DAL Comunicación

Gatos prolijos

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.



Desde Chile, el lector Marcos Fuenzalida comparte con nosotros este artículo escrito por la Dra. Navarrete-Talloni

El baño

A la mayoría de los gatos no les gusta el agua, y esto se debe a que no
han sido acostumbrados desde pequeños a esta rutina. Los baños se
pueden comenzar a realizar cuando los cachorros tienen 3 meses de edad.
La frecuencia de los baños varía bastante del aseo que el mismo gatito
se realice a si mismo pero no debe ser bañado más de 2 veces por mes.
Este procedimiento debe realizarse siempre con agua tibia en un lugar
templado y sin corrientes de aire. Existen una serie de enfermedades
dérmicas que afectan la piel de los gatitos y cuyo tratamiento depende
de un baño, por eso es de suma importancia realizar estos baños
agradables que incrementan la confianza del gatito con sus dueños y
permitirán en un futuro realizar tratamientos de manera segura y
adecuada.

La última precaución es que debe quedar bien seco para lo cual es
conveniente comenzar el secado con toalla y terminarlo con un secador
de pelo. Se recomienda utilizar un secador lo más silencioso posible
para que el gatito no se asuste con el ruido.

Corte de uñas

Es recomendable que este procedimiento lo realice el Médico Veterinario
por el riesgo que implica cortar la arteria y la pequeña vena que
irrigan este sector en los gatitos. Además incrementa la tolerancia de
los gatitos a la manipulación de las personas.

Cepillado de dientes

El cepillado de los dientes es una buena medida para evitar la caída
prematura de los dientes y prevenir algunas afecciones en las encías y
dientes. Además incrementa la tolerancia a las personas.

Cepillado

Aunque el gato es un animal extremadamente limpio, es conveniente hacer
un cepillado periódico. En los gatos de pelo largo el cepillado debe
hacerse en forma diaria o día por medio (a pelo y contrapelo) para
eliminar los pelos sueltos y evitar que el gato al lamerse se los
trague y se forme una bola de pelos que dificulte la eliminación de las
fecas del gatito normalmente.

Hay que desenredar y tratar de deshacer los nudos o pelos apelmazados
en forma muy suave para que nuestra mascota no tenga un recuerdo
desagradable de este evento y así poder realizarlo con la frecuencia
requerida.

En los gatos de pelo corto, esta tarea puede ser realizada tan sólo 2
veces por semana y se hace en la misma dirección de los pelos.

Dra. Daniela Navarrete-Talloni
Médico Veterinario

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo