Tango Todo

¿Cómo se lee un Mandala?

Fecha de Publicación: 16 - 12 - 2005.

El  ABCde la Astrología

Alguna vez tuviste tu Carta natal en las manos y te habrás preguntado ¿Qué es esto?, ¿Cómo se lee?, ¿Qué significa?. Lo primero que tenemos que saber es que leer una carta natal es un arte y que lleva años de estudio ir adentrándonos cada vez más en el significado de sus símbolos.

 

Y que hablar de símbolos significa saber que existen infinitos niveles de interpretación, que los símbolos son creaciones humanas que tratan de darle forma a energías que exceden nuestra capacidad de comprensión.

 

Tenemos que empezar por aceptar que existen niveles de realidad de los cuales no podemos dar cuenta, son tan inasibles para nosotros y tan imposibles de describir como lo es intentar poner en palabras un amanecer.

 

 

De todos modos los lenguajes sagrados (Cábala, I Ching, Tarot, Astrología…) nos permiten acercar esos niveles a nuestra comprensión.

 

Y como con todo debemos empezar por lo más sencillo, vamos a dar los más simples lineamientos de un mandala.

 

Lo primero que vemos en una carta natal es un círculo y superpuesto a él una cruz de brazos iguales que se corta en el centro mismo del mandala.

 

Estoy estableciendo una relación entre el círculo- el cielo, la totalidad, lo amorfo, lo inabarcable, la energía pura – y la cruz -el límite, la forma, la materia –

 

De allí viene el símbolo de la cruz, la entrada del infinito en la forma, el cielo en la tierra, la energía en la forma.

 

Entonces el ser de una persona, la totalidad de una persona está en el mandala, en todos los planetas, en todos los signos, en todas las casas. Solo que sicológicamente nos identificamos con alguna parte de esa energía, generalmente en el signo de la Luna y el Sol.

 

Entonces decimos que el resto de nuestra energía son las personas que nos rodean o el destino. No reconocemos que el destino es nuestra propia energía que viene a nuestro encuentro para que nos descubramos a nosotros mismos.

 

 

Ahora vamos a una parte de la carta que justamente es la más desconocida de nosotros, el Ascendente.

 

El paralelo que corta el círculo por el centro es el Ascendente. ¿ que significa? En el preciso momento y lugar en que estabas naciendo, una constelación empezaba a aparecer en el horizonte, la energía de esa constelación que surgía es el signo de tu ascendente.

 

Esa energía es tuya, tanto como el Sol o la Luna, pero como nos resulta completamente desconocida en los inicios de nuestra vida, la viviremos como destino hasta reconocerla como propia y eventualmente expresarla a conciencia.

 

Así, la energía del ascendente es " un viaje de la conciencia", un continuo aprendizaje. Primero irradio esa energía espontáneamente, pero no la reconozco en mi. Es como si viviera sin espejos, mi cara es reconocida por todos menos por mí, los demás me ven, me reconocen, pero yo no me identifico, no me doy cuenta que soy así.

 

Lo que yo voy a ver es que esa energía siempre está rodeándome, hay muchas personas de ese signo o esas características en mi vida, situaciones que vivo externas a mi. Esas personas pueden fascinarme o puedo rechazarlas, depende de mi relación con ese signo.

 

En algún momento sentiré que interactúo con esa energía, más adelante que yo la expreso, que yo soy "eso". Pero tendrán que " pasarme cosas" para que yo sepa quien soy. Difícilmente esto ocurrirá antes de los 28 años y puede no ocurrir nunca.

 

Pero esas " cosas", ese destino, permitirá – si hago el trabajo_ que yo pueda reconocerme en el Ascendente. Un muy sencillo ejemplo: un ascendente en Aries casi seguramente se peleará con su padre o se sentirá invadido o presionado en su casa.

 

Ello lo llevará – por destino- a irse, alejarse, independizarse y descubrirá en sí mismo su capacidad de decisión, riesgo, determinación, coraje.

 

Algo aparentemente externo le hará tomar esta decisión, para luego descubrirse en ese acto.

 

 

Puede que otras partes de sí mismo no le autoricen este movimiento y se quede, acumulando rabia y resentimiento, que es otra forma, menos creativa de manifestar la energía de Aries.

 

Afortunadamente el destino es insistente y nos ofrece nuevas oportunidades de cambio y autoconocimiento, de ampliación de conciencia.

 

Porque aunque nos resulte difícil verlo, entenderlo, sentirlo, nosotros y nuestro destino somos uno.

 

 

 

 

 

 

Beatriz Dubosky

 

Astróloga Humanista

 

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo