Red Seguros

Elegir cuidadores domiciliarios

Fecha de Publicación: 31 - 01 - 2014.

Nunca como ahora ha habido un número tan grande de personas que superen los 85 años y, en un gran porcentaje, necesitan de la ayuda de cuidadores para satisfacer las necesidades básicas cotidianas. 

Por otra parte, cada vez hay más sobrevivientes de accidentes y de enfermedades graves que antes llevaban a la muerte, pero que ahora se convierten en enfermedades o lesiones crónicas, cuyos pacientes precisan cuidados especiales permanentes.

La tarea de los cuidadores consiste en hacer lo que la persona ya no puede y en estimular y ayudar a que haga todo lo que aún puede: acompañarla para que no salga sola a la calle, ayudarla en las actividades de la vida diaria como comer -lo que implicará en muchos casos también cocinarle- ayudarla a bañarse –mantener la limpieza del baño es fundamental-; es decir, debe ocuparse de lo que son las tareas cotidianas de la persona que atiende, como hacer la cama, ordenar la habitación, etc. Esto significa que el cuidador se va a ocupar del orden del espacio de la persona que cuida pero, no que se transformará en la empleada doméstica.

Otra de las funciones de un buen cuidador domiciliario es detectar los signos de alerta y todo cambio que pueda tener la persona para informarle a la familia y consultar al equipo tratante. También es un facilitador entre la persona y su interacción social, y su principal función es lograr que la persona que atiende tenga la mejor calidad posible de vida dentro de las limitaciones de su estado físico y/o mental, lo que le permitirá tener proyectos de vida y momentos placenteros, a pesar de todo. Para que esto sea posible, se necesita entender qué le pasa a la persona que cuida y cuál es el mejor cuidado que puede recibir.

Se puede recurrir a la orientación del equipo de salud y a diversas instituciones –como Hirsch, Centro de Excelencia para Adultos Mayores y Rehabilitación, www.hirsch.org.ar

Generalmente es la familia la que elige al o a los cuidadores, una tarea difícil porque se está seleccionando nada menos que al cuidador de un ser querido y vulnerable. Es muy importante que en la charla de selección sean muy claros con la tarea que se espera cumpla la persona y que se sean realista en lo que el cuidador puede llegar a realizar.

Si bien las cuidadoras ayudan a la satisfacción de las necesidades de la vida diaria tales como levantarse, vestirse, alimentarse, asearse, trasladarse, hay otras necesidades como la de compañía.

Desde los estudios científicos, cada vez hay más pruebas de que las personas están sanas o enfermas no sólo en relación de lo que ocurre con su biología, sino también en función de lo que ocurre en su entorno y de la calidad de las relaciones que mantienen con el mismo. Por eso es muy importante que el cuidador sea una facilitador de las interacciones sociales.

Por último, y no menos importante, es conveniente que la persona que va a ser cuidada participe en la medida de sus posibilidades de la elección de su cuidador. El buen vínculo que se establezca será la base que permita el cuidado más adecuado.

Si no participa de esta elección sentirá que la familia “le mete a alguien en la casa” sin tenerla en cuenta y que es tratada como un objeto. Es necesario recordar que a pesar de las limitaciones originadas por la fragilidad, sigue siendo un sujeto con derecho a protagonizar su vida.

Mónica Sprega 
Licenciada en Servicio Social y Psicóloga Social
Responsable Servicio de Capacitación Hirsch

Publicado en Febrero de 2014

 

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo