Tango Todo

Bill Evans

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

Quien
es quien
en el
jazz

Desde
el
punto
de
vista
de
la
técnica
pura,
es
posiblemente
uno
de
los
dos
o
tres
pianistas
más
destacados
en
la
historia
del
jazz.

William John Evans nació en Plainfield (New Jersey), el 16 de agosto de 1929,
de padre galés y madre de ascendencia rusa, miembro de la Iglesia
Ortodoxa Rusa. Y fue precisamente en la iglesia, en las solemnes
ceremonias ortodoxas, su primer encuentro con la música.

Cuando
Harry, su hermano mayor, empezó a recibir lecciones de piano, Bill se
quedaba quieto en un rincón de la habitación escuchando, y al término
de la clase iba hasta el piano y tocaba todo lo que había oído, aún
cuando todavía no sabía leer una sola nota de música. Esto hizo
evidente que también él merecía recibir lecciones de piano. Y no solo
repetía el repertorio clásico que su hermano estudiaba, sino que
también improvisaba, imitando la música bailable de las grandes bandas
que escuchaba en la radio.

En la escuela
secundaria aprendió a tocar la flauta para participar en la banda del
colegio. Después de la graduación se enlistó en la armada de su país,
integrándose a la Banda de la Armada de Fuerte Sheridan, cerca de
Chicago. Su carrera en el jazz comenzó en 1954 al término de su
servicio militar, en orquestas de baile o acompañando a oscuros
cantantes de jazz.

El guitarrista Mundell
Lowe contribuyó notablemente a relanzar su carrera cuando lo contrató
para su grupo, tras haberlo escuchado en New Orleáns donde Evans se
había instalado para cursar estudios superiores de música. En muy poco
tiempo se produjeron asociaciones musicales mucho más significativas
con gente de la talla de Charlie Mingus, Lee Konitz, Oliver Nelson o
Art Farmer.

En 1958 ya había recibido el
premio al “pianista revelación” otorgado por la revista “Down beat”,
que venía a confirmar esa espléndida carrera. Su paso por el sexteto de
Miles Davis fue igualmente decisivo. En marzo de 1959, luego de grabar
un album extraordinario (“Kind of blue”) que se ha convertido sin
ninguna duda, en uno de los clásicos de la historia del jazz, se
despide amistosamente de Miles y prosigue su camino en solitario
grabando un album cuyo nombre resultaría premonitorio: “New jazz
conceptions”, pero su legado para la posteridad jazzística comenzó con
la colaboración musical del contrabajista Scott Lafaro y del baterista
Paul Motian.

Bill Evans fue una figura
trágica. Aún cuando a partir de él nació en el jazz el “estilo Bill
Evans”y una saga de pianistas inspirados en el “estilo Evans”, nunca se
sintió seguro de sí mismo. Esta falta de seguridad en sus valores, su
hipersensibilidad emotiva y el suicidio de su primera esposa lo fueron
llevando al mundo de las drogas.

Su vida
transcurrió muy cercana a su familia y en ella se refugiaba cada vez
que entraba en crisis físicas o emocionales, intentando alejarse de las
drogas a las que se hizo adicto

Cuando Bill Evans murió el 15 de septiembre de 1980,
como consecuencia de una cirrosis hepática causada por su adiccón,
tenía solo cincuenta y un años y llevaba más de veinte entre la elite
de su instrumento.

El “poeta del
piano”mantuvo incólume su estilo lírico y su sensibilidad hasta sus
últimos días y en su música ha de seguir viviendo para gozo de todos
los que amamos oír en un piano el “estilo Evans”

Beatriz Moure

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo