Red Seguros

La vigencia del jazz

Fecha de Publicación: 19 - 01 - 2006.

No se sabe exactamente en que momento apareci? el jazz. Se coincide en
pensar que a comienzos del siglo pasado másicos negros de Nueva Orle?ns
ya habían dado a la másica que cultivaban un toque lo suficientemente
original como para que no pudiera asimil?rsela ni al puro folklore
negro ni a una torpe imitación del arte blanco. Resulto del encuentro
de elementos diversos, en su transfiguración por s?ntesis.


Original Dixiland Jazz Band

La másica de jazz no tiene la suerte de agradar a todo el mundo.
Es extra?a a los que no pueden desprenderse de la tiranía de la
educación europea. Si ha encontrado mas auditorios entre las nuevas
generaciones, es porque estas las han conocido bastante pronto,
difundida por obra de un pequeño numero de espíritus despejados.
Durante mucho tiempo estos espíritus despejados fueron excepciones.
Pero la excepción solo en gramítica confirma la regla , y su placer,
después ampliamente compartido, confirma lo que ellos sabían: el jazz,
aun siendo esencialmente negro, es susceptible, por derecho, de ser
universalmente acogido.

Hay que confesar, sin embargo, que la incomprensi?n, que ayer todavía
podría atribuirse a una educación fosilizante, también puede tener su
fuente en la opción personal. Muchos de los que hoy aun no tienen
veinte años, sin duda no se acercaran jamás al jazz. El jazz verdadero
sigue siendo un sector restringido en la vida musical de los países
occidentales. Despierta inter?s, pero no podría imponerlo.
La sensibilidad al swing no se manifiesta igualmente en cada uno y, sin
duda, los imponderables individuales pesan mucho en la ocasi?n.

Sea como fuere, el jazz ha seducido a un grupo selecto y a un publico
bastante grande. Aparece en nuestra cultura como un fen?meno cuya
importancia no podría subestimarse. Se ha dicho que no vivir?a mas que
un tiempo. Ese tiempo, ya considerable, parece lejos de hallarse
agotado. Se ha dicho que tenia recursos, pero se ha diversificado en
escuelas y no ha dejado de evolucionar. ¿Qué no se ha dicho? Se le ha
reprochado su ritmo monocorde. Pero de el nace su encanto, un recto
sentido de la palabra. Se ha juzgado severamente en el jazz el triunfo
de la sensualidad por que los occidentales han llegado a menudo a tener
por viles, las virtudes dionisiacas. Se le ha negado toda posibilidad
de elevación por incapacidad de comprender con que majestad se cierne
la trompeta de Amstrong sobre TIGHT LIKS THIS.

Juan Carlos Corominas

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo