Red Seguros

Cecilia Ortiz

Fecha de Publicación: 02 - 03 - 2006.


Para presentarme podría decir que las palabras me atraparon con lo que
representaban. Pregunté siendo chica: ¿Qué es bandera?

Luego seguí preguntando. Cada palabra era una sorpresa.
El diccionario completó el panorama.

Después llegó la tormenta creadora, las palabras que buscan salir del
espacio que las contiene como pensamiento. Y comencé la búsqueda
interminable, el buceo audaz, escalar el risco hasta sentir vértigo: y
continuar construyendo.

Algunos premios fueron un desafío para superar, casi tanto como el apellido
materno. Seré persistente en el camino elegido. Siento un mandato por
debajo de la piel que me lleva a insistir en la creación poética, también
en el torbellino de la narración, hasta lograr un cuento breve.

Para ser breve, esto ya va siendo largo. Diré: gracias por el espacio para
comunicar lo que siento.

Cecilia Ortiz



Orilla señalada

Empujado por la furia del sudeste
regresas a tu redil de antaño
en el que nadie te fijaba límites
y eras libre de orillar tu antojo.
Río, espejo gredoso de tu lecho
ancestro de mis raíces terrenales
donde solo fui espera para el cuerpo
que ansiaba verte majestuoso.
Porque corrías cual vertiente alegre
y horizontal en el cauce
-Testigo de epopeyas y jornadas.
Embozado vigía en la batalla-
Imponente es tu manto color pardo
con remolinos insondables y arrebatos.
-Compañero calmo del centinela-
-Vengativo soldado en la vanguardia-
Tu historia es de esencia y correntadas
con el vientre lleno de peces
(similares a tu alma)
(La dulce esperanza de las aldeas
reclinadas sobre el agua de tus bandas)
Solo el viento pampa te acomoda al oriente
apretando tus orillas en la costa alta.
Siempre espero verte león del agua
cruzar praderas onduladas
verter los designios de otras razas
en las voraces mareas del océano.
Escucho tu mensaje, lo comprendo,
soy pasajero de tus ondas largas
del variable carácter que poseas
y heredaste en la creación primera.
-La temida oscuridad y la nada-
Tú, decidiste ser inmenso río
yo, tomé la ruta del alma por etapas
juramenté por vos, aquí me tienes,
instalada en el borde de mis ansias.
Quiero elevar en tierra mi canto de sirena
pues descendiente soy de tu materia
y ansío nutrir de camalotes
el recinto donde descanse mi esperanza
En mi voz, un leopardo ruge altivo
mientras disfrazo lágrimas no lloradas
o mimetizo el torrente de mis venas
contemplando tus infinitos ojos claros.
Espero el evidente mandato
que nos vuelva al comienzo y origen de la vida
para estar juntos, (ser uno)
sin diferencias ni orilla señalada.
Al Río de la Plata. Que es el más ancho y el más apasionado. Para los
que lo conocen sentirán que es así. Para los que no lo han visto:
una imagen de lo que verán.

Cecilia Ortiz

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo