Tango Todo

Caminando hacia la libertad

Fecha de Publicación: 16 - 12 - 2005.

Siempre existió la gran duda de si existe un destino, o sea que el hombre está predeterminado, o si tiene libre albedrío. La discusión sobre este punto puede ser eterna, si no tomamos en cuenta la ley de polaridad. El determinismo y la libertad, son dos polos que se condicionan mutuamente y que se unen y no son contrarios entre sí, como con frecuencia creemos. Cuando de polaridades hablamos, nos resulta muy difícil comprender la simultaneidad de ambos polos. Sin embargo, la libertad no puede existir sin algo que la determine y viceversa. Ambos se condicionan mutuamente como la luz y la oscuridad, la inspiración y la espiración.

 

 

En realidad, el camino de la libertad pasa por el cumplimiento de la Ley. Solo quien se somete a la Ley es libre. En general, las personas tratamos de llegar a la libertad a través de la arbitrariedad, lo cual lleva a la esclavitud…

 

 

El sufrimiento proviene, entre otras cosas debido al roce que se origina entre el ser humano y el cumplimiento de la Ley.

 

 

Hay cuatro pasos simples pero complejos para nosotros, que nos hacen lograr la libertad absoluta:

 

 

 

Conocernos a nosotros mismos (microcosmos)

 

 

Conocer las leyes que rigen este Universo (macrocosmos)

 

 

Reconocer que dichas leyes son buenas (estar en armonía)

 

 

Subordinarnos a estas leyes por nuestra propia voluntad, sabiendo que son excelentes.

 

 

Cuando damos estos cuatro pasos, nos conectamos con la Libertad. Cuando nos subordinamos con convicción a la Ley, nos integramos a ella y somos la Ley y no queda ningún obstáculo por encima nuestro.

 

 

Todo el Universo se mueve obedeciendo una Ley Cósmica. Una estrella, un planeta… son libres mientras siguen su órbita. La Naturaleza es perfecta porque acepta sus ciclos…

 

 

Cada uno de nosotros, tiene también su órbita, su guía, que debe seguir dentro del Cosmos, pero debemos reconocerla. Para reconocerla debemos ir hacia adentro nuestro… y una vez que nos damos cuenta… seguirla activamente, hasta agotarla. Una actividad así nace de la confianza en sí mismo y no del ego que expresa: "yo quiero…yo hago"…

 

 

Una actividad así nace cuando podemos decir: "Hágase Tu Voluntad y no la mía…"

 

 

 

 

 

 

María Ester Abal Vella

 

Astróloga y Terapeuta Floral

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo