Tango Todo

María Belén Aramburu

Fecha de Publicación: 18 - 12 - 2005.

Tan exitosa en la tele como en la vida
María Belén Aramburu: “Soy una persona consecuente con su manera de pensar y de ser”.

Aunque para muchos eso de trabajar en la TV es algo fuera de lo común, para ella es lo más natural del mundo. Es que María Belén Aramburu divide el tiempo entre su casa, los sets de grabación y la entrada y la salida del colegio de sus hijos. Y en ninguno de esos sitios deja de ser quien es: simplemente una mujer hermosa, una mamá que se preocupa y ocupa de sus chicos y una profesional inquieta y deseosa de superarse día a día.
Sin dudas, es un ejemplo de perseverancia.

En el quinto año de la carrera de Ciencia Política, advirtió que sus editoriales sobre actualidad política y económica eran bien vistos por los entendidos. Le picó el bichito del Periodismo y dejó de lado los sueños de “solucionar todos los problemas de la Argentina” y ser una diplomática exitosa viviendo aquí y allí con su familia detrás. Cambió el rumbo, aunque no se dejó cortar las alas: haga lo que haga, le gusta volar alto, y eso la distingue del resto.

De a poco se hizo conocida como una nueva cara de la televisión. Se ganó el respeto de sus colegas y la simpatía de un público, quizás no masivo, pero sí selecto para el que María Belén Aramburu es sinónimo de credibilidad.

Hoy, la periodista y conductora está contenta con lo que hace, aunque no se conforma y siempre apuesta a más. “Nunca me siento totalmente realizada”, confiesa. “Siempre quiero desarrollarme más. Me propongo metas y a medida que las voy alcanzando, me pongo otras más altas. Eso tiene que ver con mi forma de ser y mi naturaleza. Algunos somos así”, comenta entre risas quien en la actualidad se puede dar el lujo de aparecer en la pantalla oficial – conduce Siempre Así que va de lunes a viernes a las 11 horas por Canal 7- y, a la vez, merodear por los pasillos de otros canales de televisión -este año se la vio en el noticiero de la medianoche de América 2-. “Es que trabajo para una productora independiente que co-produce con Canal 7, así que cualquier otra oportunidad laboral que me surja, es bienvenida, siempre que no sea del mismo tenor del que estoy haciendo”, explica.

Siempre Así es el programa de servicios que conduce, y del que cada día se siente orgullosa. “Desde el programa se informa a la gente, por ejemplo, qué debe hacer como usuario de servicios públicos. En los últimos días recibí hasta 900 llamados diarios. La gente evidentemente está necesitando un tipo de programa como éste. Ante tantos llamados, tratamos de agruparlos por temática o problemática, y así vamos respondiendo a las inquietudes del público. En caso de tocar temas que tienen que ver con la actualidad, a partir de hechos concretos, tratamos de analizar una circunstancia determinada y el contexto en la que se encuentra inmersa”, dice quien extraña un poco el noticiero, formato que le encanta y en el que se siente muy cómoda. Al respecto, dice que “me gusta mucho hacer noticiero, antes que cualquier otra cosa. Y la gente me identifica con las noticias, aunque hoy está haciendo un programa de servicios. Es que estoy como muy relacionada con la información y los que saben dicen que soy muy clara para comunicar las ideas, quizás porque tiene que ver mucho conmigo. De todas maneras, sé que me van a seguir llamando y ofreciendo oportunidades, tanto para hacer un noticiero o un magazine, quizás porque por preparación y personalidad, puedo hacer tanto una cosa o la otra”.

María Belén compatibiliza muy bien su vida profesional y personal. Las 24 horas del día le alcanzan y le sobran para ser exitosa tanto en la televisión como fuera de ella. “Soy muy organizada. Siempre fui de hacer muchas cosas a la vez, desde que iba a la facultad, estudiaba como loca y, a la vez, daba clases de inglés en un colegio. Así soy yo en la vida cotidiana. El secreto está en saber establecer una rutina básica de trabajo diario que te permita tener determinados horarios. De todas maneras, yo trabajo mucho en mi casa, voy poco por la oficina, y me la paso en la computadora, leyendo diarios, libros, mirando noticieros. Siempre estoy haciendo algo, y a mis chicos les parece muy normal que su mamá está haciendo muchas cosas mientras está en casa. Igualmente tengo tiempo para jugar o almorzar con ellos, llevarlos e irlos a buscar a la escuela”, cuenta quien alguna vez tuvo que sacrificar su carrera profesional para ser mamá tiempo completo, aún cuando se podría decir que estaba en su mejor momento. ¿Es verdad que tenía posibilidades muy buenas de trabajo?. Por suerte, no lo dejé del todo: sí realizaba programas que no me implicaran el trabajo diario. Sacrifiqué mejores oportunidades, pero siempre tuve posibilidades de volver, porque me seguían llamando y seguían generándose ofertas”, recuerda que en ese tiempo que dejó un poco la pantalla, vivió a pleno ese momento familiar sin padecer el “síndrome de abstinencia televisiva”. Quizás, gracias a su bajo perfil y a ese estilo propio de no vivir de las apariencias. “Mi vida profesional se condice con mi forma de ser. Soy una persona consecuente con su manera de pensar y de ser. Hago lo que siento. No soy un personaje, para nada”, enfatiza. Y es ése, tal vez, su mayor logro profesional y el augurio de que María Belén Aramburu tendrá continuidad de trabajo asegurada: no tener una doble cara o sonrisas que se hacen mueca cuando se apagan las luces de un estudio de televisión.

Laura Zavoyovski

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº13
de ETC Magazine Periódico

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo