Tango Todo

Cartas que has de leer

Fecha de Publicación: 10 - 02 - 2006.

En
un mundo de cocinas globalizadas y oferta gastronómica cada día más
exultante, no siempre resulta sencilla la tarea de decidir que
bocadillo llevarse a la boca, más aún cuando nos acechan con cartas que
antes que incitarnos al extraordinario pecado de la gula, nos sugieren
el peor de los horrores culinarios o nos invitan a hacer un curso
acelerado de interpretación con el mozo.

Importante
es que ya en esta instancia, usted como comensal, tenga en claro que la
“carta ” en cuestión, vendría a ser algo así como el catálogo de venta
del lugar, por consiguiente un fiel reflejo en contenido y forma del
mismo. Lo que nos da a pensar; cuando en ocasiones, nos encontramos con
creaciones estampadas de grasa, de hojas marchitas, barnizadas de
manteca o un verdadero muestrario a manchones de los platos en ella
promocionados.
Imagínese,¿ cómo será la cocina que elabora esas deliciasí. O más aún, ¿cómo serán las manitas del cocinero?

Otra versión, son las cartas que aluden a metáforas, hacen
descripciones poéticas de los platos, o reproducen todo un glosario
gastronómico de haute cuisine, con vocablos impronunciables por la
mayoría de los convidados y bastante indescifrable para los simples
mortales que no dedican su vida a los fuegos. Algo así cómo: Verdes de
la huerta, moelleux de chocolate, tomates secados al sol de
la Toscana

, o nombres más osados como “Dispuesta a someterme”, en sendos
restaurantes eróticos. Que en realidad quieren decir; ensalada de
lechuga, radicheta y todo lo verde que encontré; ó tortita estilo
muffin, con relleno tibio y liquido y demáses. El resto es puro
verso, o marketing en su versión moderna.
Están las que proponen juegos de ingenio, una forma de amenizar la
espera quizás, del estilo “encuentre que precio corresponde a qué
plato”, con listas de números y letras liliputienses a uno y otro lado
de la hoja; adivine que guarnición acompaña a cada creación, ó ubique
en que lugar de la carta se encuentra lo que esta buscando, que
seguramente no hay o justo se acabo.

Sin olvidar las ediciones,” guía telefónica”, formato libro gordo de
Petete, de mil y un paginas, con largas descripciones, imágenes a todo
color, platos y platillos para todos los gustos. Come o Come!
Eso sí, posiblemente un tostado de jamón y queso, porque ya se empachó
con solo hojearla, y ni se acuerda que había para pedir.

Pamela Bentel

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº11
de ETC Magazine Periódico

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo