Tango Todo

Cartas a un abuelo desconocido

Fecha de Publicación: 13 - 02 - 2006.


Por Lita Spino
(Italiana – Contemporánea)

14 de diciembre de 1938

Querido
abuelito, mi mamá me dijo que te escriba y que te diga que te quiero
mucho, pero eso es mentira y mi mamá me dice siempre que mentir es feo,
yo no te puedo querer mucho porque no te conozco, vos no sos como los
abuelitos de mis amiguitas que las llevan a la plaza y les compran
chocolatines blancos, mi mamá dice que estás lejos y por eso no venís a
vernos, si vos venís pronto y me llevás a la plaza y me contás cuentos
yo te voy a querer mucho

Te mando besitos
Tu nietita


3 de julio de 1946

Querido Abuelo:

Mamá se puso muy contenta cuando recibió tu carta donde le contás que
estás bien, sano y salvo después de la guerra.
Yo también estoy contenta, porque en estos años sin tus noticias mamá
me contó muchas cosas de vos. Ahora sé que sos músico, que tocás el
piano, el violín y que eras el director de la sinfónica municipal de
Turín. Mamá también me contó como te enojaste con ella el día que se
fue de picnic con sus amigas sin tu permiso. Nos reímos mucho juntas,
aunque mamá terminó llorando, seguramente al recordar la vergüenza que
pasó frente a sus amigas cuando la bajaste del tren a cachetazos.
Cuidate mucho, y ahora que Italia está en paz, sería lindo que vinieras
a visitarnos.

Muchos besos,
Tu nieta


12 de diciembre de 1952

Querido abuelito:

Yo sé que te escribo poco, pero siempre leo las cartas que le mandás a
mamá y por ellas estoy al tanto de todo lo tuyo. Ahora que estoy casada
y yo soy mamá de una nena de un año y medio, tengo poco tiempo para
escribir. Me gustó mucho la foto que me mandaste, esa en la que estás
dirigiendo “La Traviata”. Te veo igual a las otras fotos que mamá
guarda en el álbum de la familia, cuando ella era chica y yo no había
nacido aún. Estás siempre muy delgado y (ahora me doy cuenta) sos un
abuelito muy buen mozo.
Ojalá algún día puedas venir a conocer a tu familia de América.

Te quiere,
Tu nieta


25 de marzo de 1993

A mi querido abuelo:

Hoy,
después de tantos años, siento la necesidad de escribirte, porque estoy
segura que, estés donde estés, mi mensaje llegará a vos.
Un lazo de sangre nos unió, a pesar del tiempo y la distancia.
Un lazo de amor filial fue el puente entre tu vida y la mía. Nunca
juntos, pero tampoco nunca separados.
Quiero contarte que mi nieto mayor, que ya tiene 16 años, es músico,
igual que vos. Toca el piano, la guitarra y compone canciones.
¿Ves, abuelito? No importó que no me llevaras a la plaza y no me
compraras chocolatines blancos. Existió algo especial entre nosotros, y
estoy segura, cuando mañana lleve a mi nietita a la plaza, una sinfonía
de nubes, hojas y pájaros me harán saber que mi carta llegó a destino.

Por siempre, con amor,

Tu nieta

“Vivencias”, Anuario 1993
Taller Literario, Casa de la Cultura de
Vicente López

Premio Literario1998
Colegio Nuestra Señora Refugio de los Pecadores

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo