DAL Comunicación

¿Hoy te toca a vos, mañana me toca a mí

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.


Acerca de los sentimientos de venganza

La venganza se refiere a todo acto donde se pone en juego la búsqueda
de satisfacción para compensar un daño o un agravio recibido de otra
persona. Esta satisfacción puede ser lograda mediante acciones reales o
bien dentro del ámbito de la fantasía.

Si una persona se siente muy agraviada por una ofensa proveniente de
otra persona aumenta su monto de agresividad. Estará muy sensible a
todo signo que le recuerde consciente o insconscientemente este
agravio. La venganza tiene que ver con el manejo de la agresión en la
forma más brutal donde imperan códigos implícitos bajo los cuales se
someten determinados grupos de personas.

Entre los seres humanos se han creado leyes y otros códigos de
convivencia que reglamentan las acciones que pueden ser consideradas
como agravios y los castigos correspondientes. La venganza se
diferencia de la justicia en tanto y en cuanto para la justicia las
leyes y los códigos de convivencia son explícitos, ordenados y
consensuados de acuerdo a cada cultura.

Sin embargo, los sentimientos humanos giran alrededor de la
ambivalencia, vale decir que aquello que es amado también puede ser
odiado, mas allá de las normas de convivencia.


Hamlet, Príncipe de Dinamarqua. Acto 1 escena 4
Henry Fuseli

En
los textos de psicoanálisis encontramos un ejemplo para describir esta
situación que lo toman tanto Freud como Lacan. Me refiero al “Hamlet”
de Shakespeare que trata sobre los avatares de un príncipe de Dinamarca
llamado “Hamlet”. Al morir su padre, su madre, Gertrudis, se casa
inmediatamente con su cuñado Claudio, el tío paterno del príncipe. Esta
situación le es intolerable . Una noche se le aparece el fantasma del
padre muerto , y le cuenta que en realidad, Claudio, su hermano lo
había matado para ocupar su lugar y le exige venganza; o sea sacar del
medio a quién ocupó su lugar. Hamlet no puede cumplir con este pedido
dado que se le produce un conflicto neurótico, donde el odio que
debiera impulsarle a la venganza se transforma en reproches contra sí
mismo; dado que él en algún momento de su vida pensó hacer lo mismo que
hizo Claudio, matar al padre y ocupar su lugar junto a su madre. En
este caso la agresión se diversificó y en la obra Hamlet mata por
confusión a otros personajes.

Para
ubicar con mayor precisión los actos de venganza me referiré a que
provienen generalmente de personas que están muy atentas tratando de
percibir en quienes los rodean actitudes de odio dirigidas hacia ellos.
Esto se denomina mecanismos paranoides y se expresa “no soy yo, son
ellos”. En realidad los sentimientos de odio pertenecen a esta clase de
personas que son transformados mediante un mecanismo de defensa llamado
proyección. En lugar de expresarlo “yo lo odio” este sentimiento se
convierte en “Él me odia”. La proyección es utilizada de manera
inadecuada. Estas personas tratan de justificarse constantemente viendo
los defectos en los demás y no llegan a reconocer que lo que ven en los
demás son en realidad sus propios defectos. Muchas veces se crean
estados delirantes basados en estas percepciones.

En la bibliografía psiquiátrica se destacan las personalidades
querellantes. Esta gente vive defendiendo su honor y sus derechos.
Pueden llegar a realizar numerosas acciones judiciales para restablecer
su prestigio dañado. Cuando no lo logran se valen de la amenaza y de la
persecución hacia quienes señalan como sus “enemigos”. Estudiar a estas
personalidades pertenece también al ámbito de la criminología.

La venganza es como un cuento cíclico que nunca llega a su fin, porque
quienes piensan en venganza no dejan de tener una idea fija acerca de
un daño. Al exigir reparación en forma constante podemos decir que
estas personas no llegan a pacificarse consigo mismas, o sea que
sienten que reciben escasa satisfacción en todos los órdenes de la
vida. Se creen muy especiales sintiéndose con derecho a dominar a otras
personas.

Por último quiero mencionar que los pensamientos de venganza llegan a
constituirse como una ideología política, semilla de una guerra.

Bibliografía:

  • S. Freud- Obras Completas- Observaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia, La interpretación de los sueños.
  • J. Lacan- Seminario 10
  • Diccionario de la Real Academia Española.
  • Henry Ey – Tratado de psiquiatría.

Adriana Strauss
Psicóloga

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo