Tango Todo

La busqueda de la armonia

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

Una
vez más, la ley del medio condicionará la existencia de las orquestas.
Ya no es posible recurrir solamente a los ruidosos conjuntos que tocan
en los camiones de publicidad. Por otra parte el sentido del lujo, y
aún en la lujuria, reclaman el uso de instrumentos más nobles. Es así
como el piano desarrollará la creación de una polifonía que sólo
encontrará su equilibrio cuando este instrumento se reúna con otros ya
en uso, para constituir un conjunto armónico.
Poco
a poco, la batería descargada en el comienzo, fue adquiriendo
importancia. Será ella la encargada de contrapesar los instrumentos de
melodía y pronto va adquirir un desarrollo espectacular. Por su
parte el piano, que había sido abandonado, reaparece en las orquestas
contratadas en los bailes. Es el período máximo de la vida nocturna en
Nueva Orleans. En los alrededores de Basin Street se escalonan las
luces rojas de los bares, mientras en los cafetines y en las salas de
juego hay necesidad de alegría, por lo tanto de música .Hasta entonces
los músicos del ragtime eran simples aficionados que tocaban de oído,
pero el piano no es un instrumento tan difícil de dominar como la
trompeta. Los pianistas se ven obligados a aprender música y los
primeros que la conocen, a quienes se llamará “profesores”,
introducirán un poco de coordinación en el salvaje y diabólico arte
que se desarrolla. El repertorio se forma lentamente, y cada conjunto
tiene sus piezas preferidas.
El Eagle band ha heredado trozos de
Buddy Bolden, en tanto que el Olimpia band entroniza otros, algunos de
los cuales han sobrevivido hasta hoy: High Society, Panamá, Tiger rag,
Muskat Ramble, Gettysburg, Milnrburg joys, etc. Se ha discutido mucho
el valor de estas primeras orquestas y estos primeros músicos.
La primera es la de Jelly Roll Morton, titulada New Orleáns Memories,
con un Blue Book imitando el de Tom Anderson, en que Charles Edwards
Smith comenta con amor este periodo que el ama tanto. Jelly Roll
Morton, trató de conseguir la impresión exacta de aquella época
turbulenta, cuando todavía no existía el testimonio del disco.Retoma
antiguos temas y trata de resucitar las emociones que experimentó en la
infancia al escucharlos.
Cuando se considera la jerarquía de las personalidades es difícil
establecer una comparación, aunque Jelly Roll Morton declare que King
Bolden era el más extraordinario tocador de trompeta que se haya oído
jamás. Por otra parte , numerosos músicos, según su capricho, hacen a
menudo elecciones que parecen contrarias a la lógica que muchas veces
no merecen. Los verdaderos aficionados al jazz experimentan un profundo
entusiasmo por esa primitiva música sincopada que les da la sensación
de sumergirse de golpe en la verdadera fuente de la misma. Muy a pesar,
debemos confrontar con lo que fue la grandeza balbuceante del jazz y su
ulterior desarrollo, en el que reside, quizás, su verdadero potencial.
Los antiguos maestros, es cierto, conmueven hondamente con sus
imperfecciones técnicas, en cambio la concepción adicional y
sistemática del jazz, da la sensación de haber descuidado un poco su
poder de encantamiento.
Pero a pesar de la rudeza y la ingenuidad de los primeros ejecutantes,
cuanta seducción y fuerza había en ellos, aquellas toscas expresiones
tienen a menudo un poderío mas intenso que arreglos. Esto demuestra que
el jazz es un arte que nace del corazón. La técnica es solo un medio:
lo único que cuenta es el frenesí y el trance.
Los antiguos autores han dicho sobre la elocuencia : si vis me flere dolendun es (si
quieres hacerme llorar, llora tu mismo) Para conocer , primero debe
estar uno convencido, o en materia de jazz ” si tu deseas llevarme al
estado de trance, primero debes entrar en trance tu mismo”.
En
realidad, ciertos músicos, tan talentosos como avisados, han creído
poder suplir el fenómeno de la creación espontanea, que nace del
corazón, por un esfuerzo sistemático de la inteligencia. Han querido
reemplazar la improvisación por el orden: la improvisación colectiva da
a menudo, por su propia virtud de contagio, detalles geniales. En
cambio la composición de un subtítulo difícil y complicado, sólo a un
creador genial como Duke Ellington le ha sido posible reemplazar la
cálida sensibilidad por el frío rigor de la inteligencia.


Juan Carlos Corominas

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo