Tango Todo

Los egipcios y el origen de la humanidad

Fecha de Publicación: 15 - 01 - 2007.

Otra cosmogonía para conocer

Continuando con la entrega anterior nos ocuparemos ahora de comentar el origen del universo desde el punto de vista de una civilización que dejó huellas imborrables en la humanidad: los egipcios.

Para comprender la cosmogonía egipcia se debe tener en cuenta que esta cultura antigua se nutre de una cantidad diversa de dioses, por ello llamados politeístas, que abarcan diferentes regiones del país. Es por esto que se generaron diferentes creencias locales y según el faraón que regía el imperio se adoptaban los nuevos dioses fusionados con los anteriores.

El imperio egipcio se dividía en 4 regiones llamados nomos y aunque no era posible unificar los territorios lo que se trató de hacer fue unir las diferentes concepciones religiosas.

Los tres centros de culto más importantes, Heliópolis, Hermópolis y Menfis fueron los encargados de llevar a cabo esa unión.

De ésta surgen las teorías de la concepción del universo: heliopolitana, hermopolitana y  menfita. Estos sistemas dieron lugar a la Eneáda (grupo formado por 9 dioses) en Heliópolis y la Ogdóada (8 dioses) en Hermópolis..

Concepción heliopolitana: en el principio existía el agua primigenia, el caos. Entonces el sol, Atum, una de las formas de Ra, llamado el sol del atardecer, se autocreó y de su saliva, surgieron Shu, dios del aire  y Tefnut, diosa de la humedad, quienes engendraron a Geb, dios de la Tierra y Nut, diosa de los cuerpos celestes. Shu separó a Geb y Nut, quien dió a luz 4 hijos, cuyos nombres fueron: Osiris, Isis, Seth y Neftis. Estos nueve dioses formaban la gran Eneáda o Eneáda de Heliópolis. Estas explicaciones surgen de los estudios y traducciones hechos de los "Los textos de las pirámides" y las inscripciones que se encuentran en  el papiro 10188B  del Museo Británico, llamado  Papiro Bremner-Rhind.

Concepción hermopolitana: en este caso la Ogdoada era anterior al mismo Sol. La formaban 4 parejas de divinidades: Nun y Naunet,  representando al  caos, las aguas primordiales; Kuk y Kauket, las tinieblas; Heh y Hehet, representantes del espacio infinito; y una última pareja que, según  algunas concepciones  eran llamados  Nia y Niat, representantes de la vida y la indeterminación espacial o en otros casos Tenemu y Tenemet, representantes de lo oculto; esta última pareja fue sustituida, posteriormente, por Amón y Amonet. Estas cuatro  parejas engendraron un huevo, del cual surgió el Sol, Ra. En algunas versiones aparece Thot, dios de la sabiduría.

Los textos que hacen referencia a esta cosmogonía se encuentran fundamentalmente en "Los textos de las pirámides" y el papiro Harris.

Concepción menfita: esta tercer teoría  reúne datos de los dos sistemas anteriores, con algunas diferencias, en la cual el dios creador es Ptah, del que surgen otros 8 dioses, creados de la palabra,  que  realmente son manifestaciones de él (Atum es su pensamiento, Horus su corazón y Thot su lengua).  Este dios tuvo gran importancia durante los primeros tiempos de Egipto, cuando la capital del reino se instauró en Menfis. Del mismo modo, cuando Tebas se convirtió en capital, el dios Amón fue elevado a rango de Creador, asimilado plenamente con Ra como Amón-Ra. Junto con los 8 dioses de Heliópolis formaba una Eneáda, y también la formaba con los 8 de Hermópolis.

En la siguiente entrega continuaremos sumergiéndonos en otras culturas y sus creencias.

Lic. Javier Krause Alvarez

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo