DAL Comunicación

Inspirador de la Revista Sur

Fecha de Publicación: 20 - 10 - 2008.

La victoria de Waldo Frank 

Imaginar que Waldo David Frank fue el artífice de la revista SUR, y no Victoria Ocampo, como se supone, no parece hoy ser una presunción descabellada.

Tampoco para el lector apasionado o el investigador agudo la verdad encierra fantasía.
Este norteamericano lúcido –así lo reconociera Eduardo Mallea en su Historia de una pasión argentina–, nacido el 25 de agosto de 1889 en Long Branch (New Jersey), que fuera niño precoz y a los 16 años escribiera una novela cuya publicación impidiera su padre, Julius J. Frank, un abogado reformista que participó en la política de New York, deslumbró a aquella Victoria indecisa, en los últimos días de octubre de 1929.

En una carta clave de Victoria Ocampo a Waldo Frank, publicada en el número 1 de la revista SUR, nos acercamos al testimonio concreto: “Una tarde, hacia octubre de 1929, caminábamos juntos por Palermo. Había en el aire pesadez de tormenta y el olor de las rosas y de la tierra era compacto con la niebla; pero atravesábamos sin sentirla esa dulzura. Usted me reprochaba con violencia mi inactividad, y yo le reprochaba, no menos violentamente, que me supiera usted apta para ciertas labores. Entonces por primera vez, el nombre de la revista –que no tenía nombre– fue pronunciado.” … “Nunca se me hubiera ocurrido por sí sola la idea de fundar una revista. Y creo que sin esa constante insistencia suya, capaz de sacudir mis dudas, no habría siquiera consentido en reflexionar al respecto. Bien sabe usted que no se trataba de falsa modestia. Se trataba simplemente de una disciplina adquirida a golpes de experiencia y que no me permite creerme en condiciones de llevar a cabo algo que haya intentado nunca.”   … “Durante la última semana de su estadía en Buenos Aires, el tema de la revista volvió constantemente a nuestras conversaciones. Sus argumentos tenían el aspecto de una ofensiva, y los míos el de una de esas resistencias pasivas que acaban con la tenacidad inglesa enla India. Llegó el día de su partida. Todavía no me había inclinado usted hacia ninguna decisión definitiva. Pero me había llenado, en cambio, de inquietudes, de escrúpulos, de proyectos. Esto era el alba de su triunfo.”

  … “Usted, Waldo, me ha impuesto esa tarea. Finalmente vencida, la he aceptado de usted como un don precioso. He creído poderla aceptar debido a los amigos que están en mi torno y en quienes tengo confianza. Gracias a su ayuda todo se hace posible”.

La referencia sirve para descubrir que Waldo Frank era una especie de pastor protestante, aprendiz de guerrillero y Don Juan escapado del sistema que, deslumbrado porla América Latina, había llegado ala Argentina en su imaginario camino. Waldo con su natural forma de mezclarse, conoce a Victoria Ocampo en Europa en el invierno de 1925. Tres años antes había publicado City Block, que tiempo más tarde María Rosa Oliver tradujo al castellano y M. Gleizer publicara en Argentina. 

En 1916, junto a James Oppenheim, había fundado la revista The Seven Arts (Las siete artes) y antes de finalizar el año se editaría su primer novela: The Unwelcome (El indeseado). En 1917 contrajo matrimonio con Margaret Naunburg, la fundadora del Colegio Walden de Nueva York. Margaret fue una adelantada en proyectos educativos y una de las primeras docentes que aplicó la psicopedagogía. De ese período es su ensayo Our América (Nuestra América) que también María Rosa Oliver llevaría al castellano. En 1920 da a conocer The Dark Mother (La madre oscura) y en el 22 publica Rahab, la historia de una mujer perseguida –Fany Luve– que, separada de su marido que está en la prisión y alejada de su hijo, se la condena a vivir encarcelada por un delito que no cometió. En 1924 irrumpe con Salvos, un volumen de ensayos. Cuando conoce a Victoria Ocampo está escribiendo Virgin Spain (España Virgen). Al llegar ala Argentina, Victoria se lo presenta a Eduardo Mallea. A partir de entonces comienza una serie de historias de amores, celos, alianzas y proyectos que envolvería las vidas de Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, Eduardo Mallea y el propio Frank.

Waldo es quién presiona a Victoria para fundar SUR, Mallea será el fogonero y José Ortega y Gasset el mentor del nombre. En 1931 nacía la revista cultural “más longeva del mundo” como alguna vez la definió Frida Schultz de Mantovani, una de las más cálidas amigas de Victoria.

Frank siempre se adjudicó ser un escritor judío de avanzada izquierda. En los Estados Unidos actuó en campañas de neto corte socialista y fue apresado y encarcelado por su adhesión en favor del candidato comunista a la presidencia de USA, Earl Browder. Nunca se afilió, pero En enero de 1934, Frank vuelve ala Argentina, donde completa su novela The Death and Birth of David Markand (Muerte y nacimiento de David Markand), la historia de un hombre que, en busca de su propia libertad, abandona a su esposa y cinco hijos, deja el empleo y la comodidad  hogareña para alcanzar su destino. En lo afectivo, su vida no es menos novelesca. Su segundo matrimonio con Alma Magoon  fracasó después de 16 años, y en agosto de 1943 su corazón se inclinaría ante su secretaria Jean Kleemper.
El tiempo político argentino lo obligaría a salir del país a las escondidas, ayudado por Eduardo Mallea. Sus pasos lo llevarían a Chile, Bolivia, Perú y finalmente recalaría en Brasil, donde conoce a Jorge Amado y a Vinicius de Moraes. Waldo Frank, ese hombre de mediana estatura, de ojos azules audaces, de mirada pícara, clara y honda, que lucía un bigote afilado y recortado, que mostraba una incipiente calvicie, era un seductor amable y un bromista desbordante. Él forma parte de una historia poco conocida y real que rodeó al nacimiento de la revista SUR; el sueño y  desvelo  de Victoria Ocampo.

José María Gatti (*) (Este artículo es una gentileza de  Red Literaria)

(*) José María Gatti (Buenos Aires, Argentina, 1948). Periodista, psicólogo social e investigador dela Biblioteca Nacional de Argentina. Se especializa en literatura norteamericana, en especial, en la vida y obra de Ernest Hemingway. Desde 1975 ejerce la docencia en el área del Periodismo Educativo. Gran parte de sus trabajos sobre el escritor estadounidense pueden encontrarse en el portal venezolano aldeaeducativa.com y en el español deusto.digital.com. Actualmente es columnista del portal

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo