Tango Todo

Gente en la historia de San Isidro: Mariquita Sanchez Thompson

Fecha de Publicación: 29 - 02 - 2008.

En este mes de la mujer, quiero recordar de modo especial a María Josefa Petrona de todos los Santos Sánchez de Velazco y Trillo viuda de Thompson y Mendeville. Nuestra Mariquita Sánchez de Thompson, nacida el 1° de noviembre de 1786.

Protagonista de una parte importantísima de la historia  de nuestra patria, Mariquita supo describir como nadie los últimos días del Virreinato y los días previos a mayo que contienen el secreto de la rebelión. Muchas veces sus palabras y sus escritos cayeron en saco roto y otras veces causaron revuelo nacional. Escribió sobre las invasiones inglesas: “nuestra gente de campo no es linda, es fuerte y robusta, pero negra. Las cabezas como redondel, sucios; unos con chaqueta, otros sin ella, unos con sombrerito chiquitos encima de unos pañuelos atados a la cabeza. Cada uno de un color, unos amarillos, otros punzó, todos rotos. Andan en caballos sucios, mal cuidados, todo lo más miserable y más feo. Las armas sucias, imposible dar ahora una idea de esas tropas. Al ver aquel día tremendo dije a una persona de mi intimidad: si no se asustan los ingleses de ver esto no hay esperanza”. Admiraba a los ingleses (la fascinación por lo extranjerizante), le parecían cultos, apuestos y admirables. Eso no quiere decir que fuera a hipotecar su patria a manos de ese ejército.

Precursora de muchas costumbres, el primer coche de pescante y con caballo fue suyo, y fue la única mujer que  viajó en el Druid, primer vapor que recorrió el Río de la Plata en 1825.

Sus padres le habían buscado candidato para casarse, Diego del Arco un viudo mayor y adinerado, pero ella estaba muy enamorada de su primo segundo, Martín Jacobo Thompson. Como su familia se oponía a esta relación, la encerraron en la Casa de Ejercicios Espirituales, y Martín se disfrazaba de vendedor ambulante para verla en secreto, con la complicidad de los sirvientes. El mismo Virrey Sobremonte intervino para que la boda se realizara, y así fue como en 1805 logró casarse con el gran amor de su vida. Martín era militar y fue enviado en Misión diplomática a Estados Unidos. A su regreso estando enfermo murió en altamar. A veces la historia tergiversa algunos hechos y la fecha de deceso de Thompson es una de ellas. Según ciertos escritos dicen que fue en Octubre de 1819 y que ella en abril se casa con Mendeville violando la ley que establecía que una persona puede contraer nuevas nupcias luego de un duelo de 9 meses.  Su matrimonio con el Cónsul francés Juan Bautista Washington de Mendeville, no fue próspero ni feliz  después de unos años de matrimonio se separaron. El tenía muchos títulos pero era poco dotado en varios aspectos, no quería trabajar y no contaba con  un capital acorde a las pretensiones de una mujer de la alta sociedad como Mariquita. Ella le cuenta a su amigo Juan Bautista Alberdi en algunas cartas que su marido le dilapidó su fortuna, herencia de sus padres, en juegos, bebidas y mujeres de mala reputación. Mendeville finalmente la abandonó y regresó a Francia para terminar sus días solo y ciego. Murió en 1863.

Muchos de los hombres de la generación que fue proscripta por Rosas, se formaron cultural, sentimental y espiritualmente en las salas de su casa, entre ellos Echeverría, Gutiérrez, Alberdi y Varela quienes se deleitaron con sus conversaciones. Juan Manuel de Rosas la admiró a su modo, eran amigos desde la niñez. Sus amistades eran seducidas por su juventud y sus frescas ideas. No se amoldó a la sociedad pacata de principios del siglo XIX, fue una visionaria. Estuvo proscripta por ser contraria a las ideas del Restaurador, debió refugiarse en Montevideo por 13 años y vender la casa de San Isidro en 1829, que había heredado a la muerte de su padre en 1802. Al regreso de su exilio, reabrió sus salones y reunió nuevamente a los intelectuales de la época. Fue presidenta de la sociedad de Beneficencia creada por Rivadavia, inspectora de escuelas, luchó para que la mujer estuviera escolarizada, en una época donde no se le permitía tener una profesión. Dueña de una cultura sobresaliente, fue una gran escritora, mantiene correspondencia con los intelectuales de la época.

Entre los hechos que la involucran, se dice que montaba a caballo sobre el lomo directamente vestida de hombre, que fumaba, que tuvo una relación secreta con Domingo Faustino Sarmiento… Se afirman muchas cosas, pero nadie puede negar que fue una mujer única, una precursora, una adelantada al tiempo y a la historia, una relacionista pública y experta en marketing, del siglo XIX, que no se quedó en la postura pacata y cómoda de la sociedad Virreinal disfrutando de su herencia afortunada, puso sus bienes al servicio de los más necesitados, abrió los salones de su casa para bailes de beneficencia, le quiso dar un lugar a la mujer en una sociedad que le cerraba todas las puertas.
A los 82 años el 23 de Octubre de 1868, muere esta mujer, referente de la sociedad colonial, de la cultura y la política, dejando una huella en el camino para que otros la siguieran.

Mariela Alejandra Alí

Marzo de 2008

 

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo