Red Seguros

Ella Fitzgerald

Fecha de Publicación: 19 - 01 - 2006.

Quien es quien en el jazz. hoy:



La historia de los cantantes de jazz (y no hago diferencias entre
hombres y mujeres) se divide en un antes y un después de Ella
Fitzgerald. O entre Ella y todos los demás. Dotada de un registro vocal
de casi cuatro octavas, podía extenderse interminablemente improvisando
alrededor de una l?nea mel?dica, sin repetir ni una sola frase.
Guardaba en su garganta, toda una orquesta, imitando tanto al sonido de
la trompeta como al del contrabajo y son c?lebres sus contrapuntos con
distintos másicos cantando como si fuera un instrumento musical.

Naci?
en Newport News, estado de Virginia, sure?o y segregacionista, el 25 de
abril de 1917. Es muy poco lo que se sabe de su primera infancia. Su
padre muri? siendo ella muy pequeña, y cuando su madre vuelve a
casarse, se trasladan con su padrastro al barrio neoyorquino de
Yonkers. Pocos años después muere su madre, y es entonces que Ella se
escapa de su casa huyendo de un padrastro abusador. El resto de su
infancia transcurre en las calles de Harlem, donde para sobrevivir
ganaba alg?n dinero cantando y bailando en las veredas, y avisando a
las prostitutas cuando se acercaba la policía

A los 16 años y a raíz de una apuesta con unas amigas, se presenta en
un concurso para elegir bailarinas, pero en el momento de concursar se
puso tan nerviosa que en vez de bailar se puso a cantar. Quiso Dios que
entre los presentes en ese lugar, se encontrara un notable másico de
jazz: Benny Carter, quien hizo que la escuchara Chick Webb, director de
una de las bandas de jazz “top” de esos momentos. Chick Webb no solo la
contrata para cantar en su orquesta, sino que junto con su esposa se
transforman en sus padres espirituales. La llevaron a su casa y le
dieron un hogar. La vistieron, la educaron, le enseñaron incluso a
caminar y un año después grababa su primer disco con la orquesta de
Chick. Cinco años después, en 1939, al morir Chick Webb, Ella trata de
conservar la banda unida y se transforma en su directora, aunque no por
mucho tiempo. A los 20 años ya era una leyenda en Harlem.

Como muchos másicos negros contemporáneos suyos, sufri? infinidad de
humillaciones, por el color de su piel. Desde tener que entrar y salir
por la puerta de servicio de los lugares en que actuaba, a dormir
sentada en los onmibus en que se trasladaba con sus másicos en las
giras, pues le negaban el acceso a los hoteles.

Se casí dos veces. Su segundo marido fu? el famoso contrabajista Ray
Brown, padre su hijo Ray Brown Jr., también másico de jazz.

Cant? con Louis Amstrong, Count Basie, Duke Ellington, Benny Goodman,
Charlie Parker, Oscar Peterson y tantos otros másicos de gran
prestigio. Tony Bennet considerado el mejor cantante por el mismásimo
Frank Sinatra, dijo de ella: “Ella Fitzgerald, esa es mi idea de lo que
es ser un gran cantante. No hay nadie mejor”. Ella era muy t?mida y muy
insegura para hablar, y por esa raz?n dejaba que las canciones hablaran
por ella. Muri? el 15 de junio de 1996, pero vivir? por siempre en el
recuerdo de los millones de admiradores que tuvo, tiene y tendr?
alrededor del mundo, mientras se sigan oyendo algunos de los cientos
de temas que dej? grabados para deleite de aquellos que la seguimos
amando.

Beatriz Moure
Bar Gandini

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo