Red Seguros

El consumo de azúcares y la obesidad infantil

Fecha de Publicación: 21 - 12 - 2005.

En investigaciones que se realizan habitualmente se destacan una y otra
vez los malos h?bitos alimenticios de la población..

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que los az?cares y
las grasas no representen más del 10% del total de la dieta y considera
que esta medida puede contrarrestar la ?epidemia? de obesidad que
afecta a un número cada vez mayor de personas.

Ya desde la infancia los niños consumen bebidas gaseosas en exceso. Los
niños que consumen 500 cm3 de gaseosas por día tienen una ingesta
energ?tica 10% mayor que aquellos que no las consumen.

En una investigación realizada en España, 650 niños provenientes de 6
escuelas participaron de un estudio en el que se compararon dos grupos.
El primero particip? de un programa educativo intensivo dirigido a
reducir el consumo de gaseosas. El segundo, continuó con su dieta
habitual. Al año se evalu? el peso y la altura de estos niños.
La prevalencia de obesidad y sobrepeso fue marcada en los niños que no
siguieron el programa, no así en el grupo en estudio. Se considera que
aproximadamente un tercio de los niños con sobrepeso devendrán en
adultos obesos que correr?n mayor riesgo de sufrir problemas de salud.
Por eso la obesidad infantil es más seria que aquellas que surge en
adultos.

Para evitar un futuro problema a nuestros hijos, debemos empezar a
inculcarles una correcta alimentación desde el mismo momento en que
comienzan a alimentarse. Fruta y verdura variadas, crudas y cocidas,
pan integral, cereales naturales, pescado y poca carne forman la dieta
ideal. Además, es importante restringirles el consumo de dulces al
máximo.

Un nutritivo jugo de naranja, un vaso de agua, quitan la sed y son mucho más saludables.
Los az?cares naturales que se encuentran en frutas y verduras alcanzan
para cubrir las necesidades del organismo. Gaseosas, tortas,
medialunas, galletitas y masitas deberían ser una excepción. La bebida
dulce aumenta el deseo de beber más y más y así, sin darnos cuenta del
daño que estamos ocasionando, predisponemos al niño a seguir con esta
costumbre a lo largo de su vida.

Acostumbr?moslos a beber agua, jugos naturales de fruta y a comer
cereales naturales no azucarados. Nosotros, los padres, debemos darles
el ejemplo y comenzar por quitar las gaseosas de la mesa familiar.

?Nuestros hijos nos lo agradecer?n!

?SI TIENEN DUDAS NO DEJEN DE CONSULTAR A SU MEDICO PARA QUE LOS ORIENTE PERSONALMENTE!

(Fuente: Diabetesonline)

Su sana Dieta

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo