Tango Todo

Charles Dickens

Fecha de Publicación: 02 - 03 - 2006.

Charles Dickens nació en Inglaterra el 7 de febrero de 1812.Como literato se
expresó a través del realismo y la ironía, con cierto toque de humor. En
sus letras evidencia el dolor de una infancia difícil, a pesar de la cual
logró tiunfar con su vocación: escribir. Se destacó como autor de obras
infantiles, que no dejaban de agradar a los adultos, pero además fue un
exacto crítico de la sociedad que le fue contemporánea.

Entre sus obras más conocidas se destacan: Cuento de Navidad
(A Christmas Carol), El Carillón (The Chimes), y El Grillo del Hogar (The
Cricket of the Heard ). Esta novela cuenta la historia de un avaro prestamista
de la época victoriana al que tres espíritus le enseñan el pasado, el
presente y el oscuro futuro que tendría su protagonista si no cambiaba su
mala actitud.

Palabras preliminares del autor para “Un cuento de Navidad”, en
Diciembre de 1843:

“He intentado en este librito fantasmal, levantar una idea fantasmal,
que no les quitará a los lectores de su estado mental, del trato el uno con
el otro o de las fiestas navideñas. ¡Qué el relato frecuente a sus casas
con alegría!
Su amigo y sirviente fiel”.


A Christmas Carol – Dean Morrissey

Fragmentos de “Un cuento de Navidad”

No le fue fácil afeitarse, porque su mano seguía muy temblorosa, y el
afeitarse requiere tranquilidad, aun cuando no bailéis mientras os entregáis
a tal ocupación. Pero si se hubiera cortado la punta de la nariz se habría
puesto un trozo de tafetán inglés en la herida y habríase quedado tan
satisfecho.

Vistíóse con sus mejores ropas y se lanzó a las calles.

La multitud se precipitaba en aquel momento, como la vio yendo con el
Espectro de la Navidad Presente, y al marchar con las manos en la espalda,
Scrooge miraba a todo el mundo con una sonrisa de placer. Parecía tan
irresistiblemente amable, en una palabra, que tres o cuatro muchachos de
buen humor dijeron: “¡Buenos días, señor! ¡Felices Pascuas, señor!”
Y Scrooge dijo más tarde muchas veces que, de todos los sonidos agradables
que oyó en su vida, aquellos fueron los más dulces para sus oídos.


Estuvo en la iglesia, recorrió las calles y contempló a la gente que
iba presurosa de un lado a otro, dio a los niños palmaditas en la cabeza,
interrogó a los mendigos, miró curiosamente las cocinas de las casas y
luego miró hacia las ventanas. y notó que todo le producía placer. Nunca
imaginó que un paseo -una cosa insignificante- pudiera hacerle tan feliz.
Por la tarde dirigió sus pasos a casa de su sobrino.


Por poco no le arranca un brazo para introducirle en el comedor.
A los cinco minutos se hallaba como en su casa. No era posible más
cordialidad. La sobrina imitó a su marido. Y lo mismo hizo Topper cuando
llegó. Y lo mismo la hermana regordeta cuando Ilegó. Y lo mismo todos los
demás cuando llegaron. ¡Admirable reunión, admirables entretenimientos,
admirable unanimidad, ad-mi-ra-ble dicha!

Pero Scrooge acudió temprano a su despacho a la mañana siguiente. ¡Oh,
muy temprano! ¡Si él pudiera llegar el primero y sorprender a Cratchít
cuando llegara tarde! ¡Aquello era lo único que le preocupaba!

¡Y lo consiguió, vaya sí lo consiguió! El reloj dio las nueve. Bob no
llegaba. Las nueve y cuarto. Bob no llegaba. Bob se retrasaba ya dieciocho
minutos y medio. Scrooge se sentó, dejando su puerta de par en par, a fin
de verle cuando entrase en su mazmorra. Habíase quitado Bob el sombrero
antes de abrir la puerta y también la bufanda. En un instante se instaló
en su taburete y se puso a escribir rápidamente, como si quisiera lograr
que fuesen las nueve de la mañana..


-¡Felices Pascuas, Bob! -dijo Scrooge, con una vehemencia que no admitía
duda y abrazándole al mismo tiempo-. Tantas más felices Pascuas os deseo,
Bob, querido muchacho, cuanto que he dejado de felicitaros tantos años. Voy
a aumentaros el sueldo y a esforzarme por ayudaros a sostener a vuestra
familia: y esta misma tarde discutiremos nuestros asuntos ante un tazón de
ponche humeante, Bob. ¡Encended las dos lumbres: id a comprar otro cubo
para el carbón antes de poner un punto sobre una i, Bob Cratchit!

Scrooge hizo más de lo que había dicho. Hizo todo e infinitamente más: y
respecto de Tíny Tim, que no murió, fue para él un segundo padre. Se hizo
tan buen amigo. tan buen maestro y tan buen hombre, como el mejor ciudadano
de una ciudad, de una población o de una aldea del bueno y viejo mundo.
Algunos se rieron al verle cambiado; pero él les dejó reír y no se
preocupó, pues era lo bastante juicioso para saber que nunca sucedió nada
bueno en este planeta que no empezara por hacer reír a algunos: y
comprendiendo que aquéllos estaban ciegos, pensó que tanto vale que
arruguen los ojos a fuerza de reír, como que la enfermedad se manifiesta en
forma menos atractiva. Su propio corazón reía, y con eso tenía bastante.

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo