DAL Comunicación

La creatividad como herramienta, sostén y esperanza de la resiliencia

Fecha de Publicación: 02 - 04 - 2007.

Resiliencia: Capacidad de un material de resistir a choque imprevistos sin quebrarse (Diccionario Zingarelli, Milán,1995)

Aplicado ese concepto a las personas decimos:

Resiliencia: Capacidad humana para enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido o transformado por experiencias de adversidad.

¿Cómo promover la resiliencia para mejorar mi vida a pesar de las vicisitudes y sufrimientos?

.-Desarrollando la capacidad creativa y lúdica

.-Recuperando el sentido del humor.

.-Aprendiendo a expresar emociones y sufrimientos

.-Fortaleciendo las condiciones personales de aceptación

.-Favoreciendo el acercamiento entre las personas.

Capacidad creativa

La creatividad está presente en todas las personas y grupos que han logrado salir airosos de grandes crisis , desarrollando la posibilidad de cambiar, aprendiendo la adaptación , generando recursos fortalecedores , descubriendo estrategias reparadoras para sí y los demás, proyectándose en el tiempo en que le toca vivir y despertando la conciencia de esperanza respecto del presente y del futuro.

El poder de la creatividad está dado por su condición de crear orden, alegría y belleza a partir del caos y el desorden.

La creatividad una vez despierta en la persona se transforma en herramienta y sostén especialmente en el sufrimiento y las dificultades.

Larga sería la lista de los que a partir de una infancia infeliz han logrado transformar su vida a partir de la actitud creativa, entendiéndose por ello no solo la producción de arte, sino también  en la adopción de una forma de vivir que haga a la vida diferente y aceptable.

La condición creativa forma parte de todas las personas, es parte de su naturaleza, pero necesita apoyo exterior para desarrollarse, como una semilla sembrada en terreno fértil.

Esta condición es aún mas necesaria en el niño, que necesita ser estimulado en especial cuando sus condiciones de vida impiden la manifestación de su mayor expresión creativa, el juego.

Una escuela contenedora, ofrece al niño que ha sufrido serias carencias en su primera infancia el desarrollo de sus posibilidades y su inserción en la sociedad.

La creatividad se desarrolla cuando se estimulan afectivamente sus aprendizajes, actos y pensamientos.

El aprendizaje es una constante en la vida del hombre, no se logra con la finalización de los estudios, ni con lograr un título profesional, ni con buena condición económica, ni con la capacidad de adquirir todo lo que se desea.

En general se observa una actitud de “saberlo todo” y de dar por finalizados los aprendizajes que deben acompañar las diferentes etapas de la vida.

Cuando estamos abiertos a que el aprender sea una constante en la vida adulta abrimos una puerta a la creatividad que nos ayuda a vivir de mejor forma.

El adulto debe recurrir en gran medida a sus propios procesos de resiliencia, encontrar la manera de curar sus heridas y sobreponerse a ellas cubriendo sus carencias.

Las relaciones interpersonales, necesitan también de constante proceso de recreación para que se adapten a las diferentes situaciones de sus integrantes y los contengan.

Reflexionando comprendemos que la búsqueda de actitudes y acciones que nos permitan una mejor calidad de vida son indudablemente creación de cada uno, una manera diferente de estar en el mundo.

Ser proveedores y receptores de afecto moviliza muchos recursos interiores que nos hace buscar diversas manifestaciones según el momento que vivimos:

Hacia los hijos grandes y pequeños.

Hacia los alumnos si somos educadores

Hacia los amigos, según lo necesiten.

Hacia el entorno en actitudes solidarias

Hacia la naturaleza, transformándonos en sus proteccionistas.

Ser creativos en la cotidianeidad nos lleva a encontrar la manera de contribuir a una sociedad mejor.

La creatividad es tener iniciativa, ser actor de la propia vida y participante en la de los demás.

El contacto con la realidad personal y ajena, la valoración del esfuerzo, al acceso a un trabajo digno, la aceptación de lo que no es posible cambiar y el cambio que cada uno puede hacer en sí mismo también son expresiones creativas.

Soy mi obra de arte constantemente en ejecución. Trabajo en mí rigurosamente, soy el objeto de mi crecimiento, aunque siempre inacabado.

La esperanza de ser mejor persona me estimula a recuperarme de las dificultades, los traumas y los sufrimientos

Trasciendo mi pequeño universo solidarizándome  con mi entorno y más ampliamente tratando de mejorar el espectro social viéndome yo en el otro, aunque sea un desconocido.

Cotidianos  recursos creativos, entretejen una red de resiliencia que me contiene.

María del Pilar Etchehon
Profesora de Yoga

Bibliografía:

Los patitos feos. Boris Cyrulnik. Gedisa Editorial

La diversidad en la docencia. Alicia Devalle de Rendo y Viviana Vega .Ed. TROQUEL

Inteligencia genial. Leonardo da Vinci.Michael J.Gelb. Editorial NORMA    

  

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo