Tango Todo

Juan Carlos Bianchi

Fecha de Publicación: 01 - 03 - 2006.

Del libro Relatos de la Pareja, un delicado equilibrio (Tercera Parte)

Las flores ajenas

A Mateo nunca le faltan las flores.

Todos los fines de semana Beatriz, su mujer, se hace presente con su
infaltable ramillete de fresias.

Y todos los miércoles al atardecer, casi a la hora en que cierra el
cementerio, Paula deposita amorosamente sobre su parcela dos rosas rojas.

El tiempo va pasando sin que las ofrendas florales sufran modificación
alguna. Quizá como parte de un triste y silencioso pacto, Beatriz admite las
rosas y Paula las fresias.

No sólo las admiten, sino que han llegado a cuidarlas.

Los sábados, Beatriz, antes de dejar dormidas sus fresias, quita algún pétalo
marchito y acomoda las rosas. Los miércoles, Paula prolija el ramillete de
fresias, y lo reubica con gracia a recatada distancia de sus nuevas rosas.


Mateo era un hombre silencioso. No me refiero, claro está, a su condición
final sino a su conflictiva vida. Consideraba que hablar demasiado lo hace a
uno vulnerable, y en cuanto a comentarios que involucraran a juicios o
emociones de terceros, no llevaba ni traía.

También creía que frente a ciertas acusaciones o sospechas de las que
pudiera ser uno pasible, era imprescindible negar. Negar siempre. Negar
todo. Hasta que la muerte, piadosa, llegó para eximirlo quizá, de futuras
decisiones.


Beatriz ignoraba la existencia de Paula, pero la intuición – que es
femenina – le permitía sospecharla.

El día del velatorio, cuando el cortejo partía, una mujer solitaria y
distante a quien Beatriz reconoció elegante y bien parecida, despedía a
Mateo. Como quien muestra sus cartas porque el juego ha terminado, se
miraron un instante. Fue suficiente para que Beatriz comprendiera.

No se sintieron rivales ni se odiaron. La rivalidad, en todo caso, ya no tenía
sentido. Además, la muerte, que suele absolver a los culpables, terminaba
en este caso con el presagio de una futura y dolorosa disputa. Supieron que
ese día sólo compartían un dolor y curiosamente, una cierta complicidad,
que ocurre de manera espontánea entre aquellos que amaron lo que uno amó.

Beatriz y Paula nunca más se encontraron. Pero cada una supo, desde aquél
instante, que seguirían compartiendo: ayer el sufrimiento de un amor
incompleto, y a partir de entonces, tan sólo una añoranza. Después, lo
impensado: compartirían también el cuidado de unas flores ajenas…


Sospecho que este relato puede despertar una mueca de incredulidad en
muchas mujeres. Quizá piensen que adolece de una sensiblería “rococó”
y que en los hechos resulta inadmisible.

Comprendo que sobre todo las esposas que se ven involucradas sin su
consentimiento en éstas triangulaciones amorosas, estén más dispuestas a
rechazar con desaire las flores ajenas que a acomodarlas primorosamente (si
es que acaso deciden llevar las suyas propias).

Es normal. El sufrimiento que provocan los desengaños las justifica.

Pero un cuento encierra el afán de narrar lo singular o lo distinto.

Y en el amor, lo distinto, con su inagotable cuota de asombro, suele ser
moneda corriente.

Dr. Carlos Juan Bianchi
Médico Psiquiatra – Psicoterapeuta
www.geocities.com/carlosjuanbianchi

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo