Tango Todo

El hombre moderno – Parte 2

Fecha de Publicación: 27 - 11 - 2007.

La urbe macrocéfala 

Hoy el hombre es modelado e influenciado por la ciudad en la que habita. Sin embargo las ciudades son convenientes por la necesidad que tenemos de vivir con otros ya que nadie es autosuficiente (Santo Tomas de Aquino).

Antes en las ciudades todos se conocían y había más interrelaciones personales y ahora las ciudades despersonalizan por lo anónimo. Las personas son indiferentes entre si y solo se esfuerzan por gozar de placeres mezquinos y miserables. Nadie esta dispuesto para nadie sino para lo que le sirva a sus intereses.
Para protegerse del desarraigo de la ciudad, el hombre se encierra en si mismo, se retrae, reacciona con una aptitud egoísta y por lo tanto existe un individualismo extremo.
Es cada vez mas el peso social que el hombre busca hacerse notar y ser original para salvaguardar su propia personalidad.
En las grandes ciudades hay nerviosismo y tensión y aquel ritmo de vida es muy vertiginoso.
Lo más preocupante es que este proceso parece irse agravando con el tiempo, en la misma ciudad hipertrofiada queda algún residuo de humanidad. Las ciudades microcéfalas constituyen el propio ejemplo de un verdadero atentado contra lo humano ya que no existe la tranquilidad ni la paz, se podría decir que vives en un mundo casi desconocido ya que ni siquiera se le conoce a la persona de enfrente de tu mismo edificio.

La técnica deshumanizante y el economismo 
El progreso técnico tiene aspectos positivos y cuando se aplica de manera incorrecta se convierte en peligros e implica graves tentaciones.

1.- La economía y el hombre tecnificado: Fácilmente se vuelve peligrosa cuando se hipertrofia, cada día facilita un nuevo invento que ese hombre medio utiliza, los grandes triunfos innegables de la investigación científica y de la tecnología han contribuido a difundir la mentalidad cientificista, que parece no encontrar límites. El hombre económico se identifica, sin mas, con el homo a secas, lo fundamental es el desarrollo económico.

2.- Perspectiva del proceso económico: El desarrollo técnico, cuyo motor es la economía, llevaría al mundo a la felicidad total, que el hombre se volvería demiurgo de si mismo.

Como se ve, de la multitud de los humanos solo la de algunos tiene sentido. La vida de la mayor parte ya no es legítima sino tolerada, con sentido por pura benevolencia, por sentimentalismo. La economía se ha globalizado, en manos del banco mundial, fondo monetario internacional y de otros entes, organismos multinacionales, que resuelven lo que cada gobierno debe hacer. La economía nacional ya no existe, las naciones son meros municipios de la economía globalizada, todo esto se hace en nombre de catástrofes inminentes de las que hablan sin entrar en detalles.
El motor de la economía es el desarrollo técnico. El hombre autoendiosado por el materialismo acaba por destruirse a sí mismo. Parece incontrovertible que este tipo de materialismo esta en estrecha relación con la hegemonía universal que va adquiriendo la ciencia económica. El progreso tiene efectos francamente positivos, sin embargo cuando la técnica se desorbita se convierte en poco menos que un objeto de adoración que acarrea en tentaciones y peligros. La técnica ofrece al hombre una gran cantidad de posibilidades de progreso técnico. El triunfo del homo faber significa el triunfo de hombre en cuanto fabricador de objeto.

El consumismo 
Otra característica del hombre actual es el consumismo, cuando el dinero domina al hombre, la ciudad se convierte en un gran mercado y su habitante un ser productor y consumidor.
El hombre económico tiene dos caras la de empresario y la de consumidor, el empresario se preocupa por la prosperidad de su negocio, las tendencias del hombre de negocios son:

1.- Tener más y ser más grandes que los otros.

2.- Celeridad para llevar a cabo sus propios planes económicos es tan importante como su carácter masivo.

3.- Le atrae lo nuevo.

4.- Tiene anhelo de poder.

Casi todos los empresarios trabajan hasta el límite de las posibilidades humanas, lo cual es dañino.

Lo propio de los valores económicos consiste en ser intercambiados y consumidos; lo de los valores espirituales en ser expresados y comunicados.
Al hombre ligth no le interesan más los héroes y los santos, como en otras culturas, sus modelos son los que han triunfado económicamente, gente llena de cosas, pero a la intemperie metafísica, en general el bienestar material se incrementa mientras el desarrollo espiritual se reduce.
Esta peculiaridad del hombre moderno se anuda con lo anterior que nos permite calificado de homo oeconomicus. Aquel hombre económico de que hemos hablado tiene dos caras: el empresario y el consumidor. La civilización moderna no sabe lo que es el hombre que ignora el sentido.
Es aquel hombre que integra una sociedad de consumo. Los valores económicos se intercambian y se usan. El hombre consumista no establece distinciones. Tanto económicas como espirituales. La riqueza material jugo un papel importante en las societies humanas, pero jamás constituyó por si misma objeto de admiración como en la actualidad.

El hedonismo 
Junto con la actitud comunista, el hombre moderno se caracteriza por una pronunciada tendencia al hedonismo. El hombre, según los hedonistas, esta sujeto a la soberanía del instante, la prevención, el anhelo de un placer futuro lleva siempre consigo cierta inquietud e inseguridad.
En este tiempo donde el trabajo ha perdido su sentido humanizante, la gente no busca sino el placer, es lo propio de las épocas decadentes; Mientras el ser fuerte, de costumbres sólidas, comulga con lo que trasciende, con el bien de la especie, con bien de la ciudad, con Dios, el ser débil no dispone mas que de su pobre yo imponente, cautivado de su propia flaqueza. Actualmente el hombre sufre mucho, a veces como consecuencia de sus propios defectos, sufre de soledad, problemas económicos, aburrimientos y angustias, estos padecimientos pueden hacerse tan insoportables que la ape
rtura de la propia intimidad se presenta a veces como una liberación.
La tendencia al hedonismo es la consecuencia más cabal del desarraigo y el vacío que caracterizan al hombre moderno.
En la vida del hombre también se integra el hedonismo o placer de la vida diaria sean honestos o no dichos placeres. El placer se convierte en una necesidad análoga, inconsistente. El hedonismo constituye la atmósfera de la sociedad en que vivimos, una actitud que no tolera ningún tipo de cuestionamiento. La tendencia al hedonismo es la consecuencia más cabal del desarraigo y el vacío que caracterizan al hombre moderno.

Lily Bernal 
Monografías.com

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo