Tango Todo

Huertas biodinámicas y familiares

Fecha de Publicación: 11 - 01 - 2006.

Jorge Giusto es un administrador rural que además de dar clases de huertas biodinámicas y familiares, enseña a gente humilde que teniendo terrenos no sabe cultivar. Su experiencia revela los beneficios curativos de trabajar en una granja, ya que en muchos casos sirve de terapia. La técnica que utiliza viene de la agricultura antroposófica, que se basa de un calendario lunar y del ciclo de las constelaciones.

La biodinámica es una técnica poco conocida por los agricultores convencionales, sin embargo hoy muchas familias la eligen a la hora de hacer una huerta en el fondo de sus casas. Así lo plantea el administrador rural y fundador de la Sociedad de Agricultores Biodinámicos de América del Sur, Jorge Giusto, quien desde hace cinco años da clases de huertas familiares orgánicas y biodinámicas en el Instituto Therapeuticum San Rafael, situado en un mini complejo de locales naturistas del barrio de Saavedra.

El método que emplea proviene de la Antroposofía (cuyo creador fue el austríaco Rudolph Steiner), y se basa en el cultivo y la cosecha de plantas medicinales a partir del Cosmos.


Jorge y sus alumnos

Lo que diferencia a la agricultura biodinámica de la común es que se lleva a cabo mediante un calendario que va indicando las fases de la luna en relación a los 28 días que ésta tarda en completar el giro de las 12 constelaciones. Cada una de éstas corresponde a cada parte de la planta siguiendo un esquema: está el ciclo de la tierra que se relaciona con la raíz de la planta, del agua que se enlaza con la hoja, del aire con la flor y, por último, del fuego que se vincula con el fruto y la semilla.
Este método también indica los días que no son aptos para el cultivo, como en los que ocurren eclipses, aquellos otros en que los nodos lunares no realizan el tránsito más adecuado o los perigeos (los días en que la luna está mas cerca de la tierra).
Giusto se especializó sobre la biodinámica de las plantas y cultivos orgánicos en España, Suiza y Alemania y además de los cursos que da en el instituto, se encarga de asesorar, planificar y emprender huertas familiares: "La idea surgió de los mismos alumnos del San Rafael. Ellos sugirieron emprender este proyecto para la gente que no puede concurrir a los cursos o para amigos a quienes les dábamos una mano en las huertas orgánicas y sobre todo en las familiares. También porque hay gente que tiene un terreno de fin de semana o campos y quieren autoabastecerse".


Huerta de plantas medicinales

Por otro lado, los cursos están planteados sin fines lucrativos: "Damos becas a la gente que no puede pagarlos. Tratamos de que no sea privativo para nadie porque no es una meta comercial", dice Giusto. Compartiendo su solidaridad, Jorge, cada tres meses viaja a Salta para enseñar en un colegio de niños descendientes de indígenas, en el pueblo de Colomí, en los Valles Calchaquíes. "Les inculco como hacer una huerta a estos chicos porque ya lo llevan en la sangre, a diferencia de los chicos de acá, sienten un mayor respeto y amor por la tierra, y lo único que les hace falta es alguien que les enseñe a trabajarla".

Mayores informes sobre "Huerta orgánica y biodinámica" en el Therapeuticum San Rafael Ramallo 2606 – Capital Federal

Carolina González Murillo

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo