DAL Comunicación

¿Es importante para un niño creer en papá noel y en los reyes?

Fecha de Publicación: 08 - 02 - 2006.

Lo
es
en
la
medida
en
que
dichas
creencias
vayan
de
la
mano
de
la
sociedad
en
la
que
el
niño
forma
parte.
Son
creencias,
mitos,
que
la
sociedad
forja.
Toda
sociedad
tiene
y
tendrá
sus
mitos.
Estos
junto
con
otros,
forman
parte
de
la
nuestra.

Para
el
cristiano,
los
Reyes
recrean
aquel
momento
del
encuentro
con
el
niño
Dios
y la
entrega
de
presentes.
El 6
de
enero
pasó
a
ser
la
noche
en
que
un
sueño
puede
ser
realidad;
en
este
caso
todo
niño
puede
pedir
el
regalo
que
quiera
y si
“se
porta
bien”,
los
Reyes
se
lo
traerán.
¿Pero
acaso
no
es
un
modo
para
los
padres
de
pensar
que
este
otro
niño
es
una
“bendición”
como
lo
fue
aquel?
¿Qué
este
otro
niño
tiene
algo
de
inocente,
de
angelical
como
aquel?
Y en
el
acto
de
la
entrega
de
presentes
¿no
se
transforman
ellos
en
esos
Reyes
que
van
a
bendecir
a
este
otro
inocente
que
trajo
un
soplo
de
creencia
ya
perdida
en
sus
vidas
de
adultos?

Papá
Noel
en
cambio
parece
remontarse
al
siglo
III
o IV
en
Turquía
donde
todos
los
6 de
diciembre
se
ofrendaba
a un
tal
San
Nicolás,
santo
patrón
de
comerciantes
y
niños,
hombre
rico
y
generoso,
que
con
el
tiempo
y
con
la
cristianización
de
los
países
nórdicos,
terminó
confundiéndose
con
un
santo
vikingo.
De
este
modo
el
Sinterklaas
holandés
se
confundió
con
el
Santa
Claus
o
Santa,
con
el
Papá
Noel
o
Papá
Frío
de
la
URSS
(Dedek
Mraz).
¿Qué
le
pedían
a
este
santo?
Inviernos
suaves
y
regalos
para
los
niños
¿comida?.
Tal
vez,
porque
los
duros
inviernos
condenaban
a la
población
al
hambre.
Razón
que
explica
los
arbolitos
nevados,
los
bonetes
invernales
y el
tipo
de
comida
acorde
con
el
hemisferio
norte.

Lo
cierto
es
que
finalmente
Papá
Noel
terminó
vestido
de
rojo
y
tal
cual
lo
conocemos,
acorde
con
el
logo
de
una
multinacional.
Esta
vez
es
un
buen
y
gordinflón
abuelo
que
a
falta
de
nietos,
hace
suyos
a
todos
los
niños
del
planeta.
Sólo
un
niño
puede
creer
y
pensar
que
es
posible
que
este
abuelo
viaje
por
los
cielos
en
aquel
trineo
y
que
en
esa
única
bolsa
tenga
todos
los
regalos
de
los
niños
del
mundo.
Pero
claro,
cuando
aquí
es
de
noche,
allí
es
de
día
y
esto
le
da
tiempo
a
volver
y
reponer
más
regalos
para
seguir
repartiendo.

Pero
¿de
dónde
saca
tanta
plata?…”

Es
un
hombre
muy
rico!!”

-responden
otros.
¿Pero
porqué
regalar
todo
su
dinero
así?”

Porque
es
bueno”

-concluyen
otros.

Pero
la
cuenta
no
cierra.
A
poco
de
andar
se
preguntan

¿cómo
sabe
si
me
porte
bien
o
mal?
¿Uds.
lo
vieron?
¿alguien
lo
vio?…


El
no
puede
volar,
no
debe
ser
cierto
.
Y
así
lentamente
el
mismo
raciocinio
va
haciendo
caer
el
mito,
se
siembra
la
duda
y
ahí
viene
ese
niño
ya
“avivado”
o a
veces
los
mismos
padres
que
“certifican”
que
era
¿mentira?

No
fue
mentira,
fue
ilusión.
Ilusión
necesaria
para
el
primer
tiempo
de
la
infancia,
como
lo
muestran
cualquier
libro
de
cuentos
infantiles
que
hace
hablar
a
conejos,
da
vida
a
hadas
o
muestran
la
valentía
de
esos
super
héroes.
Ellos
tampoco
existen,
sin
embargo
los
niños
creen
en
ellos
porque
creen
que
es
posible
que
haya
alguien
todo
poderoso
que
todo
lo
puede.
¿Un
dios
infantil?
Pero
acaso
los
padres
no
son
para
ellos
dioses
que
también
pueden
hacer
lo
imposible,
desde
el “voy
a
llamar
a mi
papá
y ya
vas
a
ver
lo


que
te
va a
hacer

o “si
fuese
mi
papá
seguro
le
hubiese
dado
una
trompada
a
ese
ladrón
y
listo

mi
mamá
me
lo
dijo
y si
ella
lo
dijo…
es
así

Mis
papás
dicen
que
Papá
Noel
existe
y
que
ellos
lo
vieron
cuando
eran
chicos

-argumento
irrefutable.
Tan
irrefutable
es,
que
al
momento
de
buscar
“la
verdad”
será
a
ellos
y
sólo
a
ellos
a
los
que
recurrirán
para
que
digan
la
última
palabra.
Porque
ellos
no
se
equivocan
y
ellos
no
pueden
mentir.

Claro,
ya
llegará
el
tiempo
en
que
los
padres
serán
más
humanos,
menos
perfectos,
pero

este
nuevo
conocimiento
no
es
sin
dolor.
Que
los
padres
puedan
equivocarse,
que
puedan
no
saber
todo,
que
puedan
hacer
cosas
malas,
es
una
terrible
herida
que
todo
niño
transita.
Momento
en
el
que
el
velo
de
la
inocencia
cae
y la
infancia
va
terminando.
¿Por
qué
apresurar
los
tiempos?


Lic.
Stella
Maris
Gulian

Docente
y
Supervisora
Centro
Dos

Asistencia
y
docencia
en
Psicoanálisis

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo