Tango Todo

Cuidados en verano

Fecha de Publicación: 12 - 02 - 2006.


Formas correctas de almacenar productos alimenticios

En
verano, uno de los principales problemas en lo que respecta a la
alimentación consiste en la necesidad del cuidado en la conservación
de los alimentos. Debido al aumento de las temperaturas, se reduce el
tiempo de conservación de muchos productos, dando lugar entonces a un
mayor índice de reproducción de bacterias, causantes éstas de todo tipo
de intoxicaciones y enfermedades.
Es importante proteger los
alimentos siempre. En ediciones anteriores nos referimos al buen
mantenimiento de los alimentos tanto en el lugar de compra como en
nuestras casas. Ahora mencionaremos:

Medidas de seguridad en el almacenamiento:

  • Las carnes: si no se van a utilizar dentro de las 48 horas, se llevan al freezer (o al congelador), pero antes hay que eliminar la grasa y, si se trata de bifes, separarlos con papel film.
  • Los lácteos y productos envasados (botellas, jugos, etc.): debe lavarse el envase con agua y secarse antes de que ingrese a la heladera.
  • Los fiambres:
    en verano hay que tener especial cuidado con estos alimentos y siempre
    preferir aquellos que han sido cortados en nuestra presencia a los
    envasados. No es conveniente comprar fiambre ya cortado y estacionado.
  • Frutas y verduras: en
    estos alimentos no hay un componente proteínico importante, por lo que
    los riesgos son menores. Si contienen mucha agua y su deterioro es el
    natural del alimento, ésto es fácilmente percibido a través del aspecto
    de la hortaliza, que se marchita o pudre. Lo ideal es lavarla, secarla
    y guardarla en la heladera dentro de bolsas de nylon perforadas (para
    que el alimento escurra líquido y esté aireado) o en recipientes
    herméticos de plástico.
  • Antes de utilizarlas,
    volver a lavar la verdura y la fruta. Para una mayor seguridad, se pone
    unas gotitas de lavandina en el agua o se la acidifica con jugo de
    limón o vinagre (el pH ácido mata a las bacterias).
  • Productos secos (arroz, fideos, harina, etc.):
    son los menos susceptibles de descomposición porque no tienen agua.
    Pero hay que cuidarlos de los calores extremos para que no aparezcan
    parásitos, tales como los gorgojos. Una vez cocidos, ganan agua,
    entonces sí comienzan a correr los mismos riesgos que corren los
    alimentos frescos.
  • Las conservas enlatadas: verificar la fecha de elaboración y vencimiento. Una vez abierta la lata, hay que pasar el contenido a un recipiente plástico, limpio. Las legumbres deben enjuagarse para quitarles el agua espumosa que tiene conservantes y aditivos.
  • Almacenar separadamente los alimentos crudos y los cocidos con el fin de evitar la contaminación cruzada entre ellos.

Makro
Panamericana entre Ugarte y Pelliza – Olivos

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo