Tango Todo

Elemento agua

Fecha de Publicación: 17 - 12 - 2005.

Elemento agua

Tiene que ver con el océano primario, del cual proviene toda vida… Desde el nacimiento, el ser siente que varios factores intangibles de la vida, representan un papel mayor de lo que normalmente se cree. Este elemento está permanentemente en contacto con sus sentimientos, armonizados con los matices y las sutilezas que otros ni siquiera advierten. Representa el reino de la emoción profunda y de las respuestas sentimentales, abarcando desde las pasiones compulsivas, hasta miedos abrumadores. Aman y aceptan profundamente a la Creación.
Dado que los sentimientos, por naturaleza, son en parte inconcientes, este elemento está muy al tanto del poder de la mente inconciente, ignorando muchas veces estas personas, lo mucho que son motivadas en este aspecto. Cuando están armonizados con las dimensiones más profundas de la vida, son los seres más intuitivos y psíquicamente sensitivos. En ese caso, están en contacto con la unidad de toda la Creación y son capaces de ayudar a los demás por medio de una sensibilidad empática hacia los sentimientos de los semejantes.
La sensibilidad es tan grande y tan pronunciada su vulnerabilidad que, si las reacciones emocionales no se controlan y encauzan apropiadamente, eso puede llegar a un estado de inestabilidad emocional y una predisposición a ser fácilmente influidos por el más leve viento que sople. Sin embargo, su sensibilidad no debe ser considerada debilidad, pues el agua tiene gran fuerza y poder penetrante durante mucho tiempo, sobre todo cuando se encauza de modo concentrado.

Como la naturaleza del agua misma, el Hombre de Agua no tiene solidez o forma propia. De ahí su felicidad, cuando se encauza y recibe forma de otro, sobretodo de la tierra donde encuentran la forma en la que pueden confiar y apoyarse. No le gusta la forma fuerte de las personalidades del fuego o aire y se sienten cómodos con quien sea más bien reservado o reprimido pues sienten mayor sensación de protección y seguridad. Pero, aunque estén calmos por fuera, constantemente hay tormentas que se preparan  en lo más profundo, que los arrastran hacia abajo en el menor descuido.

A este elemento le corresponde el proceso de ganar conciencia a través de una comprensión lenta y segura de los más hondos anhelos del alma. El ser conoce instintivamente que debe protegerse de influencias externas, a fin de asegurarse la calma interior necesaria para la reflexión profunda y la sutileza de percepción. La comprensión de la verdadera naturaleza de sus anhelos y emociones, es a veces un proceso lento y doloroso, pero en la medida que lo enfrente, tiene la seguridad a la larga, de acrecentar su contenido interior.

Desequilibrio del Agua
Ante una falta de agua, pueden manifestarse una vasta gama de problemas psicológicos, emocionales y físicos. El ser tiene mucha dificultad para introducirse en los sentimientos de los otros desde la empatía y comprensión. Igualmente para entrar en contacto con sus propios sentimientos y necesidades emocionales. Esto no significa que en todos los casos carezcan de sensibilidad, sino que inevitablemente tienen problemas al ocuparse de sus propios sentimientos. El mundo de las emociones les parece muy extraño y sienten grandes peligros para conectarse con ellas. En casos extremos, se dan personas frías e insensibles. Se destacan por su antipatía y rara vez se relacionan emocionalmente con alguien. Suelen desdeñar en los demás los sentimientos, incapaces de ver en los otros, su propia dificultad. En su intento por ser autosuficientes, niegan a menudo por completo, su naturaleza emocional.

Una falta de agua se manifiesta también como desconfianza hacia el conocimiento intuitivo. En algunos casos, el principal problema de estas personas, es que no confían en sí mismas, puesto que desechan por lo general sus sentimientos, por fastidiosos sin importancia. Resisten los esfuerzos de los otros por sacarlos de su vacío emocional, mientras que a la vez, harán esfuerzos inconcientes por atraer a los demás lo que demuestra aún más su aislamiento, miedo y aflicción anterior.

Para equilibrarse, sería muy positivo  que abrieran poco a poco el estanque de sus emociones y sentimientos a los efectos que salgan a la superficie, liberando de esta manera el dolor y sufrimiento que acumularon durante interminables períodos de tiempo. Temen terriblemente el dolor, y el resultado es que su esfuerzo por ignorar el dolor, les asegura que experimentarán más dolor.

En el nivel físico la falta de agua se manifiesta como perturbaciones generalmente graves, debidas a excesiva toxicidad. El agua es la energía que limpia. Por lo tanto, estas personas suelen "envenenarse" lentamente por la acumulación de desechos emocionales.  Por lo tanto lo aconsejable como terapia, es una gran purificación a nivel psíquico y emocional.

Ante un énfasis del elemento agua,  pueden sentirse lanzados a la deriva en un botecito sin brújula ni timón. Son muy influenciables e impresionables, encontrándose con pautas emotivas sobre las que se sienten sin control. Son muy sensibles ante cualquier experiencia y proclives  a una intuición muy penetrante o una gran reacción ante el más mínimo estímulo. Ante situaciones fuera de control y cuando estas personas funcionan habitualmente con un sentido de autoprotección, los miedos, las pautas negativas de reacción y la timidez, podrán desvitalizarlas completamente.

El ser abrumado por las emociones cotidianas, desgasta a las personas que le rodean y al sentirse que no pueden imponerse a las tensiones con el mundo externo, pueden rápidamente recogerse en su vida interior o a escapar de los desafíos de la vida.

Estas personas encuentran su equilibrio una vez realizada su "autoabsorción"  (pues llegan a anegarse de agua) en una profunda vida espiritual en acción, dedicándose a un ideal. Son muy imaginativas y tienen una profunda intuición y captación de las realidades espirituales y ocultas. También pueden ser personas muy egoístas que, enmascaradas bajo un ideal, exigen que los demás completen su vacío interior. Es muy difícil comprender a estas personas, salvo que uno pueda darse cuenta que tienen hondos anhelos e inseguridades que ellas son incapaces de ver. Hasta que estos anhelos no se aclaren en su conciencia, estas personas difícilmente podrán ayudar y comprender a los otros. Hasta que estos anhelos sean identificados como "deseos"  del alma les será muy difícil contar con su óptima fuerza. Más que en cualquier otro elemento se van a los extremos. En el nivel físico el cuerpo está eliminando permanentemente venenos y toxinas como residuos emocionales. La eficiencia de este proceso de purificación, depende de la conciencia de la persona.

En equilibrio, expresan con plenitud las supremas cualidades espirituales: amor, compasión, devoción y simpático auxilio. Estos seres, pertenecen a la minoría.

María Ester Abal Vella
Astróloga y Terapeuta Floral

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo