Red Seguros

El coaching y el trastorno de atención e hiperactividad (TDA/H) en los adultos

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

El
coaching es un campo relativamente nuevo que se ha hecho más prominente
en los últimos años. En general, los coaches ayudan a las personas a
alcanzar su potencial máximo en la vida. Dentro de los múltiples
acercamientos, servicios y tratamientos para el TDA/H, el coaching del
TDA/H ha emergido como una especialidad dentro de la disciplina más
amplia del coaching.

El
coaching es una disciplina emergente que busca ayudar a los individuos
a alcanzar sus metas en la vida. Se pretende que la relación de
coaching ayude a las personas a alcanzar mejores resultados en sus
vidas: académicamente, profesionalmente, socialmente o en cualquier
área de la vida que deseen mejorar. Por medio de la asistencia y el
apoyo individualizados, los coaches ayudan a las personas a
concentrarse en el lugar en donde se encuentran al presente, a dónde
quieren llegar y cómo pueden llegar allí.

¿Qué es el coaching del TDA/H?

A
pesar de que los conceptos de coaching profesional y personal han
estado presentes durante varias décadas, el concepto de coaching del
TDA/H fue discutido por primera ves en un libro del 1994, Driven to
Distraction1 [Impulsado a la Distracción], por Edward M. Hallowell,
M.D. y John J. Ratey, M.D.
El coaching del TDA/H busca atender los
retos diarios de vivir con el TDA/H. Un coach ayuda a las personas con
el TDA/H a llevar a cabo las actividades prácticas de la vida diaria de
una manera organizada, puntual y orientada a la meta. Por medio de una
asociación cercana, un coach del TDA/H ayuda al cliente a aprender
destrezas prácticas y a iniciar el cambio en su vida diaria.
Un coach puede ayudar al adulto con el TDA/H a:

  • Mantener el foco para alcanzar las metas identificadas
  • Traducir las metas abstractas en acciones concretas
  • Establecer motivación y aprender a usar las recompensas eficazmente

A
través de las interacciones regulares, los coaches se enteran de cómo
los síntomas del TDA/H funcionan en la vida de sus clientes y luego
proveen entusiasmo, recomendaciones, retrocomunicación y técnicas
prácticas para atender los retos específicos. Pueden ofrecer
recordatorios, hacer preguntas o sugerir técnicas de manejo del tiempo.
Los coaches hacen preguntas para ayudar al cliente a generar
estrategias y a actuar sobre ellas. Ejemplos de tales preguntas son:

  • ¿Qué puede hacer acerca de eso?
  • ¿Cómo puede motivarse a usted mismo para tomar acción sobre esta meta?
  • ¿Cuándo puede completarse esta acción?
  • ¿Qué pasos ha dado ya, y cuándo va a dar los pasos que faltan?

Las
reuniones regulares y los cotejos son una parte esencial del proceso de
coaching. Estas sesiones pueden llevarse a cabo en persona, por
teléfono o por correo electrónico, dependiendo de la preferencia del
cliente. Sin embargo, antes de que el proceso de coaching comience, el
cliente y el coach deben tener una sesión inicial que trabaje asuntos
tales como las necesidades del cliente, las expectativas del cliente y
del coach y los honorarios y pagos (con frecuencia, el servicio de
coaching no está cubierto por los seguros de salud tradicionales). La
primera sesión de coaching típicamente es una reunión a fondo, con
duración de 1-2 horas, para desarrollar un plan para identificar y
alcanzar las metas del cliente.

¿Quién se beneficia del coaching del TDA/H?

El
coaching del TDA/H puede ser beneficial particularmente para adultos
con el TDA/H. Es importante que los clientes estén listos para el
coaching antes de que se comprometan con el proceso. Los clientes están
listos para el coaching cuando son capaces de admitir que tienen un
problema, cuando pueden invertir tiempo en crear estrategias para
mejorar su conducta y pueden adherirse a esas estrategias según su
mejor capacidad.

Obstáculos para el coaching efectivo

Hay
varios asuntos que pueden complicar el proceso de coaching y que
frecuentemente requieren un referido a un profesional médico o de la
salud mental:

  • El
    cliente no puede usar estrategias sencillas de manejo propio o de
    organización para alcanzar metas, a pesar de los recursos y
    recordatorios del coach.
  • El cliente
    tiene una condición psiquiátrica coexistente, tal como depresión,
    trastorno bipolar, trastorno de ansiedad, abuso de sustancias o
    trastorno de personalidad.
  • El cliente tiene circunstancias de vida estresantes, tales como problemas maritales, divorcio o muerte de un ser querido.
  • El cliente tiene una enfermedad física seria u otra condición médica crónica.

Bajo
tales circunstancias, el coach debe trabajar en colaboración con el
profesional médico o de salud mental envuelto en el cuidado del
paciente. En tales casos, el cliente puede beneficiarse de la adición
de tratamientos tradicionales tales como medicación y terapia
psicológica.

El coaching no es terapia

Los
coaches trabajan con los problemas del diario vivir tales como la
organización, el manejo del tiempo, la memoria, el seguimiento hasta
completar una tarea y la motivación. Los coaches se enfocan en el qué,
el cuándo y el cómo — nunca en el por qué. No están adiestrados para
atender problemas psiquiátricos, emocionales o interpersonales, los
cuales deben ser atendidos por profesionales de la salud mental. A
través de los programas de educación formal, los profesionales de la
salud mental (p. ej., los psiquiatras, los psicólogos, los trabajadores
sociales clínicos, los terapeutas maritales y de familia) están
adiestrados para diagnosticar y tratar los asuntos de salud mental
tales como la depresión, la ansiedad, los trastornos de personalidad y
las dificultades interpersonales. También deben tener una licencia para
practicar. Los terapeutas trabajan principalmente por medio de
contactos cara a cara, mientras que muchos coaches también traban a
través del teléfono o por correo electrónico.

Dependiendo del diagnóstico del individuo, el profesional de la salud
mental puede emplear un número de acercamientos psicoterapéuticos tales
como la terapia cognoscitiva-conductual y la modificación de conducta.
La meta de la terapia generalmente es ayudar al cliente a trabajar con
los síntomas y los problemas que le trajeron inicialmente a terapia.
Con frecuencia, el profesional de la salud mental opta por un
acercamiento de terapia “centrado en el problema”, y no un acercamiento
“centrado en el cliente; el tratamiento dura hasta que el problema
específico ya no está causando impedimento significativo y
desorganización al cliente.

Un coach puede ser una buena persona para ayudar si el adulto con el
TDA/H necesita asistencia principalmente para trabajar con los retos
prácticos de la vida diaria. Si el adulto necesita asistencia con los
problemas emocionales, psiquiátricos o interpersonales, entonces debe
consultar a un terapeuta. Si el adulto con el TDA/H necesita ambos
tipos de asistencia, puede ser útil seleccionar un coach y un terapeuta
y pedirles que trabajen juntos.

Fuente: Attention
Deficit Disorder Association [Asociación del Trastorno por Déficit de
Atención] para
el Centro Nacional de Recursos sobre el TDA/H bajo la
subvención del CDC R04/CCR321831-01-1. Para información adicional
acerca del TDA/H o de CHADD, por favor comuníquese con:
Centro Nacional de Recursos sobre el TDA/H
Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder
8181 Professional Place, Suite 150
Landover, MD 20785
800-233-4050
www.help4adhd.org

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo