Red Seguros

Iniciándonos en el camino de la Astrología Maya (Parte III)

Fecha de Publicación: 15 - 01 - 2007.

Esta serie de artículos sobre astrología maya no tienen una secuencia lógica (racional). Tienen una secuencia intuitiva. Cada artículo está conectado con el anterior desde una lógica intuitiva donde cada uno puede tomar lo que necesita.

La astrología maya es una astrología plagada de contradicciones, como toda buena ciencia astrológica.

Las contradicciones implican polaridades, complementaciones constantes. Lo que se complementa se opone, lo que se opone choca … hasta que se integra.

Este “se integra” es un proceso muy complejo que no se logra en un curso de fin de semana.

Los mayas tenían muy en claro esto, por eso las descripciones de cada signo eran duales, para que cada uno lo interpretase según su comprensión. La comprensión refleja el nivel de evolución que tenemos. Esta comprensión se refleja en la acción.

Habían estudiado el comportamiento de los animales y aproximaron una relación animales – características de personalidad (tal como los chinos). Este tipo de astrología es entretenida aunque es difícil realizar cambios duraderos a través de ella.

El único que produce cambios es el espíritu. De allí que se volcaron al estudio vivencial de los astros para conectarse con seres de mayor comprensión que la que tenían. Como lo hemos mencionado su propia civilización tiene cuna en estos seres.

De allí surgió la conciencia de comunidad y una astrología comunitaria integrada a la armonía que el cosmos refleja en distintos aspectos. Por eso su astrología refleja esta coherencia.

Posteriormente, cuando hace poco surgió el calendario maya, éste sintetizó la concepción astrológica ancestral de los mayas. Si bien puede parecer complicado al neófito, el calendario maya no es para complicarse intelectualmente.

Antes de aprender es necesario desaprender. Esto lo podemos lograr relajándonos y aceptando ser los raros de los grupos, excluidos – incluidos, aceptados – rechazados, espirituales – materialistas, pacientes – impacientes, cercanos – distantes, armónicos – conflictivos, morales – inmorales. Esta es la base de la astrología: animarse a jugar con los opuestos. No es necesario que estudiemos. Comencemos por sentir lo que sale y seamos.

Esto puede llegar a sernos más difícil que llegar a ser grandes astrólogos. Somos la astrología viviente de los mayas. Nuestros desafíos y aprendizajes astrológicos se encuentran en nuestro vivir cotidiano.

Los mayas, al ir empapándose de esto fue que decidieron ir creando una consciencia comunitaria. A nosotros nos maravilla esto porque nos cuesta muchísimo esto. No hicieron nada el otro mundo. Fueron normales con la armonía general. Lo anormal es como vivimos nosotros.

Antes de hacer otra cosa, miremos por la ventana de nuestra vida y nuestra casa. ¿Qué vemos? ¿Cómo está nuestra vereda? ¿Cómo está la gente que vive cerca nuestro? ¿Cómo nos sentimos? ¿Sentimos la energía del espíritu?

El espíritu es ingobernable, solo podemos dejarnos llevar por él. Ahora asegurémonos que nos lleva él y no nos están manipuleando disfrazados de espíritu.

Continuará ….

Lic. Felipe Manuel Sapag
elaguila807@yahoo.com.ar

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo