DAL Comunicación

María Fux: Estoy en la vida danzando

Fecha de Publicación: 18 - 12 - 2005.

María Fux: “Estoy enla vida danzando”A los 83 años, la bailarina, coreógrafa y danzaterapeuta, aún tiene mucho para dar..

Como precursora dela Danzaterapiaenla Argentinay el mundo, integra a través de su trabajo, a personas con distintas capacidades: down, sordos, espásticos y ancianos, entre muchos otros. La técnica consiste en integrar a la persona a través de la sucesión de movimientos, procurando darle confianza, impulsar su creatividad para dejar de lado el “no puedo” y rescatar en cada uno, el “sí puedo” del cuerpo.

¿Quién no tiene problemas con el cuerpo o con la cabeza? Todos somos semejantes y diferentes. Por supuesto que hay quienes viven con los límites ya puestos, como puede ser una persona sorda que no puede percibir la música y el gran panorama de estímulos que implica, pero puede danzar a través de un método que he creado, en la que se trabaja con el color, la línea, el dibujo, las formas. Así también, una persona espástica es estimulada a través de la música. Pero hay que aclarar que límites tenemos todos y yo trabajo con las posibilidades de decirle al cuerpo “sí, puedo”. “En mis clases trabajo con las posibilidades de todos”, asegura la autora de “Danza, una experiencia de vida” y “Qué esla Danzaterapia“.

Con más de 60 años dedicados a la danza, Fux continúa bailando y dando clases. No para sí. “Sigo danzando y haciendo espectáculos. En Italia hice dos funciones, en las ciudades de Florencia y Milán. Hice Biografía Danzada, un espectáculo solista, y El Libro Danzado. Y acá, doy clases tres veces por semana, creo nuevas danzas, busco música, leo, voy al cine, al teatro, me reúno con la gente que quiero, que es mi familia. Me interesa la gente, no me interesan los ruidos, y sufro por la suciedad de la ciudad y el dolor de la gente que pide limosna”, dice quien también se la pasa viajando por el mundo dando conferencias para promocionar su sistema de trabajo y crear nuevos semilleros de docentes, psicoterapeutas, fisioterapeutas, terapistas ocupacionales, psicólogos, fonoaudiólogos, médicos, profesores de danza, de gimnasia y maestros especiales que conozcan y adoptenla Danzaterapiacomo modo de ayudar a otros. De hecho, acaba de llegar de un viaje por el exterior. “En efecto. Recién llego de Italia que, desde hace unos 26 años, vengo visitando en forma periódica en los meses de enero, febrero y marzo. Es decir, en la época en que la gente descansa y toma sol, yo voy al invierno de Italia. Visito Florencia, Milán y Trieste, donde tengo centros de con mi nombre. ¿Qué hago? Formar gente enla Danzaterapiaen los diferentes lugares. La propuesta es seminar todo lo que se pueda para quela Danzaterapiatenga comunicación con la gente en todos los aspectos. Trabajo con el límite de la gente y brindo formación en la que el trabajo tiene una enorme repercusión, ya que la gente de Italia, por ejemplo, está dando Danzaterapia en asilos de ancianos, en lugares donde hay gente sorda, con los chicos Down y hasta en las cárceles de mujeres”, cuenta entusiasmada quien desde hace más de medio siglo, se dedica a la danza. “Es el centro de mi existencia. O mejor dicho, si la vida es danza, yo estoy en la vida danzando”, confiesa.

Así, apostando a que todos pueden hacer algo, Fux motiva también a quienes, por cuestiones de edad, sienten que ya no es su hora. “El asunto del tiempo físico, es un problema que tenemos todos. Hay gente que a los 40 años ya se considera vieja. Yo ya cumplí 83 años, y no solamente pienso que tengo todavía un camino muy largo para recorrer, sino que nada de lo que he hecho no tiene la posibilidad de mejorar y seguir adelante. Muchas veces, al tener miedos, el cuerpo se contrae y entonces impide la posibilidad de tener alegría para la expresión. Yo soy un puente para eso, utilizo estímulos audibles como la música, estímulos visuales como el color y la línea con diapositivas, los ritmos del corazón y los del silencio. Todo es posible. Nunca es tarde para nada. Hay mucho para hacer. La base está en pensar en lo que tengo que hacer hoy para mañana, y no en lo que he hecho. Son más de 60 años en la danza, y lo que importa, es mañana” dice quien a los 83 años, María brinda su experiencia a otros, y en eso, basa su vida. “La necesidad de dar, fue siempre de mi interés. A medida de que fui creciendo con la danza, fui dando mi experiencia a los otros. Doy mi experiencia de manera viva. Mis libros son partes de esa respuesta. He escribo cinco libros que fueron traducidos y se vendieron no sólo enla Argentina, sino que fueron editados en Italia y en Brasil. Darme es el sentido de mi vida. Si lo que uno hace no tiene repercusión en los otros, ¿para qué sirve?”, se pregunta.

Por último, vale decir que enla Argentina, el Centro Creativo dela Danzaterapiase encuentra en Callao 289, 2º piso, en Buenos Aires. Y para conocer más sobre María Fux, se puede acceder a www.mariafux.com.ar – a www.mariafux.it

Laura Zavoyovski

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo