ETC Magazine Revista On Line
Advertisement
Inicio

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
A la hora de comer ¿qué preferimos los argentinos? Imprimir Correo electrónico
Argentina se distingue por ser “el país de la carne” pero en el momento de comer lejos de servir el clásico bife de chorizo o el asado, el plato principal y mayormente consumido son los fideos, seguido por la milanesa (de ternera o pollo) y la ensalada.

Según el estudio Obesity Index 2005, llevado a cabo por la consultora LatinPanel Argentina en 3000 hogares, el 78% de las familias eligió en el trascurso de una semana las pastas sin relleno, el 74% sirvió milanesas o ensalada. De esta manera estos platos se convierten en aquellos preferidos por los argentinos (ya sea por gusto o por limitaciones económicas) seguidos por el arroz con el 65%, el bife o churrasco con el 63% y la pizza con un 60%. A su vez, la disponibilidad económica también condiciona el consumo de comidas rápidas como las tartas y las empanadas, más frecuentes entre los hogares de clase media y alta, o como los guisos, el puchero y la polenta, que duplican su presencia en la mesa de los hogares de clase baja.

Llama la atención el bajo nivel de consumo de pescado (22% si se lo realiza asado, al horno o hervido y un 16% frito o rebozado) este no solamente se relaciona con su elevado precio sino que muchas veces es una cuestión cultural. Afirma Gabriel Franco, integrante de la Asociación Argentina para la Prevención de Trastornos en la Conducta Alimentaria, “El pescado, que seria mucho mas conveniente en términos de salud (...) junto con el cerdo, esta limitado por prejuicios popularizados, como alergias, que hacen mal, que tiene espinas, etc”. A su vez, la doctora Susana Gutt, jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Italiano de Buenos Aires y miembro de la Sociedad Argentina de Nutrición, dice “Es una cuestión cultural: tenemos que quedar muy satisfechos después de una comida. No nos alcanza estar saciados y eso no se logra con una comida que se digiere fácilmente, como el pescado, sino con alimentos con los que el estómago necesite hacer muchos movimientos para digerirlos.[1]"

En relación al consumo de comidas rápidas (especialmente refrescos edulcorados, hamburguesas, pizzas y salchichas) se puede observar un aumento progresivo de peso expandiéndose a nivel global, al punto tal que algunos lo denominan “globesidad”.

Según el informe “Obesidad en Argentina: También una cuestión económica del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil, el mundo actual es generoso en abundancia de alimentos y a la vez mezquino en oportunidades de movimiento y actividad física. Por lo tanto, el resultado de la ecuación es: más calorías ingeridas y menos gastadas, más tejido adiposo almacenado y kilos en exceso. En la actualidad el 37% de los argentinos mayores de 6 años se encuentran excedidos de peso, según un relevamiento realizado por LatinPanel sobre este tema, y se pronostica que para el 2010 tanto en Sudamérica como en América del Norte la mitad de los niños tenga kilos de más.

A su vez, Buenos Aires es la ciudad con mayor consumo de productos light en Latinoamérica. Un 62% de los hogares los elige motivados, en principio, por el cuidado de la salud seguido del control de peso, según informa la consultora anteriormente mencionada.

La Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas recomienda que a lo largo del día conviene consumir una mayor proporción de cereales con sus derivados y legumbres que de carnes y huevos. De esta manera, se garantiza un aporte adecuado de la energía contenida en los cereales y las proteínas y el hierro de las carnes, pero evitando el exceso de grasas y colesterol que contienen estas últimas. Del mismo modo, es necesario que las hortalizas y frutas estén presentes en mayor magnitud que los azúcares y dulces, pues estos últimos favorecen el desarrollo de sobrepeso y caries dentales. En cambio, las hortalizas y las frutas contienen fibra, vitaminas y minerales, todos ellos imprescindibles para el organismo. Por último se enfatiza como fundamental el agua ya que es la base de la vida.

Mariela Mendiburo

Fuentes: La Nación y Asesoría Nutricional - www.asesorianutricional.com.ar

< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN