ETC Magazine Revista On Line - El principio de los tiempos
Advertisement
Inicio

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
El principio de los tiempos Imprimir Correo electrónico
La humanidad y el principio de los tiempos

Distintas civilizaciones y su enfoque de la cosmogonía.

Existe en el ser humano la preocupación por tres incógnitas fundamentales que dieron origen a una búsqueda que posibilitó el avance en diversos campos: ¿Quién soy? ¿A dónde voy? ¿De dónde vengo?

Tres cuestionamientos fundamentales que a pesar de la supuesta sencillez dejan entrever pensamientos profundos y de gran significado.

La historia avanzó y siguió su curso desde el primer hombre hasta llegar al siglo XXI.

Tal vez no por casualidad, es que la humanidad se encuentra en un momento de cambio e intenta dar respuesta a los interrogantes planteados.

La necesidad del ser humano por obtener una respuesta lo ha llevado a investigar su propia historia. Es allí donde la mitología provee el material de estudio necesario para intentar resolver el misterio. Pero los seres humanos no existimos dispersados en el espacio. Nos encontramos en un planeta, entonces aplicamos las preguntas a nuestro hogar y así, de forma progresiva, hasta el origen mismo del universo.

Las diversas culturas humanas encuentran dentro de su mitología una concepción del universo (Cosmogonía) para resolver el principal enigma: ¿De dónde viene el universo? ¿Cómo se explica su origen?

Cosmogonía Griega

Los Griegos conciben el origen del universo de la siguiente manera

En el principio existía el Caos y de él surgió Erebo (las tinieblas y oscuridad) y Nicte (la noche) llamados los 3 Entes.

Además de los 3 entes luego el caos generó el Tártaro (el infierno).

Erebo y Nicte se unieron y nació Eros (el amor), Eter (la luz) y Hemera (el día), y de la unión de Eter y Hemera apareció Gea (la Tierra). En las profundidades de Gea habitó Tártaro.

Nicte, dio origen a Momo (el sarcasmo), Ponos (la pena), las Moiras (personificaciones del destino; Cloto, la que hila; Láquesis, la que asigna el destino; y Antropo, la inflexible), Tánatos (la muerte), Hipnos (el sueño), Némesis (la venganza), Apate (el engaño), Filotes (la ternura), Geras (la vejez), Eris (la discordia) y Oizís (la angustia), y muchos fenómenos que llegan al ser humano desde las profundidades de la noche

Gea origina a Urano, los cielos, y a Ponto, las aguas. Luego Ponto y Gea se unen y de ellos nacen Nereo (padre de las Nereidas con la Oceánide Doris), Taumante (se unió a la Oceánide Electra, y engendraron a Irisy las Arpías Aelo (viento tempestuoso), Ocípete (viento velóz) y Celeno (la oscura), las ladronas despiadadas y crueles cuya costumbre era raptar a las personas y arrastrarlas por las tierras subterráneas hasta el Tártaro, a Forcis y Ceto (Padres de las Górgonas: Esteno, Euríale y Medusa quien fue muerta por Perseo; y a las Grayas: Enio, Pefredo y Dino, quienes tenían un único ojo y diente para las tres que los compartían por turnos) y a Euribia (esposa de Crió).

Finalmente Urano formó matrimonio con Gea y de los hijos de esta unión surgieron la primera la Generación Divina , que desencadenan también las primeras guerras entre dioses.

Cosmogonía China

Los chinos tienen diferentes explicaciones de acuerdo a la postura religiosa o filosófica que profesen. La más interesante es la concepción Taoista.

Wu Ji

El Universo, en un principio, carecía de vida, estaba en un estado nebuloso, indiferenciado, sin separación ni extremos, sin finales. A este estado, se le denominó Wu Ji cuya traducción más acertada sería "sin extremos".

Los taoistas creen que Wu Ji es el estado original y natural, donde Yin y Yang no se distinguen uno del otro. En el estado Wu Ji, la naturaleza es pacífica, calmada. Gradualmente, todas las fuerzas del Yin y del Yang se han combinado armoniosamente y han desaparecido. La mente está en un estado neutro, calmada, por lo tanto los pensamientos no pueden formarse.

El estado de Wu Ji es un estado de regresión hacia la fuente, hacia el origen del mundo e incluso podemos remontarnos a las memorias antiguas y permitir la combinación del Qi (nuestra energía) con el de la naturaleza.

Wu Ji nos describe el proceso de venida a la existencia y de retorno al Tao(Camino). Está lleno de todas las potencialidades absolutas.

TAI CHU

Surge de Wu ji, como el Aliento (Qi) que se expresa.

Tai Chu es producido por Wu ji, y es la madre del yin y del yang. Es el proceso intermedio entre el Wu ji y el yin y yang. Es la fuerza oculta capaz de dirigir al Wu ji a la división del yin y del yang, además de dirigirlos hacia la unidad de Wu ji.

Esta fuerza oculta se encuentra en los seres humanos y se denomina Yi. Yi es la intención y la motivación para la acción y la quietud. Es la fuerza que divide Wu ji en yin y yang y la fuerza que los combina en Wu ji.

TAIJI

TAI significa grande, JI es principio. En contraposición con el estado Wu ji que es silencio y quietud, Taiji es cambio. Señala el comienzo de la creación.

Taiji es la energía natural existente dividida en dos extremos, conocidos como yin y yang. Esta separación principal de la energía es la que genera las demás cosas en el mundo.

Taiji es la madre del Cielo y de la Tierra, sin cuyo sustento nada podría existir. Representa el principio de la polaridad, la alternancia, la oposición y la complementariedad. Yin y yang no pueden existir uno sin el otro.

Yin significa sombra, Yang luz. El origen de la expresión y de las palabara se debe a que se utilizaron para describir respectivamente la ausencia y la presencia de luz solar en las laderas de las montañas.

Yin terminó asociándose a conceptos como quietud, tranquilidad, suavidad, flexibilidad, hembra, receptividad, Tierra.

Yang se asoció con ideas como movimiento, actividad, dureza, fuerza, macho e iniciativa, Cielo.

Cuando la teoría yin y yang se aplica al hombre, la raíz de su acción es su Yi (intención). Es su mente, su intención es la que decide si cambiará del estado de Wu ji al estado de yin y yang, o si se dirigirá del yin y yang hacia Wu ji.

En otras entregas continuaremos explorando las diversas Cosmogonías.

Javier Krause Álvarez

< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN