Red Seguros

George Gershwin

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

Quien
es quien
en el
jazz.
hoy:

¡George
Gershwin! Su solo nombre trae a la memoria nostálgicas evocaciones de
la era del jazz, los ruidosos años 20, comedias musicales en gloriosa
profusión brotando de su creatividad y su fértil imaginación. Gershwin
representó todo eso y por supuesto mucho más. Sus composiciones
serias, que confundieron a los críticos en sus primeras ejecuciones,
continúan siendo aún hoy altamente populares en los repertorios de
conciertos, y los temas que escribió para comedias musicales de
Broadway o para películas filmadas en Hollywood, permanecen hoy,
tranformadas en “clásicos” y “standards” del jazz instrumental y
cantado. Su música fue el resultado de su personal manera de sentir al
jazz, con los estilos negros mezclados con lo europeo, y caracterizada
por melodías al mismo tiempo bellas y pegadizas, acentuadas
maravillosamente por un complejo patrón rítmico. Imposible no salir a
bailar oyéndolas.
Fue energía pura. Fue prácticamente autodidacta
en el aprendizaje del piano. A los quince años dejó el colegio para
dedicarse a lo que más amó: su música. A los diecinueve años ya era
famoso gracias al enorme éxito de “Swanee” popularizada en la voz de Al
Jolson. Se codeó con ricos y famosos de su época, tanto norteamericanos
como europeos, fue un atleta natural (no dejó deporte sin practicar),
pintor de considerable talento, hombre generoso y sociable con un gran
ego que lo ayudó a promoverse y a promover al mismo tiempo a otros
músicos y compositores talentosos, tales como Vernon Duke, Oscar Levant
y Arnold Schoemberg.
Nunca experimentó un “vacío” de inspiración; fue igualmente adepto a
componer música a la que después se le sumaban las palabras (mayormente
las letras de estas canciones las escribió su hermano Ira), como a
escribir las partituras musicales para libros teatrales que le
presentaban, de los que salieron exitosas comedias musicales luego
llevadas al cine, o como con la ópera “Porgy and Bess”.
Nada amó más que a las reuniones y fiestas donde monopolizaba la
atención de la gente con su piano, tocando y cantando sus propias obras
para sus amigos que lo adoraban.
George Gershwin , cuyo verdadero nombre era Jacob Gershovitz, nació en
Nueva York el 26 de septiembre de 1898. Fue el segundo de los cuatro
hijos nacidos del matrimonio de inmigrantes rusos Morris y Rosa
Gershovitz. De hecho, el piano familiar se compró para el mayor de los
hijos, Ira, de quien se suponía debía ser quien estudiara música, pero
fue George (que en ese entonces tenía seis años) quien inmediatamente
se interesó en él y rápidamente comenzó a tocar de oído. Sus padres
contrataron para él a un profesor de piano, pero recién comenzó a
estudiar piano seriamente alrededor de los doce años; a los quince
abandonó la escuela para dedicarse de lleno a sus estudios musicales. A
los dieciocho empezó a trabajar como pianista en una editora musical a
la que los compositores de canciones llevan sus obras con la esperanza
de verlas editadas y a la que concurrían cantantes buscando temas
nuevos. Fue así que cuando tenía diecinueve años el gran Al Jolson
populariza su tema “Swanee” tranformándolo en un éxito extraordinario
que en menos de un año había vendido más de dos millones de discos. Le
siguieron temas como “El hombre que amo”, “Señora sea buena”, “Tengo
ritmo”, “Que es eso que llaman amor” y cientos de composiciones
imposibles de enumerar que han pasado a ser patrimonio del acerbo
musical popular de los Estados Unidos, eso sin entrar a considerar lo
que aún hoy significan en el repertorio de conciertos de grandes
orquestas sinfónicas composiciones como “Rapsodia azul” o “Concierto en
Fa”.
En 1935, después del suceso de su ópera “Porgy and Bess”, el cine
despierta su interés, se traslada a California y se instala en
Hollywood donde comienza a escribir música para las grandes comedias
musicales que por entonces protagonizaban figuras como Fred Astaire,
Ginger Rogers, Jeannette MacDonald, Joan Fontain y tantos otros
bailarines y cantantes de la época.
A principios de 1937 comienza a sentir fuertes dolores de cabeza,
mareos y pérdidas de memoria sin que los médicos que lo atendían
pudieran descubrir la causa, hasta que el 9 de julio cae en coma y se
le diagnostica un tumor cerebral del que es operado inmediatamente. Dos
días después, el 11 de julio de 1937, muere sin haber despertado del
coma, dos meses y medio antes de cumplir los 39 años. Con él se fue
prematuramente uno de los más creativos músicos norteamericanos.
El novelista John O’Hara sintetizó en una frase la actitud del pueblo
que se negaba a aceptar la muerte de Gershwin al decir: ” No tengo
obligación de creerlo, si no quiero hacerlo”.


Beatriz Moure
Bar Gandini

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo