DAL Comunicación

El jardín de los sentidos (Parte I)

Fecha de Publicación: 13 - 01 - 2011.


Que nuestro jardín sea un verdadero refugio de bienestar y alegría, un remanso para nuestros apuros y complicaciones que invita a contactarnos con nuestra interioridad, con la naturaleza y con la paz, depende que lo planeemos con y para nuestros cinco sentidos.

Efectivamente, no importa el tamaño que tenga, ni que cuente con especies costosas o muebles y/o accesorios exóticos. Simplemente debemos apelar a nuestro buen gusto y sensibilidad. Ellos nos permitirán disfrutar de  un rincón muy especial en nuestra casa.

Convoquemos entonces a los sentidos y empecemos:

Vista: elijamos los colores que nos gusten y nos transmitan conexiones con los paisajes que  nos agradan: el verde de los bosques, los grises y marrones de las montañas, los amarillos  y naranjas de las frutas, determinados otros que  nos hagan  recordar lugares como playas, mares, desiertos, etc.

Tratemos de elegir   plantas cuyo follaje y flores vayan cambiando a lo largo de las estaciones para “pintar” los días con múltiples opciones y sorpresas.

Es importante  saber que además de  nuestro disfrute los colores también atraen aves, mariposas y algunos insectos benévolos que elegirán visitar nuestro jardín, patio o balcón que armamos con tanto esmero.

Utilicemos también macetas, algunas piedras o cuencos que realcen la vegetación plantada.

Dependerá del espacio para seleccionar  plantas más grandes, altas, rastreras o de  borde, teniendo  en cuenta que haya una cantidad similar de ejemplares caducos  y peremnes.

Otro detalle interesante para dar un toque romántico con sus juegos de luces y sombras son las velas. Pueden ubicarse en fanales para exterior o en farolas especiales, o simplemente en candeleros que podemos trasladar del interior y utilizarlos durante el tiempo necesario.

Similar efecto puede lograrse con las luces puestas en determinados puntos, ya sean las tradicionales a electricidad o las más aconsejables de carga solar. Estas agregan el plus de saber que colaboramos con el cuidado ambiental.

Por supuesto no debemos olvidar colocar  un banco, sillas, troncos, lo que más nos guste para sentarnos y poder contemplar nuestro entorno, solos o en compañía de amigos, teniendo en cuenta  la cantidad y la ubicación más adecuada para utilizarlos.

Oído: Tengamos por costumbre escuchar los sonidos que habitan o llegan a nuestro espacio verde.
Seguramente los más inmediatos tengan que ver con el movimiento de hojas y ramas que provoca el viento.
Así mismo el golpeteo de la lluvia que será más o menos audible de acuerdo a la intensidad con que llueva.
Pero agudizando un poco más la atención escucharemos grillos, cigarras, zumbidos de abejas u otros insectos, silbidos y cantos de pájaros, alguna bocina entremezclada si estamos en un lugar urbano. Un instrumento musical con el que alguien practica  o la música que estén escuchando en algún lugar cercano.
Tal vez no sean abundantes estos ruidos tan particulares, pero cuando los descubrimos nos apropiamos de ellos y  decubrimos su placer.

Para intensificar esta propuesta  se puede colocar algún carrillón, de esos que también se denominan llamadores de ángeles, que los hay muy bonitos y en varios materiales: metal, maderas, cañas, piedras.
Alguna campana.
Una fuente de feng shui que se puede adquirir armada o hacerla nosotros en el recipiente que más nos guste, apilando piedras, cañas, alguna escultura, vasijas, etc.,  colocándole un pequeño motor permitirá sentir el constante fluir del agua. dichos elementos  son bastante accesibles y fáciles de encontrar en comercios  dedicads a la venta de productos para artesanías.

Un tip para lograr que  más pájaros se acerquen es ponerles un pequeño recipiente conteniendo semillas de alpiste, mijo o algunas migas de pan.
Comprar pequeñas  casitas de madera, para que armen sus nidos, es otro recurso para asegurarnos su canto en nuestra casa.

Sin duda a ustedes, estimados lectores, se les ocurrirán nuevas ideas para sumar a las aquí mencionadas. En la próxima edición continuaremos con los sentidos restantes.

María Chávez 
consultas@etcmagazine.com.ar

Publicado en enero de 2011

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo