Tango Todo

Naturaleza orgánica

Fecha de Publicación: 11 - 01 - 2006.


Una reserva de cómo se fueron formando los consumidores
de lo natural

El término orgánico tiene como significado "consonancia con la vida".
La importancia de los productos orgánicos para el consumo del hombre y para la biodiversidad es que sus sistemas de producción son sustentables en el tiempo, ya que se basan en el aprovechamiento racional de los recursos naturales respetando el medio ambiente.
Sus sistemas productivos no contienen residuos de agroquímicos (herbicidas, pesticidas, fertilizantes) y otros tóxicos potenciales, nocivos para la salud humana, sino que son reemplazados por fertilizantes biológicos para la preparación del suelo. En la cosecha natural se emplean variedades vegetales que, una vez que se adaptan a las características de la región, eliminan las malezas y las plagas convirtiendo a los campos en verdaderas reservas naturales. Por eso es que la producción realizada de manera orgánica es más compleja que las convencionales y aún de las que utilizan alta tecnología.

 

Para entender cómo se fueron incorporando los alimentos naturales en la dieta cotidiana de los nuevos consumidores, primero es necesario aclarar las razones por las que eligieron este tipo de alimentación.
El perfil del consumidor se ramificó por varios caminos, llevando a la "filosofía orgánica" por distintos rieles del consumo masivo.
La tendencia al mayor interés y conocimiento de esta "cultura alimentaria" no sólo se está expandiendo, sino que además está cambiando la conducta de los consumidores. Un ejemplo claro a nivel internacional es el auge de consumo que comenzó hace cuatro años y que parece perdurar, estallido que fue producido primero por los efectos de la "vaca loca", seguido por la aftosa, pero principalmente por el eterno debate a raíz de la aparición de los alimentos transgénicos y de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM). Estos productos que han sido fruto de la ciencia y de la biotecnología produjeron un cambio radical en muchos de sus consumidores y generaron por un lado, el temor, y por el otro, una mayor conciencia. Así es que los alimentos sanos y sin rastros químicos se convirtieron en la única opción a la hora de seleccionar productos alimenticios.
El comprador "conciente o responsable" se estaba estableciendo como una nueva vía de consumo y repercutió en el mundo entero generando una demanda exhaustiva de las exportaciones.
A partir de 1999, la tendencia a elegir lo natural se hizo más evidente con la aparición de estos productos a la venta en las grandes cadenas de supermercados. Jumbo fue la primera en incluir un sector sólo para productos orgánicos en sus bocas principales (Martínez, Palermo y Pilar). Luego le siguió Carrefour combinando los alimentos orgánicos con los convencionales dentro de las mismas góndolas, y al poco tiempo se sumaron Disco y Coto. Al tener mayor publicidad, más variedad de productos y numerosos proveedores, se desplazó a las tiendas naturistas y dietéticas como canal de comercialización exclusivo.

Liliana Barberis es socióloga y trabajó para la comercializadora
Eco Red és una empresa que se inició en la venta a domicilio y luego se expandió a autoservicios. Hace cuatro años Barberis se había reunido con los productores para planificar el stand de orgánicos en Jumbo (cuando aún no habían llegado estos productos al supermercado) y se había contratado a un arquitecto, un diseñador e incluso a varias promotoras para que hicieran el reparto de folletos informativos y educativos sobre la alimentación natural. "La conciencia sobre estos productos comienza con las dietéticas y almacenes naturales, ahora no es tan necesario tener que informar sobre sus ventajas, pero al comienzo la gente no sabía que era un orgánico", explica Barberis.

Según demuestran algunos comerciantes que se desempeñan en almacenes naturales, el consumidor no sólo se ha ido abriendo de los sectores pioneros dentro de la filosofía orgánica (el típico perfil de consumidor conocedor de lo natural) sino que la variedad de clientela se está ampliando cada vez más. "Tanto el comprador que entra por primera vez y prueba las elaboraciones que hacemos, como la clientela tradicional, ya no mira el precio sino la calidad que estos productos ofrecen", comenta Marcelo Benaim, Ingeniero Agrónomo y dueño de "Holística", una dietética de Belgrano que abrió sus puertas en el ´94, la única de la zona que elabora comidas orgánicas. Además, este emprendedor que se convirtió de consumidor en comercializador para trasmitir la calidad de vida que implica esta alimentación, destaca que si bien hay un mayor interés en la gente, para mantenerlo es necesario informar: "Hay que explicarle a la gente lo que va a consumir. La idea es difundir y promover los beneficios para la salud que otorga la buena alimentación, además de que es riquísima". Hoy en día, el que quiere cambiar su dieta convencional por una sana no necesita tener su propia granja, ya que la opción está al alcance de su mano.

Carolina González Murillo

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo