Tango Todo

Monseñor Casaretto y los 300 años de la fundación de la Capellanía

Fecha de Publicación: 02 - 02 - 2007.

Debemos todo a Domingo de Acassuso, un señor de negocios que recibe unas tierras, que como todo sitio nuevo, precisan de una capilla, la que funda en el sitio donde hoy se instala el edificio de la Catedral…

Todavía se habla de “el fondo de la legua”, que en San Isidro, toma el nombre de calle. La legua ésa era la que se destinó a la capilla para sustento del párroco. Prácticamente todo San Isidro está construido sobre los “terrenos del Santo”. Así se llamaba. La tierra del Santo era la que se le daba a la Iglesia para que el sacerdote que atendía la capilla obtuviera de ella, su medio de vida. Era una legua cuadrada. Entonces yo pienso siempre que debe haber una especial protección de San Isidro para toda esta feligresía, que hasta su vivienda, en gran parte, la ha tenido sobre terrenos suyos.

 

¿Qué significa para la feligresía de San Isidro, y para el Obispado en particular, estos 300 años?

Es interesante ver que el origen de este pueblo fue religioso. En principio hubo una capilla y  a su alrededor fue creciendo San Isidro. Eso creo que puso toda una impronta. La tradición religiosa acá ha sido muy fuerte. De alguna manera, la Catedral es como un símbolo prominente del pueblo. Han quedado muy impresos en la cultura, los valores evangélicos y el sentido de lo religioso. He tenido en mi vida la oportunidad de comparar a San Isidro con otros lugares que no tuvieron un origen religioso, lo que manifiesta luego en la vida de esos pueblos.

 

¿Eso se mantiene aún hoy?

Así es. La cultura de San Isidro no difiere mucho de lo que es la cultura de la Zona Norte del Gran Buenos Aires. Evidentemente hemos sido influidos por valores y antivalores de los últimos tiempos. La ola secularista, la materialista, se han metido entre nosotros, sin lugar a dudas. Pero eso no ha llegado a borrar el sentimiento religioso, fuerte, interesante, importante.

 

¿Qué sentido tuvo y tiene la advocación de San Isidro?

Es el Santo Patrono de Madrid. Aquí estuvo siempre asociado a los quinteros. Al ser una zona de muchas quientas,la devoción era justamente al santo labriego. Todos los que trabajaban en la tierra se sentían especialmente protegidos por él .

Después con  la urbanización, las quintas desaparecieron y ya casi no quedan terrenos libres. Los quinteros hoy están en zonas como Escobar, por ejemplo, pero de todos modos, la tradición ha quedado. Pienso que se puede pedir a San Isidro ya no tanto por los frutos de la tierra sino por los frutos espirituales. Que lo bueno que sembremos en nuestro corazón, fructifique. Eso es lo que debemos rogarle, muy especialmente.

 

La Catedral es un ícono sanisidrense, ¿Cómo va la restauración?

Después de esta Pascua empezamos la etapa final que, Dios mediante, culminará en el 2007, si los fieles son generosos y colaboran. Gran parte de los fondos se han recaudado, pero no todos. La obra se empezó contando con  que los fieles van a seguir colaborando.

 

¿Cuál fue el primer objetivo de esta restauración?

El párroco empezó a preocuparse por los daños materiales que incluso podrían significar un riesgo para las vidas. Se llegó a la conclusión de que convenía hacer una restauración de gran magnitud. En la Arquitectura de hoy rige un  criterio de verdad que trata de volver de la manera más apta posible a los orígenes de los edificios. Es respetar el pensamiento de quienes diseñaron esta Catedral.

 

¿Qué tiene de especial para usted cada 15 de mayo, día de San Isidro, ya que en ese mismo día, pero de 1983, asumió  como Obispo Coadjutor , para posteriormente suceder a Monseñor María Aguirre como Obispo?

Mucho desde ya. Si bien yo no era de acá, sino de Caballito, cuando entré al Seminario, el sacerdote que me guiaba espiritualmente y era amigo del Obispo, me lo presentó y luego de eso, toda mi vida y formación sacerdotal fue aquí. Estuve unos años como Obispo de  Rafaela, en Santa Fé, pero volví. Por San Isidro tengo un arraigo y un afecto muy grande. Me siento muy protegido por el santo.

 

San Isidro es una fuente importante de vocaciones religiosas y de trabajo pastoral, ¿verdad?

Vocacionalmente estamos en un momento difícil; en todo el país hay una disminución de vocaciones. Pero gracias a Dios, tenemos sacerdotes muy dedicados, muy entregados a su misión. El trabajo pastoral también es muy fuerte. Sobre todo, con motivo de la crisis, afloró mucho la solidaridad. Así como crecieron los problemas, creció la respuesta de la gente. No en la proporción necesaria, pero creció. Rezo para que la presencia del Evangelio en la gente siga transformando los corazones para que lo que salga de ellos sean valores evangélicos y deseos de crecer en comunión, en reconciliación, para que estemos mucho más unidos y encontremos objetivos comunes para que prime el bien común por sobre el personal o el de grupos.

Laura Zavoyovski

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo