo
que tenga que ver con un Gobierno, me parece que tiene que partir de la
inquietud individual.

E. M.: La obra plantea que más allá de la crisis, del caos, siempre
brilla el hombre y aquello que lo hace trascendente…
A. P.: Sí, creo que vamos evolucionando a partir de pequeños hitos. Creo
que los hitos es reconocer la capacidad que uno tiene, que viene con uno. Están
las situaciones límites que nos ponen a prueba. De ahí uno saca lo mejor y
lo peor. Dependerá de la propia constitución, preponderar una cosa o la
otra. Eso es lo que nos constituye como humanos. Fijate qué paradoja esto de
constituirse como humanos en una situación límite, ante un peligro
existencial.

E. M.: Si hablamos de poesía, ¿Es cierto que es el género con menos
limitaciones?
A. P.: No lo creo así. Sí es cierto que desde el Modernismo a esta
parte, desde principios del siglo XX hasta hoy, se liberó la rigidez que había
hasta entonces con los sistemas métricos y las rimas. Creo que cada
movimiento tiene su propia estructura, y es bueno conocerla. Me parece que es
interesante romper reglas, conociéndolas. De hecho, es necesario romperlas.
Hoy creo que la poética anda por esos carriles desde el punto de vista
formal. Volviendo a tu pregunta, no creo que sea tan rígida ni tan libre como
se pretende.

E. M.: La poesía refleja las inquietudes del alma humana. ¿Creés que en
definitiva, son siempre las mismas, en todo tiempo y lugar?
A. P.: Creo que sí. Hay algo que está latiendo allí. Lo que cambia es
la visión o perspectiva de eso, que es propio de cada poeta.

E. M.: Hablando ahora de Tolkien y su universo, ¿Es cierto que vos, de
chiquito, junto a un amigo, creaste un universo, con su propio lenguaje y
hasta situación geográfica?
A. P.: Inventé un universo, un idioma, mapas. Surgió de la mera
curiosidad. Siempre tuve afición por los idiomas, por los mundos. Siempre fui
retraído en ese sentido. Hay muchos chicos que tienen esas inclinaciones. Tenía
entre 9 y 10 años. En ese período, con mi amigo, fuimos desarrollando todo
ese mundo. La única persona que lo sabía era mi hermana. Mientras otros
jugaban a la pelota, yo estaba jugando con mi “pelota”. Cada cual tiene lo
suyo. Después también jugué a la pelota, pero un poco más para complacer a
aquellos que se preocupaban demasiado y pensaban que mi actitud era hostil
hacia la Humanidad. Yo sentía que no tenía nada que ver: que estaba observándome,
conociendo a esa Humanidad, a través de lo que uno tiene al alcance de las
manos, que es uno mismo. De todos modos, esa búsqueda de abrir la puerta para
salir a jugar, me sirvió también para intercambiar cosas, sobre todo, para
descubrir que este vicio secreto, como decía Tolkien, era un algo que lo tenían
muchas personas. Obviamente cuando descubrí a Tolkien, me di cuenta de que la
cosa era mucho más compleja. Un amigo, Ricardo, me regaló un libro. Yo
consideré esto como un legado, porque no se suele regalar los libros de
Tolkien, y menos el de uno. Cuando descubrí que Tolkien tenía varios idiomas
creados, con una coherencia admirable, entré en crisis. Asumí la
superioridad de Tolkien, pero seguí avanzando en mi universo interior, que lo
sigo desarrollando, sabiendo que esto es otra cosa. Estoy admitiendo que el
tipo es un grande.

E. M.: ¿Creés que hoy en día se da con Tolkien, un fenómeno cinematográfico
o literario?
A. P.: Tolkien fue best-seller del siglo XX. Su obra se vendió más que
la Biblia. Eso fue mucho antes que la película de Peter Jackson. En la época
de los `60, El Señor de los Anillos era prácticamente la Biblia de
los ecologistas, por ejemplo. Creo que Hollywood tomó el éxito literario
para hacer un éxito cinematográfico, pero T
olkien ya estaba instalado desde
mucho antes con El Hobbit, que es el precursor de la trilogía de los
anillos.

E. M.: Parte del legado de Tolkien fue tomarse serio el Cuento de Hadas que
los grandes de la Literatura consideraban un género infantil…
A. P.: Entre otros aportes a la Literatura, es ése uno de los más
importantes: poner al Cuento de Hadas a la estatura de lo que es. Lo equipara
a lo que significó tradicionalmente el mito, que tiene un valor pedagógico,
de iniciación.
E. M.: Cuando se habla de Tolkien se habla de sub-creación…
A. P.: Tolkien resignifica criaturas, elementos, arquetipos de la mitología
universal. El concepto de sub-creación es de él. No nos olvidemos que fue un
tipo católico ortodoxo, aún cuando no se manifestó así en sus obras.
Dentro de su ideología, si hay un creador que es Dios, uno como autor, está
recreando, o sea que sería un sub-creador. Según esta teoría, éste sería
un mundo primario, y el recreado por un autor, un mundo sub-creado. El autor
es un creador que crea otros mundos, con un universo coherente. La teoría de
la sub-creación habla justamente de un mundo primario, de un mundo secundario
y de un elemento más, que tiene que ver con la creencia secundaria. El autor
tiene que tener ciertos dispositivos para hacer que el lector crea en eso.
Cualquier falla en esto, hace que inmediatamente desaparezca la magia y nos
encontremos nuevamente en el aburrido mundo primario. Tolkien propone cierto
rescate: volver al mundo primario para contagiarlo de todo eso que uno va
tomando de sus lecturas. Aquí aparece de alguna manera, su elemento religioso
cristiano. El gran tema de Tolkien es la esperanza. No es una lectura de evasión,
aunque él la llame así, infelizmente.

E. M.: ¿Cuál es tu opinión sobre la enorme cantidad de asociaciones y
agrupaciones que se formaron en torno a Tolkien?
A. P.: Te podría contestar como respondió él ante la primera de las
sociedades Tolkien a la que fue invitado. “Ay”, dijo. Quisiera no caer en
un prejuicio malsano. Toda la vida desconfié de este tipo de agrupaciones que
me resultan un tanto sectarias. En algunos casos, se juntan para jugar Magic
-cartas- o juegos de rol. Eso no me interesa. Nunca participé en ninguna
hasta que en la Feria del Libro di una charla sobre Tolkien. Allí estaban dos
miembros de una lista Tolkien. Me invitaron a participar y sentí que tenía
que ir. Hoy soy miembro de esa lista, aunque en ciertas cosas no me prendo.
Esta lista en particular, no cae en el fundamentalismo, cree en la libertad de
las personas y está buscando el fondo de Tolkien. Es muy rico y loable en ese
sentido. Fue una alegría haberla descubierto.

E. M.: ¿Cuál es tu relación con Mondragón?
A. P.: Trabajo acá desde su comienzo, en febrero de 2003. Estoy en la
parte de teatro y de edición. Como editorial es una editorial joven que tiene
un norte bien preciso. En octubre, nos vamos becados a Frankfurt, a la más
importante de las ferias del libro. Se está trabajando duro.

E. M.: Y enserio….
A. P.: Y también divertido -se ríe-.

Laura Zavoyovski
Periodista

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº9
de ETC Magazine Periódico

NOTA RELACIONADA:
Libros del autor – Haga click aquí

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo