DAL Comunicación

Disestrés: enemigo íntimo

Fecha de Publicación: 14 - 12 - 2006.

Una enfermedad cada vez más común que afecta al corazón.

El disestrés es una enfermedad que afecta a cada vez más personas y que suele confundirse con el estrés.

"Los estímulos ambientales, físicos, psicológicos que son percibidos por una persona como amenazantes desencadenan respuestas en su cuerpo que lo preparan para la defensa", comenta la doctora María Cristina La Bruna, Coordinadora de Psicopatología del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires -ICBA-.

Cuando esas respuestas son extremadamente intensas pueden aumentar el riesgo de enfermedades físicas, desencadenarlas o modificar el curso de su desarrollo. Este proceso recibe el nombre de disestrés y puede causar una intensificación o empeoramiento del curso de una enfermedad.

La evaluación del evento y la respuesta al mismo depende de la forma en que cada persona lo interpreta, siendo la respuesta subjetiva e individual. Por el contrario al patrón de respuestas que se desencadenan y que no causan enfermedad se lo denomina estrés.

El contexto social que actualmente rodea a las personas presenta condiciones que son determinantes cruciales para la aparición cada vez más frecuente de cuadros de disestrés. Dichas condiciones son por ejemplo la incertidumbre laboral y económica que dificultan la realización de proyectos, la violencia y la inseguridad.  Este tipo de situaciones traumáticas y los acontecimientos de gran impacto emocional producen en el cuerpo respuestas que involucran fundamentalmente cambios nerviosos, hormonales, cardiovasculares y gastrointestinales.

"Conocer cómo la mente puede influir en la salud y la enfermedad permite a las personas abordar el problema desde un ángulo diferente e implementar estrategias para controlar y prevenir el disestrés", comenta la doctora La Bruna quien responde algunos interrogantes al respecto.

 

-¿Hoy se diagnostica a tiempo o aún hay gente que pasa tiempo subdiagnosticada?

El diagnóstico a veces no se realiza a tiempo porque hay personas que no le dan importancia a algunos síntomas que sienten. Por ejemplo cuando llega un paciente a la guardia con dolor en el pecho y al interrogarlo nos refiere: "Hace ya un tiempo que yo sentía como unos pinchacitos, pero no les di importancia" o "Sí, yo notaba que cuando caminaba por Mar del Plata, las subidas me costaban y sentía como un peso acá en el pecho, pero pensé que era reuma."

Al continuar el interrogatorio empieza a relacionarlo con problemas laborales que padece desde hace bastante tiempo; o la enfermedad o muerte de un hijo; un accidente, etc. Es decir con situaciones de historia de vida que generan angustia, dolor psíquico y que no fueron pensadas y conversadas en su momento con un terapeuta. Como si hubiera una tendencia desde lo social a callar lo que angustia, a vivir el aquí y ahora queriendo borrar el pasado. 

Quiero señalar además la tendencia a cosificar a los pacientes, se habla del ECG, las enzimas, el ECO y se pierde de vista que es un ser humano perteneciente a una familia. No sólo es importante un buen diagnóstico y tratamiento desde lo cardiológico concomitantemente el paciente tiene que recibir asistencia psicológica.

-¿Cuáles son los efectos a largo plazo del estrés crónico ó disestrés?

Hace muchos años un paciente me dijo: " Con el estrés puede pasar cualquier cosa". Le respondí que realmente era así. Puede producir enfermedades cardiovasculares, digestivas, en piel, bajar las defensas y causar infecciones, cáncer, depresión, etc. Pensemos en lo que sucede cuando se desprende nieve desde lo alto de la montaña, a medida que avanza, que pasa el tiempo es más grande. Bueno esto es lo que sucede cuando no se detiene a tiempo, cuando no se lo trata. 

-¿Es cierto que produce envejecimiento del organismo en general?

Sí, por una serie de cambios químicos de las células se produce el proceso de envejecimiento pero entendido como un deterioro del organismo y no como parte del ciclo de la vida que es nacer, crecer, desarrollarse, madurar, envejecer y morir.

-¿Cómo se ve afectado principalmente el corazón? ¿De qué manera sus funciones se ven disminuidas? ¿Esto es paulatino o repentino?

Tanto con el estrés como con el disestrés se segregan sustancias químicas que a nivel del corazón y las arterias causan aumento de la frecuencia cardIaca, aumento de la presión arterial, modificaciones en la parte interna de las paredes de las arterias. Algunos cambios se producen inmediatamente (nos preparan para la lucha o la huída). Otros cambios se producen a largo plazo, éstos son los que enferman.

-¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

El principal factor de riesgo del disestrés que tiene una persona es la dificultad para pensar, reconocer que algo le está pasando y por lo tanto necesita realizar una consulta médica. Hay mucha resistencia en los seres humanos para reflexionar consigo mismo.

-¿Qué consejos se le da a alguien a quien se le ha diagnosticado disestrés en cuanto a los hábitos que debe modificar?

No se trata sólo de cambios de conducta, hay que conocer qué hay más allá o por debajo de ciertos hábitos que sólo conducen a la autodestrucción. Eso es pensar, meterse adentro, reflexionar.

-¿La terapia psicológica es un complemento del tratamiento médico?

Lo más conveniente es que se complementen, pero a veces hay personas que se resisten a hacer terapia. Esto puede suceder porque tienen miedo de lo que pueda aparecer, miedo a volverse locos o a dejar de ser quienes son. También puede deberse a desconfianza  debido a malas experiencias, o porque no tienen recursos económicos. La demanda espontánea es ideal para iniciar un tratamiento, no se puede imponer.

 

Cuidado disestrés *

Con él se producen una serie de modificaciones que pueden causar enfermedades relacionadas con el corazón y las arterias:

-Alteraciones en el contenido de grasa y azúcares de la sangre (obesidad, colesterol alto, diabetes)

-Alteraciones en la presión arterial (es decir hipertensión arterial)

-Existen muchas evidencias científicas que avalan que estos problemas pueden causar problemas cardiacos graves como el Infarto Agudo de Miocardio.

* Dr. Alberto Alves de Lima, Coordinador Médico y Director de Capacitación del ICBA.

 

 

La prevención como factor clave

Puede prevenirse de manera natural mediante una rutina diaria:

* Realizando ejercicios físicos aeróbicos

* Respetando el ritmo normal del sueño

* Planificando el trabajo

* Haciendo proyectos acordes con nuestras posibilidades físicas y anímicas

* Disminuyendo el nivel de autoexigencia

* Construyendo redes de sostén como familiares y amigos

* Dedicando momentos a la recreación y a
la relajación, y en algunos casos, sesiones de psicoterapia.

 

 

Laura Zavoyovski
Más info: www.icba-cardiovascular.com.ar

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo