Tango Todo

Giuseppe Arcimboldo

Fecha de Publicación: 04 - 07 - 2007.

Lo más importante que le puede pasar a un artista, aparte de adquirir constantemente conocimientos, es que logre gracias a estos mismos y a la mano de Dios obtener una imagen propia, entendible y reconocible. Por ejemplo Santana el famoso guitarrista; ¿quien puede negar que es el que esta tocando “el idioma de dios”? como decía Beethoven.

Algo que tampoco se puede conseguir por ningún precio para ser un artista y también viene de la mano de nuestro creador es el sentimiento. Estando mi madre (Yeye) pupila en el año 1941 en el colegio “Nuestra Señora de la Misericordia” de La Plata, una compañera que estaba un año mas adelantada, le regaló una estampita con la siguiente dedicatoria: “Busca en el humano la obra del artista eterno, trata de encontrar en ella el reflejo mas fiel del hacedor. Si no puedes llegar a esto por medio de la razón haz uso del sentimiento y del idealismo” Maruja García Martinez.

Creo que esta pequeña introducción sirve para entrometerse en la vida de Don Giuseppe Arcimboldo o Arcimboldi como él mismo firmaba también sus cuadros. Nació, se cree, en Milán en el 1527 y murió en la misma ciudad, como consta en los registros, a la edad de 66 años; el 11 de julio de 1593. A partir del 1563 pinta su famosa serie el invierno, la primavera, el verano y el otoño; esta última se da por desaparecida.

Su singular obra realizada a partir de esa fecha, lo catapultó a la fama y al asombro de los poderosos de su época, como así también a asombranos a nosotros. ¿Cómo llegó a esto? ¡Nadie lo sabe! Tal vez  observando los cuadros del Bosco, Cranach, Grien, o a lo mejor los cuadros de nuestro querido simbolista Don Brueghel.

En la corte del Emperador Maximiliano II de Austria, Giuseppe tan creativo e inquieto como el gran Leonardo; se dedicó a distintas actividades: la decoración teatral, la arquitectura, la ingeniería, la ingeniería hidráulica y todo lo que se le ocurriera; teniendo de esta forma una grandísima influencia sobre su majestad el Emperador.

Se podría decir que sus pinturas elaboradas con la técnica de figura y fondo serian otro de los antecedentes del surrealismo, en definitiva de la vasta imaginación del hombre que lamentablemente sufre en nuestra época un impasse, donde falsos copistas son artistas. Tal vez por el olvido de la historia o a lo mejor por la falta angustiante del símbolo.

Arcimboldo nos da fuerzas al observar sus intrincados retratos como el del agua; creo que es el que mas me gusta, donde una raya es una mejilla y una boca en realidad un tiburón. O el retrato del fuego, el cual es conformado por lo bueno y lo malo para lo que es utilizado. Se podría hablar horas de Giuseppe, pero una sola imagen suya lo dice todo “El reflejo más fiel del hacedor”

Arq. Omar Berengeno
Abril 2007

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo