Tango Todo

Dolli Irigoyen, mucho más que una cocinera mediática

Fecha de Publicación: 12 - 02 - 2006.

Dolli
Irigoyen
y
una
clase
magistral

La
chef de primera línea, sino la más famosa de la Argentina, dio una
clase magistral de cocina con motivo de un nuevo aniversario del
maximercado Makro. Ante unas 350 personas, en el restaurant Makro de
Olivos, Dolli -como la llama la gente – preparó tres exquisitos platos,
dio consejos de cocinera experta y entretuvo al público durante más de
dos horas en las que demostró ser algo más que una cocinera mediática.
Sin dudas, es una persona que con simpleza y sensibilidad en su
profesión ha sabido ganarse el aprecio de un público al que le gusta la
gastronomía, pero mucho más aquello de cocinar con placer, amor y para
la familia, cosas que Irigoyen bien sabe contagiar cada vez que aparece
en algún programa de televisión o uno de sus platos se luce en las
páginas de una revista.

Nacida
en General Las Heras, provincia de Buenos Aires, vivió rodeada de
sabores y aromas naturales de una cocina familiar donde se horneaban
exquisiteces, pero por sobre todo, se compartían las pequeñas cosas de
la vida misma. “Mi abuela y mi abuelo eran excelentes cocineros en lo
cotidiano, y mi papá y mi mamá, también cocinaban muy bien. Se comía
todos los días, en desayuno, almuerzo, merienda y cena, comida hecha
con mucho cariño. Mi papá tenía tambo, así es que en el campo, teníamos
siempre alimentos frescos, desde las verduras, los lechones, hasta los
huevos. Debe ser por eso que no es una novedad para mí el hecho de
buscar siempre productos frescos para hacer mis platos con lo mejor. Me
acuerdo que mi abuela materna tenía un huerto maravilloso.
Por otro
lado, mi abuela paterna, hacía dulces y mermeladas. Por eso la cocina
fue para mí algo natural que mamé desde muy chica”, recuerda.
Dolli cocina desde niña. Con los años, empezó a dedicarse con
profesionalismo a su gran pasión y llegó a tener su servicio de
catering. También comenzó a ser una cara conocida en los programas
televisivos para el público femenino, y a cosechar el cariño del
público, hoy conformado tanto por mujeres como por sus maridos, que “la
siguen” a cada paso de su carrera. Es que supo reinventarse a sí misma
y ser mucho más que una cocinera de oficio. En sus programas de la
cadena internacional elgourmet.com, por ejemplo, supo salirse del rol
de chef tradicional para convertirse en una verdadera conductora de
televisión especializada en gastronomía. Tal es el caso del programa
“Cocina regional: Argentina”, en él Dolli visitó diferentes regiones
del país, dando a conocer las mejores recetas y secretos de la cocina
autóctona, entrevistando a cientos de personajes e informando, de
manera impecable, sobre los distintos usos y costumbres culinarias.
Esto dice haberle abierto muchas puertas en su trabajo. “Entre los
cocineros siempre se genera una inercia, una comunicación muy especial.
Si talentos de la cocina llegaran a un conductor de televisión que no
estuviera en el tema y no hablara el mismo idioma, por así decirlo, no
se podrían comunicar tan bien como lo hacen conmigo, que soy cocinera y
entiendo de esto. Tenemos un vocabulario común. Sé de las necesidades y
pasiones que tienen los cocineros, y así es mucho más fácil
transmitirle algo a la gente que mira un programa desde su casa.
Además, trato de informarme porque para hacer un trabajo de
comunicación, hay que ser muy seria, muy responsable. Yo simplemente
trato de dar lo mejor”, dice.
Fiel a su estilo, enseña lo que sabe, y no sólo en clases de cocina
abiertas al público en general. “Desde hace un año, tengo un espacio
creativo de cocina llamado Espacio Dolli, sobre la calle Concepción
Arenal, en el barrio de Palermo. Allí brindo talleres de cocina en los
que doy un menú completo, una vez por semana. En Noviembre, terminaré
las clases y a partir de Marzo de 2005, las retomaré en este mismo
lugar”.
“Espacio Dolli” es un lugar realmente especial. Se trata de una vieja
fábrica que la cocinera compró y transformó en un multiespacio dedicado
a la gastronomía. Allí, además de dar clases, prepara las recetas que
saldrán el domingo en la revista del Diario La Nación y filma la
mayoría de sus intervenciones televisivas. Todo esto es sólo parte de
su rutina de trabajo que incluye, además, viajes y participación en
distintos eventos relacionados con la gastronomía. “Hago muchas cosas
porque me divierte hacerlas. Acabo de llegar de México, donde fui a dar
dos talleres de cocina y fui presidenta del jurado en un concurso de
pastelería.
Este año viajé a Ecuador y a España, donde me quieren mucho. Además
estuve en el interior del país, por ejemplo, en Salta, dando un curso
intensivo para cocineros. Siempre mis actividades giran alrededor de
este oficio maravilloso que es la cocina, que te da la oportunidad de
viajar y relacionarte con un público fantástico”, comenta quien en su
momento tuvo su propio emprendimiento gastronómico – restaurante – y se
ganó el respeto de sus colegas, desde abajo y con mucho esfuerzo.
La gastronomía como oficio, no es lo que era cuando ella empezó a
“cocinar para afuera” y vivir de esto, es por eso que a Dolli parece
gustarle la idea de que cada vez más personas se dediquen a estudiar
cocina.
“En la medida que haya más profesionales, más gente que se capacite e
investigue, habrá mucha más creación en la cocina. Comeremos cada vez
más rico y mejor”, concluye.

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº12
de ETC Magazine Periódico

Nota Relacionada:
Pechuga glaceada con espinacas salteadas y champignons

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo