Red Seguros

Niños Nuevos

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.



Muchas personas me preguntan si me refiero a los niños denominados Indigo o a los denominados Cristal. En realidad, comencé interesándome por ellos, pero en la práctica, haciendo las Cartas Natales y conociendo diversos niños de diferentes ámbitos, me fui dando cuenta que hablar de Indigo o de Cristal, era etiquetar y parcializar una gran población de almas que tiene muy diversas características, y lo que es mas preocupante, seguir analizando desde nuestro hemisferio izquierdo, que divide, rotula, y archiva cerrándose a nuevas posibilidades.

He escuchado a una madre embarazada decir de su hijo de 3 años: “este es Indigo, y este (el de la panza) es Cristal” y yo siento que esta discriminación (que esa madre hizo con el mayor amor y orgullo hacia sus hijos), no le hace bien a ella, ni a los niños (seguimos en la vieja costumbre de la comparación) ni a nosotros pues continuamos reafirmando una forma que ya no esta vigente si es que creemos que estamos tratando con almas diferentes que vienen a traernos otra energía y a promover un cambio en nosotros y en el planeta.

Desde la Astrología y la experiencia con las Cartas Natales, que son la representación maravillosa de lo que cada uno energéticamente somos, yo no puedo decir que un ser tiene mas posibilidades o es mas puro o esta mejor dotado que otro, sino que todos somos energía de la Eternidad, que tenemos formas y tareas diferentes para realizarnos en el Planeta en lo personal y también en cuanto a la misión que debemos desarrollar y cumplir.

También creo en la diferente evolución de las almas antes y ahora.

Sí, estos Niños Nuevos vienen con cualidades ya desarrolladas y con conciencia de otras realidades y formas, con mucha autoridad, con claridad con respecto a lo que vienen a hacer. Por supuesto que no lo expresan como nosotros desearíamos, pero no se mueven de lo que es correcto para ellos. Su mirada es penetrante, mostrando seriedad y certeza en lo que dicen o hacen. La manera de expresarse es muy diversa, por lo tanto no hay ni una regla fija, ni formas determinadas para tratarlos y requiere de mucha paciencia y observación de los adultos.

Lo fundamental para crear buenos vínculos de crecimiento para todos es el amor, la transparencia, la humildad y la sinceridad.

Observándolos, muchos adultos se dan cuenta que también tienen o tuvieron esas cualidades, solo que por el medio y la época en que nacieron no las pudieron desarrollar y también se están reconociendo personas que sobresalieron en el arte, la ciencia, la política y la religión, como representantes de esta vibración, a lo largo de los siglos pasados.

Es real que en la medida en que van naciendo, los niños traen esta energía mas pura y también es real que es mucha nuestra responsabilidad para con los niños en la medida que cada uno de nosotros tiene oportunidad de tratarlos: me refiero a padres, familiares, maestros y profesionales.

Afortunadamente para nosotros, los adultos, en este momento hay una gran variedad de caminos para autoconocernos, cambiar, realizarnos y desde ahí comprenderlos, poniéndoles con amor los limites necesarios para que se manejen bien en esta dimensión, sin cambiarles la energía pura que traen.

Nos presentan un desafío maravilloso y la aventura de volver a ser como niños, con ellos.

María Ester Abal Vella
Astróloga y Terapeuta Floral

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo