Red Seguros

Costumbres pascuales

Fecha de Publicación: 10 - 02 - 2006.

Uno
de los grandes misterios a resolver durante mi infancia, fue entender
como era que los conejos ponían huevos, y encima de chocolate.
De
raíces alemanas, la tradición en mi familia decía, que la mañana de
Pascuas debíamos salir en busca de los preciados huevos de chocolate,
tesoros de mil colores, envueltos en papeles brillantes, que nos
esperaban escondidos entre el follaje del jardín de mi madre y que
supuestamente había dejado el conejo de pascuas.


Pero.., los conejos ¿Ponen huevos?

Parte de la compleja trama de esta historia que todos alguna vez
escuchamos y que incluye huevos, conejo e incorpora a la mismísima
Pascua cristiana, se remonta a la época de persas y egipcios, que ya
coloreaban huevos, que luego regalaban en las celebraciones por el
comienzo de la primavera.
Y es aquí donde se entrelazan costumbres paganas y cristianas.
Los huevos desde la antigüedad simbolizan para varias culturas la
fecundación y la nueva vida, de ahí que en Europa y Medio Oriente fuera
una práctica habitual regalar huevos decorados cuando comenzaba la
primavera, como símbolo del renacer de la naturaleza.
Cuando el cristianismo se extendió por Europa, muchas de las
tradiciones paganas fueron adoptadas por esta nueva religión.
Como el comienzo de la primavera europea coincide aproximadamente en
fecha, con la Pascua cristiana, el huevo pasó a ser el signo del
renacer de Cristo: la resurrección.
La cáscara del huevo representaría la tumba de Jesús y es por eso que
el huevo se quiebra el domingo de Pascua, cuando Cristo resucitó y
salió del sepulcro.

A
tal punto esta fusión entre costumbres paganas y religiosas, que
términos como “Easter” del inglés o “Ostern” del alemán, que designan a
la Pascua, proviene de “Ostara” o “Eostre” diosa noruega del alba y la
primavera, cuyos símbolos eran el huevo y la liebre, considerado el
animal más fértil.
Aunque éste recién se incorporó como símbolo de
Pascua en Alemania alrededor del 1800, con los primeros conejos
comestibles hechos de pasta y azúcar. La creencia de que el conejo trae
los huevos, provendría de la historia de una mujer que pintaba los
huevos para sus hijos y los escondía en los nidos. Cuando los niños
fueron a buscarlos un conejo saltó del nido, suceso que originó
tremenda confusión.

Hoy en día la gente sigue coloreando y regalando huevos como símbolo de
ese renacer, de esa renovación de las esperanzas.
Los griegos suelen utilizar el color rojo, en representación de la
sangre de Cristo; los eslavos les realizan especiales decorados en oro
y plata, y los alemanes les quitan su contenido perforándolos con una
aguja, los decoran y luego los cuelgan de árboles y arbustos durante
toda la Semana Santa.

Develado el misterio, le propongo poner en práctica esta costumbre de
esconder los huevos y disfrutar de la sorpresa de los chicos y porque
no de los grandes…..

Pamela Bentel

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº5
de ETC Magazine Periódico

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo