DAL Comunicación

Octavio Paz

Fecha de Publicación: 02 - 03 - 2006.


Nacido en la ciudad de México en 1914. Estudió Derecho en la Universidad
Nacional Autónoma de México y cursos especializados en literatura en Estados
Unidos, París, Japón y México. Formó parte de la generación de Taller,
uno de los movimientos literarios más importantes de México.

En 1937 se trasladó a España donde hizo amistad con intelectuales
republicanos. En 1945 residió en París, participando en el movimiento
surrealista, y luego en Japón e India. En 1976 fundó y dirigió la Revista
Plural y años después la Revista Vuelta.

Fueron publicados más de veinte libros de poesía e innumerables ensayos
sobre literatura, arte, cultura y política. Reconocido uno de los
intelectuales de mayor importancia en México y poeta del mundo. En 1990
obtuvo el Premio Novel de Literatura. Fallecido en la ciudad de México en
1998.

Algunas de sus obras:

Luna silvestre (1933); Raíz del hombre (1937); Bajo tu clara sombra y otros
poemas sobre España (1938); Entre la piedra y la flor (1941); A la orilla del
mundo (1942); Libertad bajo palabra (1949); ¿Águila o sol? (1951); Semillas
para un himno (1955); La estación violenta (1958); Salamandra (1962); Blanco
(1967); Discos visuales (1968); Libertad bajo palabra: 1935-1957 (1968) Ladera
Este (1969); Topoemas (1971); Pasado en claro (1975); Vuelta (1976); Poemas:
1933-1975 (1979); Árbol adentro (1987).

“Como quien oye llover”

Óyeme como quien oye llover
ni atenta ni distraída,
pasos leves, llovizna,
agua que es aire, aire que es tiempo,
el día no acaba de irse,
la noche no llega todavía,
figuraciones de la niebla
al doblar la esquina,
figuraciones del tiempo
en el recodo de esta pausa,
óyeme como quien oye llover,
sin oírme, oyendo lo que digo
con los ojos abiertos hacia adentro,
dormida con los cinco sentidos despiertos,
llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
aire y agua, palabras que no pesan:
lo que fuimos y somos,
los días y los años, este instante,
tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
óyeme como quien oye llover,
relumbra el asfalto húmedo,
el vaho se levanta y camina,
la noche se abre y me mira,
eres tú y tu talle de vaho,
tú y tu cara de noche,
tú y tu pelo, lento relámpago,
cruzas la calle y entras en mi frente,
pasos de agua sobre mis párpados,
óyeme como quien oye llover,
el asfalto relumbra, tú cruzas la calle,
es la niebla errante en la noche,
es la noche dormida en tu cama,
es el oleaje de tu respiración,
tus dedos de agua mojan mi frente,
tus dedos de llama queman mis ojos,
tus dedos de aire abren los párpados del tiempo,
manar de apariciones y resurrecciones,
óyeme como quien oye llover,
pasan los años regresan los instantes,
¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
no aquí ni allá: los oyes
en otro tiempo que es ahora mismo,
oye los pasos del tiempo
inventor de lugares sin peso ni sitio,
oye la lluvia correr por la terraza,
la noche ya es más noche en la arboleda,
en los follajes ha anidado el rayo,
vago jardín a la deriva
-entra, tu sombra cubre esta página.

De su obra: “Árbol adentro” (1987)

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo