DAL Comunicación

Naturaleza, salud y felicidad

Fecha de Publicación: 11 - 01 - 2006.



Muchas personas sienten por la naturaleza admiración y respeto. Son sensibles a la belleza de paisajes silvestres, plantas y animales. En esto hay generosidad y afecto, no tiene que ver con la utilidad que puede tener la naturaleza, la ven como algo mucho más importante que "recursos naturales" para usarlos, venderlos o comerlos. Necesitamos usar la naturaleza, pero no es bueno verla nada más que como cosas para usar.

El percibir que la naturaleza es mucho mas que cosas que están para aprovecharlas, el darse cuenta que los seres de la naturaleza comparten la existencia con los humanos, esto es un conocimiento que disuelve al egoísmo orgulloso. Este saber hace posible ver lo ridículo, mezquino y cruel de decir "en primer lugar está el hombre". Tenemos que estar bien, pero también hay que respetar a los otros seres. Y en muchos seres humanos hay corrupción, mentira, traición, robo, la naturaleza está libre de esas cosas; esto todos lo sabemos, pero parece que muchos no lo tienen en cuenta cuando piensan que todo es "para el hombre"
Vi un cartel que dice que los delfines son "patrimonio de la humanidad"; me parece ofensivo, me parece mejor sentir que los delfines (y todo ser, humano o no) es patrimonio mundial, o de sí mismo, o del universo, o que son del "dueño" (un ser no humano) como dicen muchos aborígenes ("indios").

Convivir con la naturaleza es puro, elevado, luminoso, mas allá del egoísmo utilitario. Respetar y admirar lo silvestre es la actitud sana, normal, una relación sana con el mundo, con la realidad. Esto es bueno, sin necesidad de que sea rentable, dé ganancias personales o beneficios. Pero también da todas esas cosas. Casi todos nos damos cuenta que cada vez hay menos paisaje natural, plantas silvestres, animales libres. Y cada vez mas basura, cemento, aire y agua envenenadas. Y esto nos parece dañino.

Algunos no se dan cuenta o creen que todo eso no tiene importancia, porque su experiencia los encierra entre paredes, gente y máquinas y por eso no conocen nada más que política, economía, seres humanos y sus obras; todo esto puede ser bueno o malo, pero conocer y apreciar nada más que eso, siempre es malo. El avance del cemento, el edificar donde hay bosques o jardines, no es progreso. Es fácil decir que no se puede hacer nada para que siga habiendo naturaleza, que la destrucción es inevitable como precio del progreso. Pero lo que tenga ese precio no es progreso, es una estafa, un robo, un crimen.

Los que sentimos que es bueno que exista la naturaleza, el paisaje silvestre, los animales nativos en libertad, dimos el primer paso en la dirección buena. Pero aunque es un paso muy valioso, no es suficiente. Ya podemos ver algo muy importante, pero quedarse ahí es abandonar esa visión. Es necesario investigar, averiguar, aprender, hasta saber porqué es bueno que haya naturaleza, entender porqué es imprescindible que la naturaleza silvestre exista. Y cuando vamos conociendo eso, vamos descubriendo cosas que hay que hacer para que siga habiendo naturaleza. También es necesario descubrir cómo se pueden hacer esas cosas: cómo hacer que sea posible hacerlas y de qué maneras hacerlas para que den resultados reales, no solamente imaginarios o en los papeles. Esta investigación ayuda a descubrir mas necesidades y más posibilidades.

Ricardo Barbetti
Investigador – Asesor Educador
en cuidado del ambiente

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo