DAL Comunicación

Cristales (Parte 1)

Fecha de Publicación: 04 - 02 - 2008.

Información de Katrina Raphaell, Jane Anne Dow y Alejandra Salatino sobre estos regalos del reino mineral.

Los cristales son vibración.  Vibran en una determinada frecuencia.  Su estructura es inalterable, el que se modifica es uno al tomar contacto con ellos.
Al ir tomando energía de los mismos, esto  modifica la piedra (brillo, opacidad, etc.).

La vibración está dada por:
Su estructura: conformación molecular (los distintos metales: sílice, hierro, cobre, etc.)
El color: las diferentes tonalidades que presentan
La disposición molecular ordenada por el cosmos: lo que se llama geometría sagrada, que son patrones  por los cuales se organiza todo el universo.

La forma del cristal también confiere su propia energía.  Los chamanes los utilizan mucho en formas totémicas (formas de distintos animales).  Esto une la energía iconográfica más la energía de la piedra.

Para engarzarlas  se utiliza mucho el oro, que es el metal más inalterable.

Algunos conceptos 

Geoda: piedra que  tiene los cristales adentro, como en una cuevita.
Ágata: son las que más se tiñen con lo cual ya no sirven para trabajos de sanación.  Tienen que ser colores naturales. Drusa: madre piedra que contiene las puntas de los cristales
Cristales semilla lemurianos: (cuarzos pequeños) albergan la memoria de la Madre Tierra, toda la información que se perdió de aquél lugar.  Son abridores de memoria, de recuerdos. Tienen forma de varitas láser estriadas.  Pueden abrir cosas que no queremos ver… hay que estar preparados para ver.
Calcita: piedra con vibraciones muy sutiles, muy refinadas, de energías elevadas para trabajar lo espiritual superior. 
Turmalinas: piedras que tienen estrías que hacen que la energía se meta en profundidad y vuelva.  Es una piedra protectora.

Los minerales debajo de la tierra se disponen en vetas como venas, como la circulación de la Tierra.  Cada lugar tiene su piedra.  En la Argentina, la piedra que se encuentra es la Rodocrosita (piedra rosa y blanca).  Esta piedra abre la energía del corazón, del amor incondicional. 

Elegir la piedra 
Es importante que elijamos las piedras que vamos a utilizar.  Debe ser como un ritual, desde el momento en que la piedra llega a nosotros, debemos limpiarla adecuadamente, así como  en su uso y cuidado.  Si veo una piedra que me llama poderosamente la atención, la tengo que llevar.  Hay algo que tengo que tomar o que estoy necesitando de esa piedra. Podemos comprarlas o bien, tomarlas de la naturaleza, en este caso debemos pedir permiso al lugar donde la encontramos y tratar de dejar algo a cambio, aunque sea una oración. Esa piedra no está simplemente tirada ahí, tiene alguna función en la naturaleza.  Debo agradecer y bendecir.  También pensar si realmente la voy a usar para algo y no simplemente juntar cosas por capricho.

Efectos 
Los cristales no alteran su energía.  Se mantienen inalterables, los que cambiamos somos nosotros. El cristal revela lo oculto.  Actúa siempre como una ventana, como una puerta que se abre y nos permite ver.  Nos confronta con nuestra sombra, que no es mala.  Son las dos caras de la luna.  Nos ayudan a traer el espíritu a la materia.  Traer a la conciencia, poder ver de dónde viene.  Por eso es tan liberador, armonizador, transformador (aborda datos, emociones estancadas.) Colaboran con la alquimia interior.
Los cristales contienen la fuerza y la sabiduría de los cuatro elementos, al trabajar con ellos se vuelve a bailar la  danza entre la Tierra y la Humanidad.

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo