Red Seguros

Danza Armonizadora®

Fecha de Publicación: 01 - 02 - 2006.


(Técnica E. Noverazco)

Danza Armonizadora® es una disciplina corporal, grupal, vivencial, terapéutica y artística, creada hace treinta años por la Profesora Elida Elsa Noverazco, basada en danzas y ejercicios con música que apuntan a la armonía psicofísica del individuo. Es una técnica directiva que utiliza pautas y patrones de movimiento proponiendo el aprendizaje a través del autoconocimiento y la incorporación de acciones diferentes a las conocidas, a partir de la identificación con nuevos modelos.
Las clases son grupales y tienen una duración de una hora y media cuando se trabaja con chicos y dos horas para los adultos, una vez por semana. En ella pueden intervenir alumnos de ambos sexos, sin límite de edad, pudiéndose formar grupos para niños, adolescentes, adultos y tercera edad. Los grupos son mixtos y es importante recalcar que Danza Armonizadora® no persigue fines estéticos o coreográficos, ni es un mero entretenimiento sino que cumple una función importante para la formación individual y el desempeño grupal. La unidad corporal involucra lo físico y lo emocional rompiendo de esta manera con el concepto tradicional de trabajo físico, para unir forma y contenido.
El cerebro emocional está tan comprometido en el razonamiento como lo está el cerebro pensante. Cuando interactúan positivamente, la inteligencia emocional aumenta, lo mismo que la capacidad intelectual, logrando el equilibrio necesario entre ambas.
Los ejercicios y danzas son sencillos, de fácil realización, no requieren de experiencia previa, no implican riesgo físico para quienes los realizan y son sumamente gratificantes.
Danza Armonizadora® nos permite rescatar los movimientos propios y naturales, el "permiso" a bailar, que fue lo primero que hizo el hombre para expresar sus emociones, para poner en movimiento situaciones que con la palabra no podía.
El ritmo nos permite expresar nuestras necesidades, nuestras emociones y comunicarnos con el afuera, con los otros, establecer relaciones, por lo tanto cuando dejamos de movernos, de expresarnos con el cuerpo, estamos limitando en gran parte la posibilidad de comunicación con los demás.
Los ejercicios y danzas basados en la fluidez, la lentitud, la suavidad, con música lenta y suave, producen una mayor sensibilidad, no sólo desde el punto de vista corporal, activando el sistema parasimpático, disminuyendo el ritmo cardíaco, aumentando la secreción de las glándulas lacrimales y salivales que predisponen al sueño y al reposo, sino también en lo emocional, provocando sensaciones de plenitud, paz y placer.
Los ejercicios de concreción, fuerza, poder, con música rítmica y euforizante, tienen acción estimulante sobre el sistema simpático. Aumentan el ritmo cardíaco, elevan la presión arterial, desplazan la sangre a los músculos que han de entrar en acción, producen la movilización del glucógeno del hígado, permite una mayor ventilación gracias a la bronco dilatación, aumenta la coagulabilidad de la sangre y estimula todas las reacciones de emergencia. Bailes y movimientos que activan el "cerebro visceral’, estimulando las emociones y los instintos. Bailes y movimientos que activan la "corteza cerebral" estimulando la acción voluntaria. Bailes que influyen sobre el sistema neurovegetativo (simpático y parasimpático) activando o inhibiendo funciones orgánicas. Estos dos aspectos se trabajan constantemente en las clases por los cambios de rol y estados anímicos, lo que permite alcanzar la plasticidad necesaria para responder espontánea y adecuadamente a cada situación de nuestra vida.

 


Profesora Graciela Berardo

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo