Tango Todo

Matilde López Camelo

Fecha de Publicación: 02 - 03 - 2006.

Cuando escribir es una necesidad

Con sencillez nos revela su pensamiento de escritora.- el esfuerzo por
comunicarse sin dejarse invadir. – la vida en soledad con riqueza interior.

Voy caminando tranquilo por un barrio en plena actividad ya que son las tres
de la tarde, estoy en Munro y voy al encuentro de Matilde López Camelo, una
mujer con alma de niña. Ella es escritora “como dicen las malas lenguas”
cuenta Matilde y tiene algunas particularidades

¿Desde cuando se dedica a escribir?

LC:- Desde siempre, desde que empecé a leer y escribir, lo que hacia desde
los cinco años y de corrido. Me acuerdo que le robaba a mi mamá “Amalia”
de José Mármol, no entendía nada pero lo leía. También el Martín
Fierro…y escribía Mi perro Colita o a mi parral …Escribía Siempre.

Es decir que escribía a las cosas de su entorno que la inspiraban. Que
contradictorio ¿no? Cuando usted dice que no le gusta comunicar y sin embargo
comunica cosas a través de su poesía.

LC:- Es algo raro lo que me pasa a mí, me gusta comunicarme con la gente,
pero desde lejos. Por eso hago radio…yo la quiero a la gente, pero siempre
digo cuanto más lejos mejor…

Es una relación muy especial la que tiene con la gente…Usted comentó también
sobre que hace radio. ¿Me puede comentar su experiencia?

LC:- Hago radio, sí, hace once o doce años ya. Hago radio para la gente, hay
tenés un contrasentido, pero yo estoy en el micrófono y la gente está en su
casa (Se ríe con muchas ganas).

Antes de empezar la entrevista Matilde me mostró su casa.
Es muy sencilla, pero como dice ella tiene la satisfacción de haberla
decorado a su modo. Por aquí y allá se pueden ver cartelitos con reflexiones
de su amiga Silvia Encaje: Es una loca esa, dice con cariño.
Y en la cocina y en su pequeño living están sobre la pared unos pósters de
Van Gogh. Por otro lado está Freddy Mercury en una de sus posiciones más
conocidas, un LP surge de la pared celesteverdosa. Y como si se tratara del
cuarto de una niña hay un reloj dálmata que mueve los ojos y la cola.

Tengo una pregunta que siempre quise hacer ¿Para ser considerado escritor es
necesario tener algo publicado?

LC:- No, para nada. Porque sin dinero ¿Cómo hacés? Porque es muy fácil
editar un libro, cuatro o cinco palabras mal o bien dichas poner mil, dos mil
o tres mil dólares y editarlo. Es facilísimo para el que tiene dinero.
Entonces no es así, yo lamentablemente he leído cada libro, es decir no los
he leído los he empezado a leer y los he descartado completamente y a lo
mejor esa persona tiene dieciocho o veinte libros publicados por el mero hecho
de tener dinero.

¿Tiene algún objetivo al escribir?

LC:- Yo escribo para descargar mi alma, mi pena…para algo que sobrepasa mi
emoción y quiero estamparlo. Y después, cuando alguien me dice, que me ha
pasado muchas veces por suerte: ¡ay, Matilde, cómo podes escribir lo que
pienso!, Entonces eso es sublime.
Pero a veces uno casi siempre uno en vez de llorar escribe.

¿Que opina sobre lo que se denomina el “oficio de escritor”?

LC:- Bueno yo una vez le pregunté a este muchacho…Baglieto, Juan Carlos
Baglieto y le pregunté: ¿Cómo hacés para escribir así? Y me respondió
“uno porque lo siento y otro porque hay oficio”. Y yo pienso como me decía
este chico Baglieto, que llega un momento en que te piden y piden canciones
que se debe hacer como un oficio de escribir. Para mí no es así, a mí no me
pasa, porque yo siempre insisto que yo no escribo, a mí alguien me dicta.

¿Qué libro recomendaría?

LC:- Y yo recomendaría “Hojas de hierba” de Walt Whitman, que era un
hombre que realmente amaba las personas. Ese libro me gustaría que lo leyera
la gente..
Y finalmente Matilde, la escritora que habla de todo un poco, que critica a
conciencia, y opina con fundamentos, me convida mate, mientras juega con su
perro.
Me voy de esa casa pequeña, tan particular como su dueña. Salgo y me
encuentro con el Munro que enciende las primeras luces de la noche, esa en la
que seguramente Matilde López Camelo continuará escribiendo.

Javier Krause


Ser Poeta

Ser poeta es escribir
con lágrimas
sobre un papel cualquiera
en el preciso instante
de la pena.
Escuchar el vuelo
de los ángeles,
sufrir como nadie,
sentir más de la cuenta.
Es llenarse de luz
en medio de las tinieblas,
es a pleno sol andar a tientas,
sentir el amor
a escalas gigantescas…
en un desesperado afán
en busca de quimeras.
Ser poeta, es escribir
en invierno,
con un dejo juvenil
de primavera.

Matilde López Camelo

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo