Red Seguros

La última batalla del rey arturo

Fecha de Publicación: 16 - 12 - 2005.

La
hermandad de la Mesa Redonda se deshizo cuando el rey Arturo ya estaba
viejo y cansado y su corte dividida en facciones secretas. El rey y su
campe?n, Lanzarote, ten?an enemigos en la corte, entre los cuales el
más importante era Mordred, el hijo ileg?timo de Arturo. Mordred ten?a
cuatro hermanastros: Agravain, tan malvado como Mordred, y Gawain,
Gaheris y Gareth, que eran fieles a Lanzarote y al rey.

Mordred
se había propuesto demostrar que Lanzarote era amante de la reina y,
por lo tanto, un traidor. Una noche, Mordred y Agravain, junto con doce
caballeros, se armaron y subieron furtivamente hasta la c?mara de la
reina, llamaron a la puerta y Lanzarote respondió. éste cuando abri? la
puerta, cogi? al primero que vio, lo meti? en la alcoba y, tras cerrar
la puerta, lo mat? con su propia espada. Despu?s, se puso la armadura
del muerto, abri? la puerta y mat? a los conspiradores, salvo a Mordred
que huy?.

Lanzarote se retir? con sus
partidarios a su fortaleza, la Gozosa Guarda. Mientras, Mordred le
contaba lo sucedido al rey. Arturo, atrapado por la ley que ?l mismo
había impuesto, conden? a Ginebra a las llamas por su infidelidad.

El día de la ejecución, cuando Ginebra estaba atada a la hoguera,
apareci? Lanzarote con sus hombres para salvar a la reina. En medio de
la refriega, Lanzarote mat?, sin darse cuenta, a Gareth y a Gaheris,
que no estaban armados, liber? a la reina y se la llev? a su fortaleza.

Gawain, cuando se enter? de la muerte de sus hermanos, y a pesar de ser
un fiel opositor de Mordred, jur? vengarse. Con el ej?rcito de Arturo,
Gawain siti? la Gozosa Guarda y ret? a Lanzarote a un combate. éste se
neg? a luchar contra Gawain o contra el rey. El sitio dur? durante
meses, hasta que los hombres de la Iglesia convencieron a Arturo de que
perdonara a Ginebra, la cual accedi? a volver con ?l.

La hermandad se había roto, el honor de la Mesa Redonda se había
manchado. Arturo y su Orden regresaron a Camelot a esperar el
desenlace. Fue Gawain el que insistió a Arturo para que se vengara. El
rey march? a Francia y dej? como regente de Inglaterra a su hijo
Mordred.

Los ej?rcitos combatieron en Francia durante meses, hasta que la tierra
de Lanzarote quedó asolada. Todos los día Gawain retaba a Lanzarote,
pero éste siempre se negaba, hasta que un día, por f?n acept?.

El combate dur? todo el día, hasta que Lanzarote derrib? a Gawain, éste
le pidi? que le matara, a lo cual se neg? Lanzarote. Este mismo suceso
se repitió otra vez, dejando de luchar cuando se enteraron de que
Mordred había usurpado el trono y pretendía casarse con Ginebra, la
esposa de su padre.

Arturo jur? matar a su hijo. El día que los ej?rcitos se enfrentaron en
la llanura de Salisbury, murió la flor de la caballer?a. Arturo
encontr? a Mordred y le clav? una lanza, pero no murió en el acto, sino
que cogiendo un sable se lo lanz? a su padre, atraves?ndole el cr?neo.
Poco después Mordred murió.

Antes de morir, Arturo le ordenó a sir Bedevere que devolviera a
Excalibur a las aguas de las que proven?a. Bedevere tir? la espada en
el lago que había junto al campo de batalla, pero no llegó a tocar el
agua, porque una mano sali? a la superficie y la cogi? en el aire,
desapareciendo sin que las aguas se agitaran.

Despu?s, acerc? al rey hasta la orilla del lago y, de pronto, un barco
cubierto de sedas apareci? en medio de la bruma. El barco transportaba
a una mujeres vestidas de negro, cogieron al herido y se alejaron. Las
mujeres pertenec?an al reino de la hechicera Morgana el Hada y se
llevaron a Arturo a la Isla de los Manzanos, llamada Aval?n, para
curarlo y protegerlo hasta que Inglaterra lo volviera a necesitar.

Ginebra se retir? a un monasterio, donde murió. Lanzarote se fue a
vivir a un bosque donde también murió. Y Beldevere y los pocos
caballeros que sobrevivieron se dispersaron y erraron solos por tierras
extranjeras.

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo